Jueves, 23 de Mayo de 2024 Muy nuboso 11.3 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 11.3 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $930
Dólar Blue: $1275
Tendencias

Los peligros de las dietas: cuál es el precio de “llegar al verano”

La idea de “llegar al verano” como sinónimo de alcanzar un cuerpo “hegemónico” está quedando lentamente en desuso. Sin embargo, hay quienes aún se someten a dietas restrictivas para cambiar su apariencia sin importar las consecuencias.

¿Cuál es el precio que hay que pagar para usar una bikini? ¿Poner en juego la salud? Definitivamente no”, se preguntó la licenciada Araceli Vallone (MN 9739), nutricionista especializada en obesidad.

Las dietas no dejan ningún aprendizaje al cuerpo

“Las dietas son peligrosas por distintos motivos –dijo la especialista–. Eliminan grupos enteros de alimentos; producen pérdida de peso rápida pero a expensas de perder músculo, hueso, agua y poca cantidad de grasa”.

“Otro de los aspectos importantes por los que no se debe hacer una dieta de moda es que, en general, duran un corto período de tiempo y luego la persona vuelve a comer como lo hacía antes. Esto significa que hacer dieta no deja ningún aprendizaje para la persona que la realiza”, resaltó Vallone.

El simple hecho de saber que no “debo“ comer determinados alimentos porque están fuera de la dieta estresa el cuerpo y aumenta el deseo de consumir alimentos como golosinas, snacks etc. (Araceli Vallone, nutricionista)

“Las dietas restrictivas siempre son disparadores de trastornos alimentarios para las personas que cumplen todos los factores para desarrollarlos. Uno no sabe si es vulnerable, por lo tanto es clave no ponerse en riesgo”, destacó en su cuenta de Instagram Agustina Murcho, nutricionista especializada en trastornos alimenticios.

Según un estudio, esta dieta podría estar jugando con tu salud mental

Hormonas en peligro

Las dietas restrictivas pueden generar alteraciones hormonales que no solo causan el llamado “efecto rebote” sino que también pueden afectar el correcto funcionamiento del cuerpo.

Según Vallone, las dietas “aumentan la secreción de una hormona que se denomina ghrelina. Esta hormona se libera cuando no hay presencia de alimento en el estómago, aumentando el hambre, y también reduce el gasto energético que realiza el cuerpo, por lo que promueve el aumento de peso”, resaltó.

Uno no sabe si es vulnerable, por lo tanto es clave no ponerse en riesgo. (Agustina Murcho, nutricionista)

“Hacer dieta aumenta el cortisol, que es la hormona del estrés –añadió la especialista–. Solo por el simple hecho de saber que no “debo“ comer determinados alimentos porque están fuera de la dieta, eso estresa el cuerpo y aumenta el deseo de consumir alimentos como golosinas y snacks”, explicó.

Además, con las dietas disminuye la serotonina. “Es el neurotransmisor que regula el estado de ánimo, sueño y motivación –explicó Murcho–. Por eso, cuando estamos a dieta no podemos dormir, estamos irritables y sin ganas de nada; y este desequilibrio emocional y de sueño también hará que en algún momento haya descontrol”.

5 razones por las que un hombre enojado es mas atractivo para las mujeres - Locura Fitness

La educación alimentaria como alternativa

“La educación alimentaria es la herramienta más efectiva para la salud de las personas”, destacó Vallone. Y especificó: “Cambiar hábitos es un proceso que lleva tiempo, pero con muy buenos resultados que se pueden sostener a largo plazo. El cambio en el estilo de vida se puede empezar en cualquier momento del año y se disfruta tanto en verano como en otras estaciones”.

Las dietas disminuyen la serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo, el sueño y la motivación.

Respecto a los cambios, la licenciada destacó que incluyen “alimentación y actividad física principalmente”. “En relación a la alimentación -explicó- debemos seleccionar alimentos de todos los grupos: carnes magras, lácteos, frutas y verduras, cereales preferentemente integrales y grasas de buena calidad”. A su vez, hizo hincapié en que “una alimentación equilibrada incluye pequeñas porciones de alimentos ricos, con mayor contenido de grasa como golosinas y chocolates, que comemos por placer. Por eso, no debemos sacarla de la alimentación habitual sino aprender a seleccionar qué es lo que uno quiere comer y en qué momento desea hacerlo”.

“Con respecto a la actividad física, la recomendación es combinar ejercicios aeróbicos como caminata, running, baile y aquagym, con ejercicios de fuerza con mancuernas o peso que estimulen el trabajo muscular”, añadió.

Guía de alimentación saludable | Menú Planner Nestlé®

La importancia de la autoaceptación

Un cuerpo sano es, sin dudas, mejor que un cuerpo ´flaco´, porque un cuerpo sano nos permite hacer todo tipo de actividades”, expresó Vallone.

“Cada uno de nosotros es único e irrepetible: aceptar nuestro cuerpo tal cual es, sin buscar la perfección, es lo que nos hace únicos y bellos. Eso no significa que uno no se cuide, sino que no debemos caer en la obsesión de hacer locuras que comprometan la salud solo por llegar con un estilo de cuerpo al verano”, concluyó la especialista.

Está pasando