Domingo, 25 de Febrero de 2024 Muy nuboso 23.7 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 23.7 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $884
Dólar Blue: $1085
Mundo

Lluvia de balas en supermercado de Colorado: hay 10 muertos

Otra masacre en Colorado.

Un auténtica masacre tuvo lugar en el estado de Colorado, Estados Unidos. Varias personas, entre ellas un agente de policía, murieron este martes por los disparos realizados por un atacante armado en un supermercado.

El hecho ocurrió en Boulder, a 50 kilómetros al norte de Denver, la capital de Colorado, y un sospechoso se encontraba herido y bajo custodia, informó el comandante de la policía local, Kerry Yamaguchi.

“Hay varias personas muertas en este incidente y lamento informar que uno de ellos era un agente de la policía de Boulder”, dijo Yamaguchi.

Los primeros datos oficiales surgieron varias horas después de que la policía montara un operativo alrededor del supermercado, alertada por vecinos y testigos.

El oficial asesinado durante el tiroteo.
El oficial asesinado durante el tiroteo.

Los uniformados acudieron al lugar después de recibir una llamada sobre la presencia de un tirador en el estacionamiento del supermercado King Soopers, indicó una fuente policial a la televisora ABC.

Los agentes habrían recibido disparos en su dirección, indicó esta fuente, sin dar detalles sobre posibles heridos.

Decenas de policías rodearon el supermercado media hora después de los primeros tiros, incluso con vehículos blindados que colocaron en la entrada del local.

El operativo para detener al asesino de Colorado

Asimismo, una media docena de policías fuertemente armados subió al techo de la tienda con ayuda de un camión de bomberos que desplegó su escalera.

Imágenes difundidas en directo mostraron al menos a una persona, un hombre vestido solo con un pantalón corto deportivo, escoltado por agentes fuera de la tienda, con las manos esposadas en la espalda y lo que parecía una herida leve en la pierna, con manchas de sangre.

Los clientes que habían sido conducidos a un lugar seguro fuera de la tienda estaban sentados envueltos en mantas y hablando con los socorristas. “Nuestra comunidad pronto llorará sus pérdidas”, escribió el alcalde Sam Weaver en Twitter, antes de que se conocieran las primeras precisiones.