Viernes, 24 de Mayo de 2024 Cielo claro 6.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 6.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $931
Dólar Blue: $1280
Cultura & Espectáculos

Tristeza por la muerte de Daniel Levinas, premiado coleccionista y gestor de arte

Daniel Levinas

Daniel Levinas tenía 75 años y todavía albergaba una prometedora lista de proyectos, como parte de su extensa trayectoria en tanto coleccionista y gestor de arte. Este martes, sin embargo, su hermano confirmó a la prensa su repentina muerte en Miami.

Criado en una familia amante del arte e impulsado por su madre a recorrer museos, galerías y otros espacios afines, Daniel Levinas fue presidente del consejo de administración de la Phillips Collection, el primer museo de arte moderno de Estados Unidos; era profesor visitante de la Universidad Europea de Madrid; y publicaba una columna sobre arte y mecenazgo en el periódico español El País.

Además, formaba parte de las juntas directivas de The Orchestra of the Americas Group y la Fundación Museo Reina Sofía de Madrid, además de haber integrado el board del Hirshhorn Museum and Sculpture Garden de Washington.

Estaba sano. Se descompensó en los preparativos para un análisis, en su departamento en Miami.

En el último tiempo, acababa de publicar “Los guardianes del arte, conversaciones con grandes coleccionistas” en una edición bilingüe que presentó el año pasado en el Malba. El libro se basa en los diálogos entre Levinas y 34 exponentes distintos del coleccionismo contemporáneo.

Su vida transcurría entre Washington, Miami y Madrid, aunque visitaba con frecuencia Buenos Aires. Al momento de morir, Daniel Levinas estaba en la ciudad estadounidense, por hacerse un chequeo médico rutinario. “Había comprado un espacio grande en Madrid para mostrar su colección. Estaba sano. Se descompensó en los preparativos para un análisis, en su departamento en Miami. Todavía no lo puedo creer”, confió su hermano a La Nación.

Daniel Levinas y Mirella.
Daniel con Mirella, su esposa.

“El arte contemporáneo requiere: leer, escuchar, informarse. No es como el arte del pasado, que comprabas una obra porque era bella, porque era colorida, porque representaba algo que te gustaba o te hacía recordar algo y eso se veía directamente. El arte contemporáneo es más mental. Hay que investigar las razones, por qué el artista lo hizo. Y no es sólo por una cuestión política, social, de género o protesta. Es más que eso. Es una cuestión de sentimiento, de expresar lo que uno siente de una manera diferente que no es en un hermoso dibujo”, expuso en una de sus reflexiones citadas por el mencionado medio.

Entre los reconocimientos que recibió se cuenta el Premio "A" al coleccionismo otorgado por la Fundación ARCO, entregado a él y su esposa Mirella, con quien tenía una colección de más de 800 obras.

Foto: Rafael Ordóñez.

Está pasando