Viernes, 14 de Junio de 2024 Niebla 19.6 °C niebla
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Niebla 19.6 °C niebla
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1245
Economía

Cómo conservar la casa confortable y regular el consumo de gas y electricidad

gas

En estos tiempos, es imprescindible ahorrar lo más posible en gas y electricidad, para evitar facturas abultadas. Sin embargo, la época de frío pareciera no ser compatible con este ahorro: cómo conservar la casa confortable y calentita sin dejar de cuidar el consumo de energía.

Según reveló el Observatorio de Tarifas y Subsidios del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP), una familia necesita una base de $118.000 por mes para pagar luz, agua, gas y transporte en la zona del AMBA. Esto representa prácticamente la mitad de un sueldo mínimo, que se ubicó en mayo en $234.315,12.

Pero hay algunas medidas que se pueden tomar con el objetivo de evitar un gasto tan elevado sin dejar de tener una temperatura amable en el hogar. ¿Cuáles son?

Cómo ahorrar en la factura de gas y electricidad

Mantener una buena temperatura en el hogar es imprescindible para no pasarla mal con las bajas temperaturas. Sin embargo, hay formas de hacerlo de formas controladas. Estas incluyen:

  • Ajustar el termostato de acuerdo a las necesidades del hogar: la temperatura ideal oscila entre los 18 y los 21°C. Esto puede lograrse bajando gradualmente la estufa o el dispositivo que utilices para calentar tu casa hasta alcanzar una temperatura que resulte cómoda.
  • Reducir la temperatura de la estufa cuando no hay nadie en casa: si bien no es necesario apagar las estufas -más que nada las que funcionan a gas, ya que pueden ser más dificultosas-, sí puede bajarse la temperatura a lo mínimo indispensable mientras no se está en casa.
  • Verificar que la calefacción funcione de manera correcta y eficiente: esto, además de ser útil para cuidarnos de posibles fugas, evita que se gaste energía de más. Se debe limpiar o reemplazar los filtros regularmente y asegurarse de que los conductos no estén obstruidos.
  • Revisar el aislamiento térmico de paredes, techos y suelos: esto va a permitir detectar filtraciones y, de ser necesario, se deben solucionar para mejorar la capacidad térmica del hogar y reducir el gasto energético. Esto incluye también sellar las fugas de aire en ventanas y puertas.
  • Colocar cortinas y alfombras gruesas: esto permitirá mantener el calor dentro de la casa, sin requerir excesivo uso de calefacción.

Está pasando