Viernes, 21 de Junio de 2024 Nubes 14.0 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 14.0 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Política

Milei no suelta a Lali: su justificación por el ataque a la cantante con cita a Gramsci

Milei Lali

Para cerrar una semana de idas y vueltas entre Javier Milei y Lali Espósito, y tras la carta abierta publicada por la cantante ayer, el Presidente no se baja del ring y explicó por qué se metió con la artista, aunque afirmó que no tiene nada en contra de ella.

Como es habitual, Milei utilizó Twitter para expresarse. Bajo el título "Desarmando el Gramsci kultural", el mandatario afirmó que "la raíz del problema argentino no es político y/o económico", sino que este "es moral y tiene como consecuencias el cinismo político y la decadencia económica". "Este sistema está podrido y por donde se lo toca sale pus, mucha pus, muchísima..", agregó.

"Gramsci señalaba que para implantar el socialismo era necesario introducirlo desde la educación, la cultura y los medios de comunicación. Argentina es un gran ejemplo de ello. Cuando uno expone la hipocresía de cualquier vaca sagrada de los progres bienpensantes, se les detona la cabeza e inmediatamente acuden a todo tipo de respuestas emocionales y acusaciones falsas y disparatadas con el objetivo de defender a capa y espada sus privilegios", siguió Milei, en referencia a quienes se expresaron en solidaridad con Lali.

En este sentido, aseguró: "Así no sólo quedan expuestos aquellos que reciben los privilegios de los políticos en términos de remuneraciones no validables a mercado, sino que también quedan expuestos aquellos políticos, gobernadores e intendentes que se valen de los recursos aportados por los pagadores de impuestos para hacer propaganda política, y por supuesto también los seres más miserables de la política aparecen en busca de alguna ventajita que se apalanque en lo políticamente correcto (aunque en el fondo implique un acto violento)".

Luego Milei afirmó que "cualquiera sea la columna que se denuncie del edificio de Gramsci, los receptores de privilegios de las otras dos saldrán en su auxilio". "Por lo tanto, lo más maravilloso de la batalla cultural llevada a la política versada sobre el principio de revelación es que cuando uno señala las vacas sagradas del edificio de Gramsci, automáticamente genera una línea de separación entre los que viven de los privilegios del Estado y las personas de bien".

"Acá el problema no es una actriz. Es una arquitectura cultural diseñada para sostener el modelo que beneficia a los políticos. Bueno, nosotros venimos a terminar con eso. Sin embargo, muchos no la ven y no pueden disfrutar de esta clase aplicada…", cerró el Presidente de la Nación.

Está pasando