Martes, 16 de Agosto de 2022 Cielo claro 18.3 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 18.3 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $142.41
Dólar Blue: $291
Política

Un par de cabezas por rodar

Alberto Fernández

El sábado por la tarde, y sin que nadie lo esperara, renunció Martín Guzmán al frente del Ministerio de Economía. El ahora ex ministro decidió publicar una carta en su cuenta de Twitter apenas minutos después de que la vicepresidenta afirmara que Guzmán y Melconian piensan la economía de forma parecida.

"Está claro que ni Carlos Melconian piensa como yo, ni yo pienso como él, ¿no? Creo que no hace falta que lo aclaremos", señaló Cristina Kirchner en su discurso, y luego agregó entre aplausos: "Él (Melconian) piensa más parecido a Guzmán con el tema del déficit fiscal, pero bueno, opiniones son opiniones".

Cristina sostuvo una reunión con Melconian hace pocos días en su despacho del Senado. La figura de la vicepresidenta hizo que el encuentro haya sido celebrado por sectores del kirchnerismo por sostener diálogos con la oposición en un contexto de grave crisis económica.

Cristina Kirchner en el discurso que dio el sábado en Ensenada

Pero lo cierto es que Melconian, además de ser un reconocido economista en el país, también estuvo al frente del Banco Nación durante el gobierno de Mauricio Macri. Y fue quien tomó parte de las decisiones económicas durante la gestión que la vicepresidenta tanto critica. "Cuando se dio conocer que nos reunimos le dijeron de todo los del otro lado al pobre Melconian. ¡Mirá vos, yo diciendo pobre Melconian! Lo mataron, lo agredieron, violentos, ¿pero en serio piensan que de esa manera se puede construir un país?", dijo la vicepresidenta.

Cristina tiene razón cuando advierte que un país se construye sobre la base de acuerdos entre el oficialismo y la oposición, justamente porque las mejores economías son las que mantienen un rumbo económico de largo plazo. Y, de hecho, podría verse con buenos ojos la reunión de Cristina con el exfuncionario macrista. Sin embargo, también hay que preguntarse cómo hubiese reaccionado el kirchnerismo si no hubiese sido Cristina la que dialogó con Melconian, sino el propio Alberto Fernández.

La renuncia de Guzmán también preocupa porque era el funcionario más cercano que le quedaba al presidente.

Tan solo 5 minutos después de que la vicepresidenta nombrara a Martín Guzmán, el ahora exministro presentó su renuncia en las redes sociales y sorprendió a más de uno. En una carta que llama la atención por lo fría y en la que no hace ninguna mención a la interna del Frente de Todos, Guzmán repasa las decisiones económicas que tomó durante su gestión y le agradece a Alberto por haber confiado en él.

Más allá de la sorpresa y la incertidumbre que generó, la renuncia de Guzmán también preocupa porque era el funcionario más cercano que le quedaba al presidente. Tras la salida de Santiago Cafiero de la jefatura de Gabinete el año pasado y la intempestiva renuncia del exministro de Producción, Matías Kulfas, no es forzoso decir que el presidente se quedó solo.

El nueva ministra de Economía, Silvina Batakis, junto a Wado de Pedro y el exministro Martín Guzmán

Ayer a la noche se dio a conocer el reemplazo de Guzmán al frente del ministerio de Economía. Se trata de Silvina Batakis, una economista de 53 años que tuvo varios cargos importantes. Fue ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires entre 2011 y 2015 y, hasta ayer, era secretaria de Provincias del Ministerio del Interior. Batakis es una funcionaria de la que se conoce poco, tal vez porque se desconoce cuál fue la gestión de Scioli durante los 8 años que gobernó la provincia más importante del país.

Fuera de eso, Batakis es una persona cercana a dos grandes funcionarios del Frente de Todos: Scioli y el ministro del Interior, Wado de Pedro. Esto significa que no responde directamente a Alberto y mucho menos es alguien cercana al presidente. Habría que preguntarse por qué nombra a una funcionaria que no es de su círculo de confianza. ¿Por qué no nombrar a Cecilia Todesca, la vicejefa de Gabinete, que además (y sobre todo), es una economista del núcleo del presidente?

Al parecer, los (futuros) funcionarios del gabinete no deben responder solo a Alberto sino también a los otros ideólogos de la coalición de gobierno. En este sentido, la posibilidad de que Todesca o cualquiera del círculo de confianza de Alberto sea ministro o ministra era más remota que lejana, precisamente porque no cuenta con la aprobación de Cristina Kirchner.

La renuncia de Guzmán del sábado revela que su afirmación de la semana pasada, en la que señaló que el presidente Fernández conduce con autoridad y que el rumbo del gobierno se dicta según sus decisiones, no era más que una frase vacía. Lo que se puede ver es un escenario en el que prima la indecisión y la falta de autoridad presidencial. A tal punto que necesitó el consejo de Estela de Carlotto para llamar a su compañera de fórmula y elegir una ministra aparentemente consensuada. Lo que parece claro es que, del lado de Alberto, quedan poquísimas cabezas por rodar.

Está pasando
Columnistas
La médica residente Camila Ruiz está imputada por la justicia salteña por haber realizado un aborto. Lo insólito del caso es que la intervención fue con misoprostol, un método que implica la participación de la paciente. Y los altos cargos del hospital no fueron acusados. Una causa judicial que opera contra una política pública.