Jueves, 11 de Agosto de 2022 Cielo claro 13.9 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 13.9 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $140.98
Dólar Blue: $297
Ambiente

La aceleración del deshielo en la Antártida podría aumentar más de 3 metros el nivel de los océanos

Antártida

La Antártida está cubierta por grandes capas de hielo que, según registró un estudio de la Universidad norteamericana de Maine, están retrocediendo y derritiéndose a un ritmo acelerado.

El estudio midió los niveles de la capa de hielo de la Antártida Occidental (WAIS, por sus siglas en inglés) y detectó corrientes de aguas cálidas en las profundidades que están derritiendo a los glaciares Thwaites y Pine Island, que juntos drenan una gran parte del sector del mar de Amundsen.  

Según una investigación que acaba de presentarse en la revista Nature Geoscience, estos dos grandes glaciares en la Antártida occidental están perdiendo hielo más rápido de lo que lo han hecho en al menos los últimos 5 mil años, lo que podría conducir a un aumento del nivel del mar de hasta 3,4 metros en los próximos siglos.

Estos glaciares son susceptibles de derretirse rápidamente porque se asientan sobre un lecho inclinado hacia el interior donde el agua cálida del océano puede fluir por debajo de las partes flotantes de las lenguas de los glaciares y erosionar el hielo desde su base, lo que puede provocar una pérdida de masa desbocada.

Sin embargo, se plantea la hipótesis de que los glaciares pueden haber sido mucho más pequeños en el pasado geológicamente reciente, es decir, a mediados del Holoceno, como se conoce a la era que transcurrió hace más de 5 mil años que era incluso más cálida que la actual. Si eran más pequeños, deben haber vuelto a crecer posteriormente, lo que genera la esperanza de que puedan a hacerlo en el futuro.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad de Maine observó el cambio relativo del nivel del mar de la Antártida durante los últimos 5 mil años como una forma indirecta de determinar si eran sustancialmente más pequeños que los presentes a mediados del Holoceno y luego se reexpandieron.

El nivel relativo del mar en un lugar depende de la cantidad de agua en el océano”, explicó Scott Braddock, primer autor del documento y especialista de la Escuela de Ciencias de la Tierra y el Clima y el Instituto de Cambio Climático, de la Universidad de Maine. “Pero también, lo que es más importante, de los cambios locales en la forma de la corteza terrestre debido a la carga y descarga de hielo de los glaciares. Por lo tanto, las reconstrucciones del nivel relativo del mar a lo largo del tiempo pueden utilizarse para identificar cambios a gran escala en el avance y retroceso de los glaciares”.

"Las reconstrucciones del nivel relativo del mar a lo largo del tiempo pueden utilizarse para identificar cambios a gran escala en el avance y retroceso de los glaciares"

El equipo utilizó la datación por radiocarbono de conchas de playas antiguas que ahora se elevan sobre el nivel del mar moderno para reconstruir los cambios en el nivel relativo del mar a lo largo del tiempo, es decir la forma de la curva resultante está relacionada con el crecimiento y retroceso de los glaciares.

“El cambio relativo del nivel del mar le permite ver la carga y descarga de la corteza a gran escala por parte del hielo”, indicó Brenda Hall, autora del estudio y profesora de la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Clima y el Instituto de Cambio Climático. “Por ejemplo, el avance de los glaciares, que daría lugar a la carga de la corteza, reduciría la tasa de caída relativa del nivel del mar o podría incluso causar la inmersión de la tierra bajo el nivel del mar”, agregó Hall.

Los resultados mostraron una caída constante en el nivel relativo del mar durante los últimos 5 mil años. Este patrón es consistente con un comportamiento glaciar relativamente estable en la Antártida sin evidencia de retroceso o avance glaciar a gran escala. Además, los investigadores encontraron que la tasa de caída relativa del nivel del mar registrada por las conchas era casi cinco veces menor que la medida hoy. La razón más probable de una diferencia tan grande es la reciente y rápida pérdida de hielo en la región.