Jueves, 30 de Mayo de 2024 Nubes 13.1 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 13.1 °C nubes
 
Dólar BNA: $935
Dólar Blue: $1230
Cultura & Espectáculos

Trap varieté: miradas y estilos detrás del género del momento

Por Delfina Tremouilleres

Desde el estallido del trap en Argentina hasta hoy pasaron pocos años pero el género atravesó una gran transformación. De los primeros conocidos, Duki e YSY A, se multiplicó la cantidad de artistas y, con ellos, la variedad de estilos. ¿Qué dice de los artistas el estilo musical que eligen? ¿Se puede pensar en una sola ideología del trap? ¿Cómo expresan sus miradas a través de las letras y la música?

De la cumbia al jazz sin escalas

Si hubiera que definir al trap según características específicas, sería muy difícil. Hoy en día, se describe más por su diversidad que por una homogeneidad. Así, mientras L-Gante hace trap con cumbia, YSY A lo mezcla con el tango; otros con el rock y algunos con el reggaeton.

Duki, por ejemplo, en su último disco combinó rock, electrónica, R&B y varios otros estilos. “Con el paso del tiempo el trap se volvió un ritmo, porque arriba podés poner rock, podés poner jazz, podés poner reggae, podés poner electrónica”, dijo en una entrevista en Caja Negra.

Manuel Basile, periodista especializado en rap y trap, explica: “Al ser un género nuevo el trap o el rap no había una imposición de hacia dónde ir. Básicamente hacen lo que tienen ganas porque no están encasillados; el género del trap no está encansillado. Ellos mismos están creando un género así que no tienen sí o sí una escuela a la que seguir”.

YSY A, Neo Pistea, CRO, Montana, Khea, Luchito y Duki se unieron el el tema "Tumbando el club".

Omar Varela, productor pionero del trap nacional, hizo que estallara en el 2017 y estuvo a cargo de éxitos de Duki, Bad Bunny, Khea y Cazzu, entre otros. “Creo que ahora es el momento donde va a empezar una búsqueda de tener un estilo más distinto –dijo Varela a Diario Con Vos. Yo creo que se debería indagar un poco más en todo lo que es experimental, jazz o electrónica”.

Según Basile, que dialoga con varios de estos artistas, los géneros que tienen en vista para explorar son el R&B y géneros de música más brasileros, ligados a la samba o al funky brasilero.

¿El nuevo rock and roll?

No para de toser, trabajando doce horas. Cobra dos monedas al mes pa' mantener 4 personas. Y no hables de meritocracia, me da gracia, no me jodas, que sin oportunidades esa mierda no funciona”, reza “CANGURO”, una de las canciones más conocidas de Wos y que tomó relevancia, justamente, por el fuerte mensaje político que tenía: fue lanzada a 11 días de las PASO en 2019.

El trap no está encansillado. Ellos mismos están creando un género y no tienen una escuela a la que seguir”. (Manuel Basile, periodista especializado)

A su manera, L-Gante, que está en la escena hace varias semanas porque Cristina Kirchner lo nombró, también deja sus huellas en el estilo que elige. Ya desde el nombre “Cumbia 4:20 pa' los negros” y la vuelta que le dio a la Bizarrap Session, renombrandola “Villarap”, deja ver su historia de vida y, con eso, sus problemáticas. 

Los ejemplos podrían seguir y a cada uno de los traperos que hoy están en la cima se les podría adjudicar un reclamo o temática más particular. Eso se ve reflejado no sólo en las letras sino también en los estilos que eligen, como la cumbia o el rock. Sin embargo, ¿es posible vincular los distintos estilos con ideologías?

Basile analiza: “Las cosas que ellos tienen culturalmente las aplican en la música que hacen. Encontraron la manera de cada uno poner su impronta y reflejan un poco la cultura social que tiene cada uno. Creo que tiene que ver específicamente con el perfil de la persona”.

Mientras más únicos y más fieles sean con la música a lo que son personalmente, mejor les va". (Omar Varela, productor)

Así, lo que denuncia Wos no es lo mismo que denuncia L-Gante, pero lo que expresan en sus canciones puede mostrar sus distintas procedencias. Para Varela, ese es el mejor camino: “Mientras más únicos y más fieles sean con la música a lo que son personalmente mejor les va, porque sentís que es algo real. Siempre la búsqueda de un artista tiene que ser eso, y es lo que Wos y L-Gante ya lograron”. 

En una entrevista realizada por Ernesto Tenembaum en Radio Con Vos, Claudia Valenzuela, la mamá de L-Gante, ya lo había vaticinado: “Wos trata mucho la realidad social, pero la trata de otra manera. Quizás también en algunos temas Elian (L-Gante) lo hace, pero Wos lo dice de otra manera”. 

Con sus declaraciones, Claudia plantea que hay algo en común entre ellos dos. Eso fue lo que quiso indagar Eliseo Díaz, comunicador de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia que realizó una investigación llamada “El hip-hop como forma de expresión y denuncia social: Análisis de letras de Rap y Trap en Argentina”.

“Todos tienen una forma de expresarse y de demostrar en base a su subjetividad, su historia, su paso por la vida. Pero lo que subyace al hip hop como cultura, y del cual se desprenden el trap y el rap, es que tiene un tinte muy marcado de denuncia de las desigualdades”, explica Díaz.

En su estudio, Díaz encontró que la denuncia social es el arma fundamental del movimiento y que se plantean resistiendo a una amenaza externa: los poderosos. Ellos, en cambio, se perciben dentro de los marginados que pertenecen a la clase media o baja y buscan una reflexión a partir de su música. 

La denuncia social es el arma fundamental del movimiento. Ellos se perciben entre los marginados y se plantean resistiendo a una amenaza externa: los poderosos". (Eliseo Díaz, Universidad del Centro de la Provincia)

“El trap o rap les da la posibilidad de manifestarse en contra de los que ellos ven como una desigualdad o una injusticia, y eso es una posibilidad que actualmente no les está dando ningún otro género”, agrega Díaz. 

Justamente por eso, dos de los referentes del trap dijeron en una canción que son “el nuevo rock and roll” y se abrió la polémica. Uno de ellos, Trueno, nacido en La Boca y que canta contra la represión policial por su experiencia en ese barrio, tuvo que salir a explicar la frase: “Yo me refiero a que somos el nuevo rock and roll en cuanto a representación. Somos la cara de la juventud. Somos los voceros, somos los que bajan el mensaje al pueblo”.

No hay dudas de que hoy en día el trap es el género más escuchado por los jóvenes, mueve multitudes y, si bien no se puede especificar una ideología o reclamo particular, hay una intención de tomar las distintas banderas y miradas de quienes lo consumen y volcarlas en su música.

Ya lo había dicho Duki, el mayor referente nacional de este género, en una entrevista con Julio Leiva: “Soy la voz de mi generación. Nosotros agarramos ese sentimiento de hambre, de querer salir de abajo, de ir en contra de las cosas y el sistema”.