Jueves, 25 de Julio de 2024 Cielo claro 20.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 20.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $968
Dólar Blue: $1445
Ambiente

Carlos Pérez Llana: "Si el G20 volviera a nacer, Argentina no sería parte"

Pérez Llana

El ex embajador en Francia y experto en política internacional, Carlos Pérez Llana comentó el desempeño de la comitiva liderada por Alberto Fernández en la reciente gira internacional en la que participó en las cumbres del G20 en Roma y la COP26 en Glasgow.

"Lo de Argentina fue muy desteñido. El presidente no estuvo bien asesorado en cómo abordar las reuniones bilaterales. La mejor foto de esto es la bilateral con Justin Trudeau en la que habían 6 o 7 funcionarios del lado argentino y uno sólo del lado canadiense. Eso quiere decir que no se sabía para qué era la reunión", dijo.

En conversación con el programa Huevos Revueltos de Radio Con Vos, Pérez Llana aseguró que "hay una falla en la gestualidad política en Cancillería que se nota mucho más desde la salida de Felipe Solá. Porque Solá era un tipo con experiencia política que entendía más algunos problemas".

Hay una falla en la gestualidad política en Cancillería que se nota mucho más desde la salida de Solá. Porque Solá era un tipo con experiencia política que entendía más algunos problemas

Y explicó que "Argentina ahora no tiene un rol relevante. América Latina no tiene un rol relevante. México no fue y Brasil, que es una economía importante, es ahora un enano político, que ha perdido mucho protagonismo internacional".

El doctor en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales sostuvo que "si el G20 volviera a nacer, la Argentina no sería parte del G20. Ahora el país forma parte de un club del que tiene un carnet, pero no tiene los recursos para usar ese carnet. Hace falta mucha concepción estratégica y muy buen recurso humano para hacer una buena diplomacia en esta condición".

Para Pérez Llana, este fue "un G20 desteñido porque en la actualidad hay dos grandes temas que el mundo está discutiendo: la nueva guerra fría entre Estados Unidos y China, y el calentamiento global. Ninguno de esos temas estuvo en agenda en el G20".

Lo que sí estuvo y el diplomático se encargó de relevar fue el compromiso de gravar a las grandes empresas: "Se han comprometido a aplicar un impuesto de 15% a todas las empresas que facturen más de 800 dólares al año. Esto es una revolución fiscal que se explica porque después de la pandemia los estados necesitan financiarse".

Está pasando