Martes, 25 de Junio de 2024 Nubes 9.8 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 9.8 °C nubes
 
Dólar BNA: $949
Dólar Blue: $1290
Política

Los 5 grandes perdedores de las elecciones: los más derrotados del domingo (para escuchar)

Bullrich

1. Néstor Grindetti

Néstor Grindetti, a un tiempo intendente de Lanús y presidente de Independiente, fue el hombre que más derrotas acumuló en las elecciones del domingo. Sus apuestas, la verdad, eran muchas y estaban diversificadas: tenía a su candidata a presidenta de la nación, Patricia Bullrich, era candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, y apostaba a sostener Lanús de la mano de su secretario de Seguridad, Diego Kravetz.

No salió ninguna. Bullrich, la mujer que lo impulsó en territorio bonaerense con un discurso centrado en la seguridad, se fue derrotada del domingo electoral, alcanzando apenas un 23% de los votos emitidos. Tercera cómoda, después de Javier Milei. En la elección para gobernador el resultado fue apenas mejor: con un 26%, quedó segundo, pero a casi 20 puntos de Axel Kicillof, gobernador reelecto del distrito más importante del país. La tercera elección, la de Lanús, la describe mejor Roberto Goyeneche que cualquier otro: "Por eso en tu total fracaso de vivir, ni el tiro del final te va a salir". Kravetz perdió con Julián Álvarez, candidato cercano a La Cámpora, y el PRO se retiró de ese distrito después de ocho años.

2. Patricia Bullrich

Una larga, larga campaña que termina en una amarga derrota, escenificada sobre el escenario de Juntos por el Cambio del domingo a la noche con un "Gracias" gigantesco y sacado de contexto en la espalda de los dirigentes opositores. La gesta comenzó hace meses, cuando Bullrich se enfrascó en una batalla con Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gobierno porteño que parecía el candidato natural de su coalición. El primer paso fue desgastar a su oponente, tildarlo de tibio, y hablar de "terminar con el kirchnerismo" para ganar esa interna. Con el apoyo de Mauricio Macri, el fundador del PRO, terminó venciendo en esas PASO.

Esa alegre noche de agosto, que dejó a Larreta sumido en la depresión y a toda la coalición en una situación de mutuo resentimiento, derivó unos meses en un final triste. Los votos de Juntos por el Cambio quedaron casi tan licuados como los pesos, y no alcanzaron para comprar la entrada al balotaje. Cincuenta años de política, que la vieron pasar de montonera a referente de la derecha del PRO, parecieron culminar en ese domingo aciago, tal vez explicado en esa canción de Dos Minutos que habla sobre las personas que abandonan su identidad para terminar hablando de exterminar a viejos colegas.

3. Ramiro Marra

Miembro fundador de La Libertad Avanza, el actual dirigente libertario y exmilitante de Roberto Lavagna Ramiro Marra tenía varios objetivos para su elección en la capital. El primero: repetir, al menos, la elección que protagonizó hace dos años Javier Milei en la Ciudad de Buenos Aires. Mejorarlo si fuera posible. En segundo término el candidato libertario buscaba, como repitió durante toda la campaña, dejar tercero a Unión por la Patria en el distrito.

Quedó lejos de todos. Una serie de errores no forzados que por momentos parecían sacados de sketchs de comedia, junto a sus peculiaridades personales y la dificultad para llegar al mismo público que Milei, lo dejaron a Marra en un 14% de la ciudad, un resultado pobre para una fuerza que, a nivel nacional, rozó el 30%. El 32% de Leandro Santoro quedó muy lejos. Sin embargo, su campaña dejó algunas joyitas: desde el "yo soy español y no soy malo" al "fomento la pornografía", es innegable que Marra fue uno de los candidatos más graciosos del 2023. Por su llamativa oposición a Paka Paka, no queda otra que recordarlo con el "Chamamé del Libertador", de Zamba.

4. Los encuestadores (al menos la mayoría)

Este ya es un clásico. Cada dos años, decenas de sociólogos y politólogos se abocan a una tarea cada vez más infructuosa pero siempre bien recompensada: la alquimia encuestadora. En base a llamadas telefónicas, cuestionarios on-line, entrevistas en persona, y misteriosas segmentaciones, predicen resultados que rara vez se dan. Su derrota comenzó en las PASO, con una impresionante subestimación de Milei, y llegó a su cénit en las generales, donde la mayoría hablaba de un primer lugar del libertario. Honrosas excepciones algunas, como Atlas Intel o Inteligencia, que predijeron una remontada de Massa. En honor a su consistencia, ya llamativa, en el error, su trabajo remite a Va por Chapultepec, la canción de La Bersuit que habla sobre un hombre que busca suerte en el amor sin encontrarlo nunca.

5. Leandro Santoro

La tarea que le tocó a Santoro es siempre ingrata. Representar a una fuerza de centroizquierda en la Ciudad de Buenos Aires es, desde esa primera victoria de Mauricio Macri en el 2007, muy difícil. El PRO construyó una mayoría duradera, transformó a Daniel Filmus en un meme, y volvió completamente imposible que el peronismo salga a disputar con una figura propia en territorio porteño.

Aún así, el peronismo local y las fuerzas que lo acompañan se ilusionaron con esta campaña. Las maniobras, al menos oscuras, de Jorge Macri para presentarse en la Capital Federal siendo aún intendente de Vicente López, su victoria al filo de la navaja contra Martín Lousteau, y la caída nacional de Juntos por el Cambio le permitieron a Santoro soñar con un balotaje con alguna chance. El objetivo no se alcanzó ni de cerca: Macri obtuvo casi el 50% de los votos y Santoro está, en este momento, discutiendo la posibilidad de bajarse del potencial balotaje. Aún así, su elección fue razonablemente buena para esta suerte de peronismo porteño, con un 32% de los votos. Algo de lo que faltó fue la dispersión electoral entre JxC y LLA que hubo en el resto del país. Mientras tanto, el progresismo porteño sueña con la ciudad que eligió a Aníbal Ibarra, una capital que ya no existe, como retrata "Sur", con letra de Homero Manzi y la música de Aníbal Troilo.

Está pasando