Martes, 11 de Junio de 2024 Nubes dispersas 12.9 °C nubes dispersas
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes dispersas 12.9 °C nubes dispersas
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1280
Policiales

Prisión preventiva para doce integrantes de una banda heredera de "Los Monos"

El Viejo y Guille Cantero

Doce personas fueron imputadas este miércoles en la ciudad de Rosario como presuntos miembros de “células” delictivas que operan bajo la jefatura del primer líder de la narcobanda “Los Monos”, Ariel “Viejo” Cantero, en una causa que ya tiene otros 22 acusados por asociación ilícita y múltiples delitos, informaron fuentes judiciales.

Los doce imputados hoy por los fiscales Franco Carbone y Valeria Haurigot fueron detenidos el 7 de diciembre pasado a lo largo de 24 allanamientos realizados por la policía en domicilios de Rosario y localidades de la zona.

Preventivas para todos

El “Viejo” Cantero cumple prisión preventiva por dos años en esta causa, en la que fue imputado a principios de mayo pasado por los delitos de asociación ilícita, extorsión, balaceras y administración infiel.

Para los fiscales, la organización criminal liderada por Cantero y su actual pareja, Rosa Bibiana Montero, en calidad de jefes, “se dedicó a cometer delitos contra las personas, contra la vida, contra la propiedad, contra la libertad, contra la administración pública, contra la seguridad pública y contra la salud pública”.

La banda “procuró ocupar y dominar sectores y barrios de la ciudad de Rosario y excluir de allí a bandas antagónicas con el fin de obtener beneficios económicos producto de diversas actividades ilícitas”, sostuvieron los acusadores.

En una audiencia que se inició ayer y concluyó hoy, explicaron que “para llevar a cabo ese objetivo, los integrantes de la asociación cometieron diversos delitos” como homicidios, lesiones, encubrimientos, amenazas, extorsiones, abuso de armas, portación y tenencia ilegal de armas y venta de estupefacientes.

La jueza de la causa, Valeria Pedrana, aceptó los cargos y dispuso la prisión preventiva efectiva por 120 días para uno de los acusados, y por dos años para los 11 restantes, informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

La estructura de la banda

En el desarrollo de la acusación, los fiscales detallaron que de acuerdo a su investigación la banda tiene como jefes a Cantero y su pareja, “quienes conforman el escalafón más alto de esta estructura delictiva”.

Mientras que “a ellos responden de manera directa a Nelson Alexis A., Romina B., Nazareno G. y Marcos V., quienes a su vez ejercen la jefatura de sus propias células o subestructuras delictivas”.

De acuerdo a la investigación, esas células tienen sus desarrollos propios tanto para la gestión de puntos de venta de drogas al menudeo, como para la adquisición y distribución de armas y la usurpación de viviendas en distintos barrios de esta ciudad santafesina.

Los fiscales ubicaron también como otra subestructura de la organización liderada por el “Viejo” Cantero a dos personas identificadas como Alejandro M. (que está prófugo) y Tamara M., quienes “son líderes de una subestructura propia, conformada por personas cuya influencia delictiva se da principalmente en el barrio Plata” de Rosario.

Del mismo modo, la acusación apuntó a una mujer identificada como Sofía H, quien “se encarga de recaudar personal y regularmente el dinero” para Cantero y su pareja que los jefes les cobran “a las personas que se encuentran por debajo de la estructura delictiva en concepto de ‘zona’, es decir habilitar un territorio determinado para que puedan realizar sin restricciones sus actividades delictivas”.

Ariel Máximo Cantero, alias “Viejo”, cumplió una condena a 4 años de prisión por narcotráfico en la provincia de Corrientes y otra a 6 años como miembro de la banda “Los Monos”, cuando era liderada por su hijo Ariel, apodado “Guille”.

En septiembre de 2020 obtuvo la libertad condicional y en mayo pasado volvió a ser encarcelado.

A principios de noviembre pasado acumuló una nueva imputación al ser acusado por otra fiscal, Carla Cerliani, del delito de abuso sexual de una menor de edad mientras él cumplía condena en una cárcel santafesina.