Martes, 23 de Abril de 2024 Nubes 18.5 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 18.5 °C nubes
 
Dólar BNA: $916
Dólar Blue: $1025
Política

Tres nuevos condenados por crímenes de la dictadura en Córdoba

El Tribunal Oral Federal 2 de Córdoba condenó hoy a 24 años de prisión a tres ex miembros de Inteligencia del Ejército por crímenes de lesa humanidad cometidos contra tres personas en una quinta en las afueras de Córdoba que funcionó como centro clandestino de detención.

Los condenados son Ernesto "Nabo" Barreiro, Carlos Villanueva y Carlos Díaz, ex integrantes del Destacamento de Inteligencia 141 del Ejército, quienes fueron considerados coautores de los delitos de privación ilegal de la libertad, imposición de tormentos e imposición de tormentos seguidos de muerte.

El veredicto hizo lugar al pedido que había realizado la fiscalía durante sus alegatos y decidió unificar la sentencia con una anterior recibida por los imputados en la megacausa La Perla en 2016 en una pena única de prisión perpetua.

Los hechos

Los hechos ocurrieron en agosto de 1979, cuando Rubén Amadeo Palazzesi, José Jaime Blas García Vieyra y Nilveo Teobaldo Domingo Cavigliasso fueron secuestrados por miembros del Destacamento de Inteligencia 141 del Ejército y llevados a una casa quinta ubicada en Villa Gran Parque Guiñazú, en las afueras de la ciudad de Córdoba.

Palazzesi era militante de las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) y del Peronismo de Base, al igual que su cuñado, Cavigliasso, quien además era delegado sindical de SMATA.

En esa quinta fueron brutalmente torturados. Tras pasar varios días cautivos, dos miembros del Grupo de Tareas de la ESMA que aún no pudieron ser identificados llegaron al centro clandestino para interrogar a Palazzesi, quien murió producto de esos tormentos. García Vieyra y Cavigliasso fueron luego trasladados a diferentes lugares de detención y recuperaron la libertad entre fines de 1980 y principios de 1981.

Hoy en Argentina se están llevando adelante más de 10 juicios orales en diferentes provincias y la Secretaría de Derechos Humanos es querellante en dos de cada tres de esas causas.

Desde la vuelta de la democracia, ya fueron condenados por la justicia más de 1100 genocidas.