Viernes, 14 de Junio de 2024 Nubes 20.5 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 20.5 °C nubes
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1245
Economía

Data Con Vos | Las retenciones a la soja, el trigo, el maíz y el girasol están muy lejos del máximo histórico

Tras las medidas anunciadas durante el fin de semana como parte de la "guerra contra la inflación", repasamos la evolución de las retenciones al agro en los últimos 20 años. ¿Subieron o bajaron? ¿Y cuánto?

El fin de semana pasado el Gobierno confirmó el aumento del 31% al 33% de las retenciones de harina y aceite de soja y la creación de un Fondo Estabilizador de Trigo, con la intención de controlar los precios domésticos. A su vez, aseguraron que no habrá una suba de las retenciones de las exportaciones a la soja, el trigo y el maíz.

2002-2007

Debido a la desastrosa situación económica y financiera que atravesaba el país, las retenciones hicieron su reaparición en 2002, tras casi una década. Inicialmente, las alícuotas fueron del 10% para trigo y maíz y del 13,5% para soja y girasol, aunque en abril de ese año subieron un 10%. De esta manera, los porcentajes quedaron estancados en 20% para trigo y maíz y 23,5% para soja y girasol, mientras que harinas y aceites de soja y girasol comenzaron a tributar un 20% hasta 2007.

Las retenciones hicieron su reaparición en 2002, tras casi una década.

En ese año hubo un primer aumento en enero que afectó solo a la soja con un 4%, quedando en 27,5% para el grano y 24% para los subproductos. Aquella vez la medida se apoyó en el hecho de que la "demanda crece de manera sostenida" y que, tras su aplicación, "la rentabilidad del sector productivo seguiría siendo adecuada".

Meses más tarde, tras las elecciones nacionales de 2007, el gobierno saliente de Néstor Kirchner modificó todo el esquema, esta vez en la búsqueda de "reducir los precios internos, consolidar la mejora de la distribución del ingreso y estimular el mayor valor agregado". El maíz comenzó a pagar un derecho de exportación del 25% y el trigo del 28%, mientras que las alícuotas de girasol y soja se incrementaron hasta 32 y 35%, respectivamente.

2008 y el conflicto con el campo

En marzo de 2008 hubo una nueva modificación en el esquema de retenciones, sujetándolas a los precios internacionales. La famosa Resolución "125" generó una importante oposición del sector agropecuario, que llamó a un paro patronal que se extendió por 129 días e incluyó bloqueo de rutas y desabastecimiento de las ciudades. Durante el segundo trimestre de este año, las alícuotas de soja y girasol superaron el 40%. Las de la soja llegaron a 46,6% en junio, su máximo histórico. Y las de girasol alcanzaron ese máximo entre marzo y mayo de ese año, con el 41,2%.

Maíz: 31% (de octubre a diciembre 1984)
Trigo: 30% (de mayo a julio 1989)

Hacia finales de 2008 y en el medio de una de las peores sequías de las últimas décadas, el gobierno resolvió reducir la carga vigente sobre las exportaciones de trigo y maíz.

En el medio hubo retoques al sistema de retenciones, por lo que durante la primera mitad del 2008 los porcentajes fueron variando. En junio la entonces presidenta Cristina Kirchner envió un proyecto de ley al Congreso para que se debatiera la resolución. Tras una media sanción en Diputados, el empate en el Senado dio lugar al voto no positivo de Julio Cobos y la resolución fue dejada sin efecto al día siguiente.

Por último, hacia finales de 2008 y en el medio de una de las peores sequías de las últimas décadas, el gobierno resolvió reducir la carga vigente sobre las exportaciones de trigo y maíz, cultivos que habían perdido una considerable superficie de siembra. De esta manera las retenciones quedaron fijas en 35% para la soja, 23% para el trigo, 32% para el girasol y 20% para el maíz hasta otro momento de quiebre en la política argentina de los últimos años.

Eliminación parcial en 2015 y reaparición en 2018

Al llegar al poder, Mauricio Macri avanzó en la eliminación de las retenciones por derecho de exportaciones para el trigo, el maíz, la carne y productos regionales, y la reducción de cinco puntos para la soja, que quedó en el 30%. La decisión se basaba en la necesidad de "revertir los indicadores negativos de la economía argentina", así como "superar la crisis agropecuaria y reactivar al sector".

De todas maneras, a partir de enero de 2018 comenzó a regir una reducción gradual mensual del 0,5% para el complejo sojero, que en un principio iba a regir hasta diciembre de 2019 inclusive. Sin embargo, a mediados de agosto el Gobierno anunció cambios en el esquema, y con el objetivo de reducir el déficit fiscal, suspendió la rebaja para aceite y harina, eliminando así el diferencial contra la soja.

En el caso del maíz, las retenciones más altas se produjeron entre octubre y diciembre de 1984, con la alícuota del 31%.

Las retenciones a la exportación reaparecieron entonces en septiembre de 2018 con una alícuota de entre $3 y $4 por cada dólar FOB -valor de la mercancía puesta a bordo de un transporte marítimo- que se enviaba al exterior. Este valor depende del costo de la mercancía en el país de origen, el transporte de los bienes y los derechos de exportación.

Macri avanzó en la eliminación de las retenciones al trigo, el maíz, la carne y productos regionales, y la reducción de cinco puntos para la soja.

Se suspendió también la rebaja del 0,5% mensual para el complejo sojero y se llevó la alícuota al 18%. De esta manera, hasta el final del macrismo, las retenciones se mantuvieron en un 30% o 18% + $4 en la soja, mientras que el girasol, el trigo y el maíz tenían un 12% o $4.

Actualidad

Al asumir Alberto Fernández en diciembre de 2019, se actualizó el esquema de retenciones mediante un Decreto extraordinario publicado en el Boletín Oficial. De esta manera, el gobierno dejó sin efecto los $4 por dólar exportado, que fueron reemplazados por un porcentaje fijo del 7% para el girasol, 33% para la soja (primero fue 30% y hubo una pequeña variación a fines del 2020), mientras que los cereales (trigo y maíz) quedaron en 12%.

Al asumir Alberto Fernández en diciembre de 2019 se actualizó el esquema de retenciones mediante un decreto.

El máximo valor histórico de las retenciones al trigo fue de 30% entre mayo y julio de 1989.

Con la nueva medida, se suspendió hasta fin de año un decreto firmado por el Presidente en el que se reducían las alícuotas de exportación de harina y aceite de soja al 31%, por lo que se volvió a reponer el valor de 33%.

Está pasando