Domingo, 04 de Diciembre de 2022 Bruma 18.8 °C bruma
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Bruma 18.8 °C bruma
 
Dólar BNA: $175
Dólar Blue: $312
Policiales

Escapó de un hacker que lo tenía secuestrado cerca de la residencia de Olivos

Cerca de la residencia presidencial en Olivos, sucedió un hecho cinematográfico: un hombre secuestrado logró escapar de un hacker que lo tenía cautivo. El secuestrador tiene varios antecedentes penales por delitos informáticos.

Todo comenzó la semana anterior al secuestro cuando la víctima conoció al hacker a través de un conocido con el que juega “online”. El hacker, también conocido como "El gordo", convocó a la victima a su casa ubicada en la calle Marconi al 600, en Olivos.

De acuerdo con el relato de la victima el hacker le comentó que se dedicaba a “minar bitcoins” pero que, como tenía “problemas judiciales”, necesitaba “un cadete con vehículo” para que le vaya a comprar las “placas”.

El hacker, también conocido como "El gordo", convocó a la victima a su casa ubicada en la calle Marconi al 600, en Olivos.

Luego, "El gordo" lo mandó a cambiar unos dólares y cuando regresó con 350.000 pesos, le preguntó si necesitaba plata. Acto seguido, le quiso dar 100.000 pesos y como se negó, se enojó. Sin embargo, le dio 10.000 pesos y le dijo que se fuera a comer con su novia.

En los días siguientes, el hacker le decía que ya formaba parte de su “corporación”, que cuando lo necesitaran lo iban a llamar y le iban a decir “hacé base” para que de inmediato fuera a Olivos.

El día del secuestro

El pasado 6 de mayo, el sospechoso obligó a la victima a dejar en la casa su billetera con documentos y lo mandó a comprar con otro joven “placas de video” a distintos locales de la avenida Cabildo, en el barrio de Belgrano.

Los comerciantes no quisieron venderles lo que necesitaban, a menos que pagaran en efectivo, por lo que no consiguieron lo que el hacker les había pedido y regresaron a la casa de Olivos.

Cuando la víctima llegó, alrededor de las 19.30, el imputado, visiblemente enojado, le dijo: “Te vas a sentar en la computadora y vas a hacer compras online. De acá no te vas y están viniendo dos pibes que te van a cagar a trompadas”.

De acá no te vas y están viniendo dos pibes que te van a cagar a trompadas.

Cuando el otro joven le dijo al hacker que la víctima se quería ir, el sospechoso se puso más violento, lo mandó a pararse contra un rincón y, mientras consumía cocaína, le dijo: “Quedate parado como un soldado, ahora sí te voy a matar, van a venir los pibes y te vas a comer un tiro”.

Más tarde, se colocó un par de guantes de trabajo y con un destornillador lo amenazaba y le decía: “¿Te querés escapar? Te vas a comer una puñalada”.

Ahora sí te voy a matar, van a venir los pibes y te vas a comer un tiro

Alrededor de las 22.30, cuando llevaba tres horas “cautivo”, la víctima agarró su celular, corrió y escapó atravesando el cristal de un ventanal de la vivienda. Esto le produjo una serie de cortes en sus manos. Luego, continuó corriendo por la calle pidiendo auxilio hasta que fue socorrido por personal policial de quinta presidencial de Olivos.

El joven secuestrado quedó traumatizado y decidió no aceptar la custodia que le habían asignado y se mudó lejos de los lugares que suele frecuentar. El sospechoso fue identificado como Amadeo Conrado Uberti, un joven 29 años.

En el domicilio de Uberti encontraron un laboratorio técnico repleto de CPUs, discos rígidos, placas de video, monitores, memorias, notebooks y posnets, entre otros. También encontraron pendrives y tarjetas de débito y crédito. Al parecer, el hacker podría estar vinculado a maniobras fraudulentas con criptomonedas y clonación de tarjetas.

Está pasando