Jueves, 13 de Junio de 2024 Lluvia de gran intensidad 20.3 °C lluvia de gran intensidad
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Lluvia de gran intensidad 20.3 °C lluvia de gran intensidad
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1285
Mundo

Gobierno de Colombia manda a los militares a las calles y organizaciones de Derechos Humanos denuncian al menos 14 muertos

Colombia

Un "tratamiento de guerra contra las manifestaciones”. Así denuncia la Red de Derechos Humanos Francisco Isaías la represión por parte de las fuerzas de Colombia contra los ciudadanos, que desde el miércoles 28 de abril rechazan en las calles del país la reforma tributaria del Gobierno. Una represión que, en apenas cuatro días, ha provocado 14 muertos, cientos de detenidos y heridos (manifestantes y policías).

Ante la escalada de tensiones, el presidente Iván Duque decidió sacar a los militares a las calles en las principales ciudades del país, lo que no habría sino radicalizado el nivel de violencia registrada en las calles. Por ello, múltiples organizaciones de derechos humanos- entre las que destaca Human Rights Watch- realizaron denuncias y manifestaron su preocupación.

“Conforme a la política marco de convivencia y seguridad ciudadana como comandante supremo de las fuerzas armadas la figura de asistencia militar seguirá vigente en los centros urbanos donde existe un alto riesgo para la integridad de los ciudadanos y donde se requiere emplear toda la capacidad del Estado para proteger a la población”, aseguró ayer el presidente Iván Duque.

El mandatario aseguró en cadena nacional que su obligación es "garantizar el derecho a la protesta, a la movilidad, al derecho al trabajo y a la seguridad en todo el territorio nacional. No olvidemos que estamos en medio de una pandemia que sigue cobrando la vida de miles de colombianos y debemos seguir cuidándonos, no es momento de divisiones todos lo contrario, es el momento de estar unidos”.

Mi obligación como presidente de la República es garantizar el derecho a la protesta, a la movilidad, al derecho al trabajo y a la seguridad en todo el territorio nacional", Iván Duque.

Estallido de violencia estatal

Cali, una de las tres principales ciudades, se encuentra sacudida por las protestas en el marco de una nueva jornada de paro general. Pero también aquí es donde se está viviendo una de las situaciones de inseguridad pública más preocupantes, con denuncias de asesinato de varios manifestantes, presuntamente por disparos policiales.

En rueda de prensa, la Red Francisco Isaías aseguró haber recibido 14 reportes de personas que han fallecido en medio de las protestas. Siete ya han sido confirmadas por las organizaciones que conforman la red de DD. HH.; la mitad restante aún es materia de investigación.

Por su parte, la organización Temblores contabilizó al menos 10 muertes producto de la violencia policial, 68 víctimas de violencia física, 655 detenciones arbitrarias, 8 personas que recibieron agresión en sus ojos y 18 casos de disparos de armas de fuego perpetrados por la fuerza pública.

Entre las víctimas señaladas por la Red de Derechos Humanos Francisco Isaías se hallan dos menores, que fallecieron el pasado 28 de abril "producto de las balas que disparan la Policía y la fuerza pública".

Asimismo, los defensores de derechos humanos resaltaron que al menos tres personas se encuentran desaparecidas y que, a la represión con armas de fuego, se suman detenciones arbitrarias y golpizas en contra de los detenidos.

Adicionalmente al menos 84 personas habría sido llevadas a estaciones de policía o al coliseo Las Américas, lugar que fue dispuesto como un centro de detención temporal, donde varias también aseguraron haber sido sometidas a golpes.

Mientras la violencia se agudiza en las movilizaciones de esta zona del país, la Alcaldía y la Gobernación guardan silencio, según reprochan desde la Red, ya que recalcan que las autoridades locales han asegurado que no se han presentado desenlaces fatales. Este sábado, el alcalde Jorge Iván Ospina y el personero de la ciudad Harold Andrés Cortés ofrecieron algunas cifras. Si bien, todas contradictorias y aludiendo más a una "violencia desmedida" de los manifestantes.

 

Está pasando