Viernes, 14 de Junio de 2024 Lluvia ligera 19.2 °C lluvia ligera
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Lluvia ligera 19.2 °C lluvia ligera
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1232
Deportes

"Siento que acá somos cinco los acusados": la periodista que denunció a los futbolistas de Vélez rompió el silencio

Vélez

La joven tucumana que denunció a los cuatro jugadores de Vélez por abuso sexual rompió el silencio en una entrevista donde habló por primera vez con el canal de noticias TN. Sin embargo, "Luli" decidió guardar su identidad, y durante la nota se la ve de espaldas, así como tampoco se menciona su nombre completo.

"Luli" tiene 24 años, es periodista deportiva y denunció a Sebastián Sosa, Abiel Osorio, José Florentín y Braian Cufré por abuso sexual. La chica contó que todo sucedió durante la madrugada del 3 de marzo en el Hotel Hilton de San Miguel de Tucumán, donde el plantel de Vélez se hospedaba durante la concentración, después de empatar un partido ante Atlético Tucumán.

Ese día, Sebastián Sosa fue el que la invitó a ir a la habitación 407. Sosa fue el único de los cuatro implicados al que la jueza Eliana Gómez le otorgó la libertad plena. Mientras tanto, los otros tres futbolistas permanecen en prisión domiciliaria. Sin embargo, por decisión del club, a los cuatro se les rescindió su contrato con Vélez.

“Sosa no me abusa sexualmente pero estaba esa noche en la habitación. No me protegió, no me cuidó. Yo considero que básicamente de cierta forma es el que me entrega porque él es el que me invita”, contó la víctima. Y comenta el contexto: “Esa noche había jugado Atlético contra Vélez. Estaba en la parte de zona mixta, los jugadores salían por el lobby y ahí me ven y empiezan a sonreírme, a hacerme caritas”, recordó "Luli". Además, aseguró que mientras pasaban por el lobby, Sosa le hizo señas con el celular, como avisándole que le había mandado un mensaje.

“Él me pone algo como que capaz que tenían la noche libre y ahí me dice: ‘¿Te venís al hotel?’. Yo le pongo que sí”, admite. La chica contó también que el arquero le pidió que fuera con amigas, pero que ella dijo que no porque estaban todas en pareja, ella incluida. “Sosa me generó confianza. Estamos hablando de un arquero de la selección uruguaya, con una gran trayectoria. No es un pibe de reserva que no lo conoce nadie. Pero le dije que estaba en pareja para protegerme un poco”, indicó.

Al momento de entrar, Sosa le dijo que no se anunciara en la recepción del hotel, sino que entrara por la puerta de atrás como "en secreto". Y al momento de llegar a la habitación, se encontró con los cuatro futbolistas que le ofrecieron un trago. “Armaron un fernet en el termo blanco que era de Osorio, del cual solamente habíamos tomado Sosa y yo. Cuando empiezo a tomar de ese fernet es cuando me empiezo a sentir mal. La cabeza me hacía chispazos como de alerta, pero el cuerpo no me respondía. Tenía frío, estaba mareada, como que me perdía, me dormía. Sosa directamente se duerme y qué casualidad que somos los únicos dos que tomamos de ese termo”, comentó.

Y agregó: “En un momento, mientras estaba siendo abusada por Florentín y por Cufré, me acuerdo que giré la cabeza para la cama en la que estaba Sosa con Osorio como para pedir ayuda. Sosa dormía y Osorio era como un espectador”.

Una vez que terminó la situación de abuso, "Luli" dijo que los tres futbolistas que seguían despiertos fueron al casino y la dejaron en la cama. Veinte minutos más tarde, se empezó a sentir mejor y pidió un Uber para volver a su casa. “Cuando empiezo a buscar mi short, mi bombacha, mis medias, mis zapatillas, veo que mi bombacha no estaba. No sé por qué se me da por abrir la mesa de luz. Me dejaron un fajo de plata atado en la bombacha”, se indignó.

Además, lamentó haber sido acusada por la opinión pública tras la mediatización de la noticia. “Siento que acá somos cinco los acusados. Ellos de abuso sexual y yo acusada de cómo debería haber actuado, de lo que debería haber hecho, de lo que no debería haber hecho”, aseguró.

Hacia el final de la nota, contó cómo es su vida después de aquel episodio: “Estoy triste. Siempre fui una persona que me comía el mundo, que me comía la cancha y hay veces en las que me miro en el espejo y no me reconozco. Vivo permanentemente con angustia, con miedo, con ansiedad, describió la joven. Además, está preocupaba por no poder volver a insertarse laboralmente.

“¿Cómo me reincorporo al periodismo deportivo? ¿Cómo hago que los jugadores vuelvan a confiar en mí? ¿Cómo me saco el estigma de la denunciante, de la víctima, de la puta, de la gato, de todo lo que se dijo de mí? Eso creo que el daño que me hicieron por comentarios y por redes sociales fue irreversible”, finalizó.

Está pasando