Domingo, 02 de Octubre de 2022 Cielo claro 13.8 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 13.8 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $154
Dólar Blue: $288
Sociedad

Otros exalumnos denunciaron al Colegio del Salvador por abusos sexuales

Colegio del Salvador

Hace una semana en Radio Con Vos, Pablo Vio denunció públicamente los abusos sexuales que sufrieron por el jesuita César Fretes en el Colegio Del Salvador, en la Ciudad de Buenos Aires.

Frente a esto, ex estudiantes del mismo colegio sumaron sus denuncias, algunos con nombre y apellido y otros de forma anónima. Rodrigo Oliver y Nicolás Quinteros, que eran compañeros de Segovia, denunciaron que fueron abusados en el 2001 por el mismo jesuita, quien murió en el 2015.

“Era el año 2001, yo estaba en sexto grado. Recuerdo estar angustiado porque mis compañeros me estaban molestando: estábamos hablando sobre la eyaculación y eso todavía no me había sucedido a mí. Fui a hablar con César Fretes para decirle que me sentía mal. Él me dijo que fuera al baño y lo esperara ahí -relató Quinteros- Al rato vino y me abrazó. En ese momento, otro compañero intentó ingresar al baño y Fretes le pidió que no entrara y que nos dejara solos. Me pidió que le mostrara el pene y me señaló por dónde salía el semen. Este recuerdo regresó a mi cabeza unos años atrás".

 Él nos producía confianza y complicidad, y por eso todos queríamos estar cerca aún fuera de clase

Además, Quinteros aseguró que le cuesta enfrentar lo vivido por mí y mis compañeros hasta el día de hoy. Y agregó que más allá del trauma que le generó el hecho en sí, “me traumatiza que hayamos tardado más de 20 años en hablar de esto”.

Él nos producía confianza y complicidad, y por eso todos queríamos estar cerca aún fuera de clase. En los días en los que me duró el sarpullido, él me llamaba a su despacho mientras estábamos en clase y me lo colocaba. Recuerdo sentir incomodidad por tener que bajarme los pantalones en frente de él pero sin embargo lo hacía porque lo consideraba normal”, contó, por su parte, Oliver. 

Luego de que Fretes sea denunciado por las familias de los niños abusados, el jesuita fue trasladado en el 2003 al templo del Sagrado Corazón, en Mendoza. En este lugar, realizó tareas administrativas y sin tener contacto con los alumnos que asistían al Colegio San Luis Gonzaga.