Viernes, 19 de Abril de 2024 Cielo claro 21.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 21.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $914
Dólar Blue: $1015
Política

Cristina abandonó la sala y el kirchnerismo criticó duramente el acuerdo aprobado

Cristina Kirchner

El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ya es ley. Con 56 votos a favor, 13 en contra y 3 abstenciones, se aprobó anoche el proyecto negociado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, que contó con el rechazo del kirchnerismo y con la ausencia de Cristina Kirchner en el recinto.

Sin Cristina Kirchner, que abandonó la sala antes de que acabaran los discursos, fueron nueve los senadores del Frente de Todos que se alinearon con la vicepresidenta para rechazar el acuerdo: Oscar Parrilli, Anabel Fernández Sagasti, Juliana Di Tullio, Mariano Recalde, Nora del Valle Giménez, María Inés Pilatti Vergara, Matías Rodríguez, María Eugenia Duré y Claudio Doñate.

Cristina Kirchner hizo lo suyo para abrir la sesión en la Cámara Alta. Luego de las 14, informó que el quórum de 48 senadores estaba completado y que se podía iniciar el debate. Luego, se mostró cortante y diligente con el fin de acelerar los discursos.

Más tarde, ella le dio pie al homenaje de Juan Carlos Romero a las víctimas del atentado a la Embajada de Israel y los pedidos de preferencias a Clara Vega y Julio Martínez. Al terminar, el jefe del bloque del Frente de Todos José Mayans pidió el tratamiento sobre tablas del acuerdo con el FMI.

CristinaLos dos tercios de los legisladores decidieron evitar los siete días entre la firma del dictamen y el debate en el recinto y Cristina Kirchner pidió la autorización de la lista de oradores, le dio la palabra a Ricardo Guerra y se fue del recinto.

Para la tarde, la vicepresidenta volvió para presidir la sesión media hora más. Luego, se retiró y no volvió. En el momento de la votación, Cristina no estaba presente.

Al igual que como ocurrió en diputados, cuando Máximo Kirchner votó en contra y se retiró, el bloque kirchnerista emitió este viernes un comunicado con duras críticas al acuerdo, que en la cámara alta contó con la anuencia de 20 senadores oficialistas y 32 de Juntos por el Cambio.

"En el presente documento pretendemos, desde nuestra ‘verdad relativa’ y conscientes de la enorme responsabilidad y el alto honor de ser representantes de las provincias argentinas en este Congreso de la Nación Argentina, ofrecer de manera lo más clara posible los argumentos de nuestro voto en la sesión parlamentaria celebrada en el día de hoy”, comienza el texto titulado “Crecer para pagar, ¿es posible con este pacto”.

Según los nueve senadores kirchneristas, haber apoyado el resultado de las negociaciones con el mismo hubiera significado “la derrota no solo del pueblo que sufrirá las consecuencias de este pacto, sino que, además, se transformaría en la dolorosa derrota de la política”.

“Algunos argumentos en defensa de lo firmado con el Fondo Monetario Internacional están alineados a la idea de un falso y repetido ‘posibilismo’ que acuna la disyuntiva del ‘es esto o el caos’ o ‘es esto o el abismo’. Repetidas veces han acorralado a la sociedad y a sus representantes con este tipo de operaciones cuando se discutieron y sancionaron leyes que tuvieron resultados nefastos para el conjunto de la sociedad argentina. La historia reciente así lo demuestra”, precisaron desde el entorno de Cristina.

Algunos argumentos en defensa de lo firmado con el Fondo Monetario Internacional están alineados a la idea de un falso y repetido ‘posibilismo’ que acuna la disyuntiva del ‘es esto o el caos’ o ‘es esto o el abismo’.

Entendemos que los números tienen que ‘cerrar con la gente adentro’ y, lamentablemente, con este pacto millones de compatriotas seguirán afuera y otros tantos más, quedarán excluidos. Entendemos que es importante que los argentinos y las argentinas dejemos de tropezar con la misma piedra una vez más, y eso sólo es posible si transformamos la discusión ‘económico-técnica’, en una discusión política de fondo sobre la distribución de las cargas y las responsabilidades del ajuste que implica afrontar el pago al FMI”, explicó este el documento.

Para este sector del oficialismo, el supuesto “éxito” con que sus negociadores defienden el acuerdo “se apoya en varios supuestos que ya han quedado obsoletos con este contexto nacional e internacional de alta inflación y que desde el principio no permitían cumplir con el objetivo de crecer para pagar”.

“Se prevé que la tasa de ajuste del tipo de cambio siga a la inflación, o sea, define de antemano un nivel de devaluación al que el país se compromete. Devaluación significa más pobreza, significa pérdida de poder adquisitivo del salario de los trabajadores y trabajadoras y mejora en la rentabilidad de los exportadores. Debemos discutir la distribución del peso de las cargas que la devaluación traerá sobre la población, y la evidente presión sobre la inflación que conllevan esta medida. ¿Cómo cumpliremos la meta de reducir la inflación si de antemano quedamos comprometidos a devaluar?”, cuestionaron.

Se prevé que la tasa de ajuste del tipo de cambio siga a la inflación, o sea, define de antemano un nivel de devaluación al que el país se compromete.

Los senadores kirchneristas remarcaron que “sin crecimiento económico no hay industria, ni autoabastecimiento energético, menos aún cambio tecnológico y diversificación exportadora que son las bases reales de un modelo de desarrollo sostenible con distribución de la riqueza”.

En el texto se cuestionó la parte del acuerdo que estableció que “si la Argentina crece por encima de las metas fijadas, todo excedente en la recaudación no podrá ser reinvertido en más inversión pública como escuelas, rutas, satélites o vacunas, sino que deberá ser utilizado para pagar la deuda o consolidar la reducción del déficit”.

Dicen que el acuerdo, además, “establece la reducción a cero del gasto COVID para cumplir con las metas de déficit cero. Pero la pandemia no ha terminado. Nos preguntamos cómo haremos para seguir financiando las vacunas de refuerzo, los insumos médicos y todos los recursos que necesitamos para fortalecer al sistema sanitario”, se advirtió.

Leé también | El Senado aprobó el acuerdo con el Fondo: cómo votó cada legislador

Por último, los nueve senadores apuntaron contra las "múltiples irregularidades" con que el gobierno de Mauricio Macri tomó la deuda original. "No hubo dictamen jurídico previo a la firma de dicha Carta de Intención”, ni un informe del Banco Central de la República Argentina “sobre cómo el crédito que se pretendía tomar iba a impactar en la balanza de papos”, ni tampoco “actos administrativos mediante los cuales se haya decidido tomar el crédito”.

“Creemos firmemente que las deudas deben ser honradas, y nuestro movimiento político así lo ha demostrado en los hechos pagando deudas que no contrajo, y que fueron contraídas por Gobiernos de signo ideológico opuesto. Pero a pesar de nuestra voluntad de honrar las deudas, también sabemos que ajustar a los sectores de ingresos medios y bajos es por definición contraproducente con los propios objetivos de crecimiento económico que cualquier programa necesita para no fracasar”, se remarcó.

Está pasando