Jueves, 18 de Abril de 2024 Cielo claro 20.9 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 20.9 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1030
Mundo

Asfaltado: un ambientalista alemán se pegó la mano a la calle y terminó con una mano de piedra

Un grupo de ambientalistas alemanes, integrantes de la organización "La última generación", realizaron una protesta el domingo contra los nuevos contratos para favorecer la explotación de combustibles fósiles y por nuevas políticas del gobierno alemán para frenar el calentamiento global. En esta ocasión, con el objetivo de llamar la atención del público sobre sus reclamos, uno de los manifestantes decidió pegar su mano al asfalto de la ciudad de Maguncia para obligar al tráfico a detenerse.

Raul Semmler, el activista en cuestión, se pegó a la calle con una mezcla de arena y pegamento industrial. Estaban reclamando un límite de velocidad de 100 kilómetros por hora en las autopistas, así como una multa para bajar las emisiones de CO2.

Junto a Semmler había otros activistas, algunos de los cuales también se pegaron al pavimento. Sin embargo, los demás usaron solo pegamento, y otros dos solo se sentaron, con el objetivo de poder levantarse para dejar pasar a los servicios de emergencia.

Para quitar a Semmler de la ruta, agentes de la policía y defensa civil debieron cortar el asfalto alrededor de su mano, usando un martillo neumático. Tardaron una hora y media en liberarlo, para luego detenerlo por infracciones a la Ley de Reunión y daños contra la propiedad.

Ya es un método usual de "La última generación" pegarse a espacios públicos. La semana pasada hicieron lo mismo en las pistas de los aeropuertos de Berlín y Munich, mientras otros miembros andaban en bicicleta por la zona de maniobras de los aviones, y lograron paralizar el tráfico aéreo.

Desde la organización ya informaron que su compañero Semmler está en perfecto estado de salud, y que sus activistas ya se están preparando para volver a las calles a continuar con sus protestas.