Martes, 16 de Abril de 2024 Nubes 16.5 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 16.5 °C nubes
 
Dólar BNA: $912
Dólar Blue: $1015
Sociedad

Estela de Carlotto respondió a los dichos de Villarruel: “Que a mí me diga lo que quiera, pero que no toque a mi hija”

Estela de Carlotto

En las últimas horas, Estela de Carlotto respondió a los comentarios que Victoria Villarruel lanzó contra ella y su hija en una entrevista televisiva. El cruce se produjo en el contexto del acto homenaje “a las víctimas del terrorismo” organizado en la Legislatura porteña por la candidata a vicepresidenta de La Libertad Avanza.

En el marco del acto organizado ayer en la Legislatura, Villarruel se refirió concretamente a Estela de Carlotto: “Con ese cariz de abuelita buena, la realidad es que ha justificado al terrorismo, ha hecho política desde siempre y tiene a toda su familia colocada en el Estado”, sostuvo la negacionista del Terrorismo de Estado por LN+.

Además, Villarruel calificó a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo como “un personaje siniestro para el país” y se metió con su hija, Laura, desaparecida por los militares. “Puede sentir dolor por la muerte de su hija, pero tiene que contar que su hija era combatiente de Montoneros”, soltó.

Que a mí me diga que soy lo que quiera decir, pero que a Laura no la toque.

Más tarde, la activista por los Derechos Humanos le contestó en declaraciones radiales. “Que a mí me diga que soy lo que quiera decir, pero que a mis hijos, o a Laura, no la toque”, dijo Estela de Carlotto.

“Lo lamento, porque cuando me enteré yo descansé igual, porque mi conciencia está tranquila. Pero tocar a Laura… eso es imperdonable. Así que vamos a ver qué pasa. De todas formas, estas personas en la historia no quedan”, se explayó por Nacional Rock.

Esta mañana, por Radio 10, agregó: “Me duele, porque anoche a último momento me llamaron para decir que había dicho unas barbaridades. Por supuesto la institución que presido se ofende, porque somos todos hermanos entre nosotros y nos queremos y nos respetamos”.

Sin embargo, sostuvo que a “estas personas así hay que dejarlas pasar, pero por supuesto defendiéndonos con la verdad, con la lucha permanente”, y concluyó: “A las ofensas que Dios las perdone”.