Domingo, 21 de Abril de 2024 Nubes 21.1 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 21.1 °C nubes
 
Dólar BNA: $914
Dólar Blue: $1015
Ambiente

Cómo es la Instalación Oceánica, la increíble experiencia para hacer en familia del ecoparque

Cuando Eduardo Holmberg, el autor de La bolsa de huesos y El viaje maravilloso del señor Nic-Nac, diseñó el Zoológico de Buenos Aires bajo las órdenes de Faustino Sarmiento, pensaba en dos cosas. Se imaginaba, por supuesto, un lugar de paseo y recreación para el pueblo porteño. Pero, mucho más importante para él, el naturalista argentino buscaba que el zoológico fuera un espacio educativo. Con ese objetivo, importó especies de Europa y África, determinó que el área de cada animal se construyese de acuerdo a las culturas de su lugar de origen, y fundó la Revista del Jardín Zoológico. 

130 años después de su nombramiento al frente del Jardín Zoológico, este se está transformando en el Ecoparque de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, los objetivos originales de Holmberg se siguen respetando. Por eso, el EBASA (Ecoparque Buenos Aires Sociedad Anónima) se encuentra en medio de la reforma de cuatro edificios históricos del zoológico, para transformarlos en una enorme exposición basada en el concepto de los cuatro elementos: Tierra, Fuego, Agua y Aire.

Por el momento, se inauguró únicamente la exposición referida al agua, llamada Instalación Oceánica . Este edificio está centrado en la historia de la formación de los océanos, y la conservación del mar argentino. Una serie de esculturas, hechas mayoritariamente de telgopor laminado, nos cuentan la historia de la vida en el agua. A medida que recorrés el espacio, avanzás en las eras, con textos y material didáctico que describen a los extraños animales, tanto a los gigantes como a los pequeños, de cada momento. En el centro, el ser acuático más grande del mundo: el terrorífico Cameroceras. El creador de las esculturas, y director de todo el proyecto, es el ambientalista Javier Goldschtein

—¿Cómo surgió la idea de la Instalación Oceánica? 

— La ley que determinó la estatización del Ecoparque, que salió en el 2015, estableció tres pilares para el nuevo espacio: educación ambiental, conservación de la biodiversidad, y un espacio público verde para los porteños. Las instalaciones, que van a ser tres, son parte de la refuncionalización de los espacios donde estaban los animales para cumplir con esos objetivos. El concepto que buscamos materializar es el del agua, la tierra, el fuego y el aire, y logramos abrir la del agua, la Instalación Oceánica. 

¿Cuáles son los objetivos de la instalación? 

—Buscamos trabajar, en el espacio que era el acuario, los océanos en general y el mar argentino en particular, dentro de tres líneas: la conservación de la biodiversidad, la sensibilización o educación ambiental sobre las problemáticas del mar argentino, y el desarrollo de una actividad de interpretación inmersiva y de entretenimiento con algo de vanguardia tecnológica, que es la Odisea Submarina. 

—¿Cómo está organizada?

—La Instalación Oceánica se divide en dos grandes espacios, el Museo del mar y la Odisea Submarina. El primero es un espacio libre, abierto, gratuito y guiado, que trabaja la evolución de lo océanos y se centra en las primeras eras geológicas, cuando aparecen los organismos pluricelulares. Además, se abordan las problemáticas de conservación de biodiversidad y tres impactos ambientales sobre el mar argentino, que son universales pero se tratan desde lo local: la exploración sísmica, la sobrepesca y la contaminación con plásticos.

En el museo elegimos representar algunas especies icónicas, como el primer tetrápodo, de donde venimos todos, los artrópodos gigantes del carbonífero, que es cuando los insectos llegaron a sus tamaños máximos, los antepasados de los tiburones. Son todas especies con mucho valor paleontológico para entender la evolución.

¿Y la Odisea Submarina? 

Es una experiencia de simulación digital, con un desarrollo tecnológico realmente de vanguardia para nuestro país, que te lleva en un viaje por las profundidades del mar argentino. Empezamos en una plataforma de embarque, que te lleva a abordar el trasbordador T-08. Este lleva a sus pasajeros desde el ecoparque al Golfo San Matías, donde empieza el viaje en submarino.

Luego, el simulador nos sumerge en el mar argentino, donde se pueden ver criaturas bioluminiscentes, una batalla entre un calamar gigante y un cachalote, las áreas marinas protegidas y un avistase de ballenas franca austral. En el medio, se presentan los datos fundamentales del efecto que tiene la actividad humana sobre la vida marina, y las problemáticas ambientales que más afectan al mar argentino.

¿A quién está dirigida la exposición? 

Está dirigida al público general, los fines de semana esperamos recibir a familias y visitantes de diversas franjas etarias, sin demasiada distinción. Los guías, que son activistas de la organización socioambiental Consciente Colectivo, están capacitados para trabajar con diversas edades y hacer una experiencia interesante. En la semana, esperamos recibir a escuelas, durante el verano vamos a trabajar con Verano BA, las colonias de la ciudad, y traer micros de niños y niñas para que hagan la experiencia. Ya está abierto el Museo del Mar, y esperamos inaugurar la Odisea Submarina a mediados de enero. 

La Instalación Oceánica está abierta de miércoles a domingos, de las 11 a las 18 hs.