Martes, 23 de Julio de 2024 Niebla 11.4 °C niebla
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Niebla 11.4 °C niebla
 
Dólar BNA: $966
Dólar Blue: $1440
Mundo

Quemaron iglesias en Canadá tras el hallazgo de restos de niños indígenas en los alrededores

Hasta el momento son cuatro las iglesias que han sido quemadas en Canadá, luego de haberse encontrado en sus alrededores, al menos, 750 fosas comunes con los restos de niños indígenas que los internados católicos de principios del siglo XX intentaban "convertir". La comunidad indígena exige una disculpa oficial del papa Francisco.

Los restos de unos 182 niños indígenas han sido descubiertos en un antiguo internado católico de Canadá. Se trata del tercer hallazgo en dos meses y que ha provocado una ola de quema de iglesias a lo largo del país. Según el testimonio de los sobrevivientes, en esos lugares confinaron y torturaron salvajemente a más de 150.000 menores durante el siglo XX. Los separaban de sus familias, les daban nuevos nombres y se les prohibía hablar en sus idiomas.

A los niños indígenas los separaban de sus familias, les daban nuevos nombres y se les prohibía hablar en sus idiomas. 

Hasta el momento se han encontrado tres fosas que certifican los hechos. En la primera, localizada en mayo, hallaron 215 tumbas y unas semanas después, otras 751. Esta semana se sumaron 182 nuevos restos. 

Si bien el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha pedido perdón, reiterando una condena a los crímenes contra indígenas del Gobierno en 2008, y asegurando que esto equivale a un "genocidio", los pueblos originarios  exigen también un perdón del Vaticano.

Las declaraciones de los sobrevivientes

Desde 1863 el ''Kamloops Indian Residential School'' recibió más de 150.000 niños indígenas que habían sido separados de sus familias para que asistieran a escuelas cristianas financiadas por el Estado.

Los niños indígenas eran obligados a convertirse al cristianismo y no se les permitía hablar sus idiomas nativos. Muchos fueron golpeados, maltratados verbalmente e incluso abusados sexualmente y se estima que en esos lugares llegaron a morir más de 6.000 niños. El internado fue alguna vez la escuela más grande de su tipo en Canadá y operó funcionalmente hasta 1998, cuando aún recibía niños.

Uno de los sobrevivientes llamado William Combes, dijo que en Canadá el gobierno y la iglesia dirigían las escuelas residenciales para destruir de modo sistemático las comunidades nativas. El hombre manifestó que en 1964, cuando tenía 12 años y estaba prisionero en la escuela residencial de Kamloops, recibieron la visita de la reina y del príncipe Philip: " Recuerdo que fue un poco extraño, por que vinieron solos, sin fanfarria ni nada. El día de la visita de la reina, yo formaba parte del grupo de niños que fueron a un picnic con ella, su marido y algunos de los curas. Fuimos al prado del riachuelo. Recuerdo que fue algo muy raro, todos teníamos que agacharnos y besar sus pies, unas botas con cordones blancos", aseguró

Después de un rato, vi como la reina se retiraba del picnic con diez niños de la escuela, y esos niños nunca regresaron. Nunca más llegamos a saber qué pasó con ellos, nunca más los volvimos a ver", recordó Combes.

''Después de un rato, vi como la reina se retiraba del picnic con diez niños de la escuela, y esos niños nunca regresaron. Nunca más llegamos a saber qué pasó con ellos, nunca más los volvimos a ver", agregó Combes. El sobreviviente también recordó que ''el hermano Murphy -líder del internado y quien acompañaba siempre a la pareja real-  me puso en una cremallera de tortura y me quebró varios huesos porque en una ocasión intenté fugarme. Una noche lo vi enterrando a un niño en la huerta de la escuela junto con otro sacerdote.''

Está pasando