Martes, 27 de Febrero de 2024 Cielo claro 24.7 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 24.7 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $885
Dólar Blue: $1070
Mundo

Portugal prohibió que los jefes llamen y envíen mensajes de texto a sus empleados fuera del horario laboral

Portugal aprobó una ley que constituye un gran respaldo a la modalidad remota de trabajo que tomó mucha fuerza durante la pandemia. Se trata de la prohibición a los empleadores y jefes a llamar y enviar mensajes de texto a sus empleados después de culminar sus horarios de trabajo.

La nueva ley aprobada por el Parlamento del país está pensada para ayudar a mantener un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida más saludable de los trabajadores, quienes estaban viendo cómo en la virtualidad sus horarios de trabajo y carga laboral se extendían hasta horas indefinidas del día.

El texto, establece que “el empleador debe respetar la privacidad del trabajador”, incluidos los períodos de descanso y tiempo en familia. De acuerdo con la norma, toda violación continúa constituye un delito “grave” y podría resultar en una multa.

Portugal fue el primer país europeo en alterar sus reglas de trabajo remoto como resultado directo de la pandemia de COVID-19 en enero de este año

Las nuevas reglas

Los empleadores podrían enfrentar sanciones por comunicarse con los trabajadores fuera del horario de oficina. Las empresas también tendrán que ayudar a pagar los gastos incurridos por el trabajo remoto, como facturas más altas de electricidad e Internet.

Pero las enmiendas a la legislación laboral de Portugal tienen límites: no se aplicarán a empresas con menos de diez empleados. Los empleadores también tienen prohibido monitorear a sus empleados mientras trabajan en casa.

Sin embargo, los diputados portugueses rechazaron una propuesta para incluir el llamado “derecho a desconectarse”, el derecho legal a apagar los mensajes y dispositivos relacionados con el trabajo fuera del horario de oficina.

La medida también estipula que los empleadores son responsables de proporcionar a los trabajadores las herramientas adecuadas para realizar su trabajo de forma remota. Además, los gastos domiciliarios como resultado del trabajo a distancia también deberán ser cubiertos por el empleador. Esto es alzas en la electricidad o el internet, no en el agua, que pueden cancelar como gastos comerciales.

Las nuevas reglas también son una buena noticia para los padres de niños pequeños. Ahora tienen derecho a trabajar desde casa sin tener que concertar previamente con sus empleadores, hasta que su hijo cumpla ocho años. De acuerdo con la nueva norma, los empleados tienen derecho a optar por no participar en el trabajo remoto si así lo desean. También pueden solicitarlo si es compatible con su trabajo.

Las medidas para abordar la soledad también se incluyen en las reglas de trabajo remoto, y se espera que las empresas organicen reuniones presenciales al menos cada dos meses..

Está pasando