Jueves, 26 de Mayo de 2022 Cielo claro 11.4 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 11.4 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $124.45
Dólar Blue: $208
Policiales

Caso Lucas González: nuevos mensajes incriminan a los policías



Varios mensajes extraídos de teléfonos policiales fueron sumados como prueba en la causa contra los Policías de la Ciudad imputados por el encubrimiento de la muerte de Lucas González, ocurrida en noviembre pasado en el barrio porteño de Barracas y por la que hay tres oficiales imputados por el homicidio.

“Lo que hicieron los polis no tiene nombre”, “encima le ponen una pistola de juguete”, “vi todo”, “hay que prepararse”; son algunos de los mensajes que se añadieron a la causa.Así lo dejó asentado en su resolución el juez de Instrucción Martín Del Viso, quien ayer procesó con prisión preventiva a otros siete acusados, entre ellos al máximo jefe policial de la Comuna 4 de la Policía de La Ciudad, donde Lucas fue baleado en la cabeza en una presunta persecución policial.

Los mensajes

Incorporaron como prueba nuevos mensajes extraídos de los teléfonos de los policías acusados que constan en un informe realizado a pedido de la fiscalía por personal de la Dirección General de Investigaciones de Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (Datip).

Para el magistrado, ese informe “contiene material que ha venido a confirmar todas las sospechas que se pusieron de manifiesto”. ”A modo de ejemplo, del teléfono secuestrado a (el oficial principal) Héctor Cuevas (uno de los primeros procesados), se extrajeron, entre otras cosas, mensajes que envió el 18 de noviembre a las 18.32 al decir: ‘Lo que hicieron los polis no tiene nombre’, ‘unos dementes’, ‘encima le ponen una pistola de juguete’, ‘déjate de joder’ y ‘yo fui el primero en llegar’, ‘y vi todo’, ‘lo que hicieron’”, transcribió Del Viso.

Y continuó: “Y el mismo día del hecho (17 de noviembre) a las 20.52 también escribió a requerimiento de su interlocutora, que le preguntó: ‘Tenía una réplica como decía el poli??’, que “se la pusieron”. Voceros de la pesquisa consultados sobre ese informe dijeron que fue Cuevas quien respondió “se la pusieron” al ser preguntado por la persona con quien se mensajeaba sobre el arma de juguete hallada en el auto de los cuatro adolescentes atacados por la Policía, y que desde el inicio el Ministerio Público sostuvo que había sido “plantada” para sostener la falsa versión de en enfrentamiento.

También el juez se refirió a un intercambio de mensajes entre el procesado subcomisario Roberto Inca y una policía que le informó acerca de la muerte de Lucas en el hospital el El Cruce de Valera el 18 de diciembre. De acuerdo a ese intercambio, iniciado a las 17.42 de ese día, Inca puso un emoji que “parecería ser una calavera” cuando la persona que le escribió le dijo que el adolescente había fallecido, tras lo cual agregó: “Entonces hay que prepararse”.

El encubrimiento

El juez hizo hincapié a una comunicación que involucra al comisario Rodolfo Ozán y a otro de los procesados, el comisario Fabián Du Santos, en la que se refieren al accionar de los policías de la brigada como “un mocazo” y en la que se dice que “busquen lo tenga que buscar para justificar esto”.

Queda claro que la trama tendiente a disimular los episodios se urdió desde su propio inicio.

”No se puede dejar pasar el tenor de la conversación, pues no solo se aparta absolutamente de las misiones y funciones que debe cumplir todo policía sino que denota un desprecio por la vida ajena evidente e intolerable. Es que en lugar de ocuparse de una persona herida de bala y de velar por la legalidad del procedimiento posterior a la balacera, prefirieron centrar su actividad en ‘emprolijar [la] cagada’, lo que se debe articular entonces con la instrucción que dio de que nadie filmara o tomara fotos”, destacó el juez en el fallo.

Parece claro que desde el primer momento los agentes pudieron y debieron percibir que se intentaba dar ropaje de legalidad a un procedimiento que a todas luces no lo era.

Y al analizar el accionar policial desplegado en la escena del hecho, y referirse puntualmente a los últimos siete procesados, el comisario inspector Daniel Santana, el comisario Ozán, el subcomisario Chocobar, y a los oficiales Sebastián Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa, escribió: “Parece claro que desde el primer momento los agentes pudieron y debieron percibir que se intentaba dar ropaje de legalidad a un procedimiento que a todas luces no lo era”.

”Es que, por imperio del sentido común, era evidente que los integrantes de la brigada habían transmitido una noticia falsa para revertir los roles que ocuparon las personas en el suceso”, continuó, al concluir que “queda claro que la trama tendiente a disimular los episodios se urdió desde su propio inicio”.

Avances en la causa

Lucas (17) fue baleado cerca de las 9.30 del 17 de noviembre, cuando iba con tres amigos a bordo del Volkswagen Suran tras haber ido a entrenarse al club Barracas Central: los chicos fueron interceptados por un Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni identificación, del que bajaron tres oficiales armados.

De acuerdo a las pruebas, los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles, por lo que huyeron del lugar, momento en que los policías les dispararon. Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, quien horas más tarde murió.

Por el homicidio están procesados con prisión preventiva los policías de la Ciudad Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi. Mientras que por el encubrimiento ya estaban también con prisión preventiva los comisarios Juan Romero y Du Santos, el subcomisario Inca, el inspector Cuevas y las oficiales Micaela Fariña y Lorena Miño.

Más leídas
Cultura & Espectáculos

El hospital informó que El Noba está en terapia intensiva, "mecánicamente ventilado" y que "su estado es critico y su pronóstico reservado".

Columnistas

Del germen, con tres megalómanos encerrados en un cuarto, a la contradicción definitiva con el logo de los martillos. The Wall sigue siendo un símbolo, aunque no está muy claro de qué.

Está pasando