Sábado, 22 de Junio de 2024 Niebla 17.6 °C niebla
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Niebla 17.6 °C niebla
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Columnistas

Ricardo Alfonsín: “La desesperanza se está apoderando de quienes votaron a Milei”

Ricardo Alfonsín

El exembajador y dirigente radical Ricardo Alfonsín habló sobre el impacto de las políticas económicas del gobierno en sus primeros seis meses de gestión, la popularidad de Javier Milei y cuestionó duramente el contenido de la Ley Bases. Además, criticó a parte de la Unión Cívica Radical por “brindar herramientas” al oficialismo dentro del Congreso y definió su comportamiento en la Cámara de Diputados como el de una “línea interna” de La Libertad Avanza.

¿Qué opina de la Ley bases que se discute en el Senado?

No solamente es invotable el capítulo que se refiere al Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI), tampoco deberían votarse las facultades delegadas porque es un hombre con no demasiado aprecio respecto de los valores de la República, es un hombre cuyas posiciones no son tan predecibles, y no me parece lo más prudente otorgarle facultades delegadas, es decir, la posibilidad de que dicte, de sancione leyes, cosa que tiene prohibida por la Constitución Nacional.

También está la cuestión relativa a los impuestos a los Bienes personales que se bajan, los impuestos a los sectores más ricos, y se restituyen los impuestos a las Ganancias. Podrían haber hecho al revés (...) Se autorizan privatizaciones sin ninguna discusión (...) y se han aprobado en diputados también sin ninguna discusión, es increíble. Lo que hacen con los jubilados también, desde mi punto de vista, es muy injusto, con los que no han tenido los aportes es muy injusto, hay que encontrar una solución (...) Realmente espero que en el Senado se modifique el RIGI, pero además se modifiquen también los otros capítulos que desde el punto de vista de lo que es la identidad de la Unión Cívica Radical no pueden ser acompañados.

Ricardo, hay un personaje en el gobierno como Federico Sturzenegger, que nadie sabe bien cuál es el rol que tiene en el Estado, presionando y diciendo si la ley no pasa el Senado habrá mayores impuestos. ¿Qué le genera en términos personales?

Me parece que es una suerte de extorsión absolutamente incompatible con los principios y valores republicanos. Esos valores que tanto parecía reivindicar Sturzenegger cuando gobernaba el peronismo. Por otro lado, yo no creo que haya nada peor que aprobar estas normas, en particular el RIGI, porque son irreversibles y absolutamente contrarias a la posibilidad de desarrollarnos, a defender el interés nacional y al desarrollo de nuestras pymes y nuestras industrias nacionales.

¿Qué análisis hace de los Diputados que votaron esto? ¿Cree que el PRO co-gobierna?

Yo creo que sí, está Patricia Bullrich y hay otros funcionarios del PRO en el gobierno. Creo que el presidente del PRO (Mauricio Macri), al mismo tiempo que manifestó su desprecio por la UCR, ha manifestado sus coincidencias con LLA y su deseo de integrar el gobierno. En el Congreso, por otro lado, los diputados del PRO están manejándose como si fueran una línea interna del oficialismo. Lo que es increíble es que el radicalismo haga esto y encima con el argumento de que hay que brindarle al gobierno, porque ganó las elecciones, las herramientas que solicita. Es insostenible. (...) Es una impostura además, porque no hicieron lo mismo con el gobierno de Alberto Fernández, ni hacen lo mismo en Córdoba, por ejemplo (...).

¿Y cómo analiza la UCR hoy?

La UCR está en el peor lugar. Pero se metió ella misma en ese lugar. Estamos despreciados por la ultraderecha, despreciados por el PRO, por la derecha, Juntos por el Cambio está roto, pero de hecho, no hubo una decisión formal del partido. Tampoco fue el partido el responsable de que de hecho se haya roto Junto por el Cambio. (...) Y hay dos posiciones. La que encarnan el presidente del partido, Martín Lousteau y Facundo Manes, que proponen revisar el camino recorrido hasta ahora, desandarlo (...) Y está la otra posición de aquellos que quieren recomponer el acuerdo con el PRO, y a partir de eso, intentar un acercamiento y tal vez una alianza con LLA, se transgreden todos los límites. (...).

¿Por qué sigue tentado de alguna manera de volver a meterse en Juntos por el Cambio?
Con relación a lo que hizo Cambiemos, no fue culpa del PRO, fue una decisión del partido. Había perdido las elecciones y creía que no tenía derecho a opinar, ni a disentir, ni a formular ninguna propuesta. Y ahora está actuando de esta manera por pura especulación electoral. Seguramente algunos dirigentes de las encuestas le están diciendo que lo que demanda la sociedad es que le brinden determinadas herramientas (...) Yo espero que actúen todos como lo está haciendo el senador Martín Lousteau, un senador que con valentía y coraje y sabiendo que puede ponerse en contra opiniones importantes, no está dispuesto a sacrificar convicciones y apoyar cosas que cree que son malas para el país.

¿Considera que hay ausencia de debates o ideas en general, pero en particular en el campo popular?

Absolutamente. En la política hay ausencia de debate. Y esta ley es un ejemplo de ello. Si en Diputados se hubiera discutido como se está discutiendo en el Senado, de cara a la sociedad, a los contenidos de la ley, les hubiera costado muchísimo a los radicales acompañarla. (...).

Y en el mismo sentido, le pregunto, ¿cree que la política se banaliza viendo ciertos protagonistas en lugares de mucha centralidad y el escaso aporte que hacen al debate en términos importantes para la vida cotidiana de los argentinos?

Sí, creo que sí, que se ha perdido calidad, y uno ve las cosas que se dicen entre los dirigentes políticos, por ejemplo, las cosas que dijo el señor (Luis) Juez y llama la atención. Él sabe que lo que dijo no es cierto (...). Lo dice simplemente porque cree que le otorga algún rédito electoral. Nosotros tenemos que ser serios. Lo menos que nos puede pedir la sociedad a los políticos es que seamos serios. Lo menos que nos puede pedir, porque nos encargan cosas muy importantes. Y la verdad es que no se está actuando con seriedad. El comportamiento electoralista es cualquier cosa menos serio.

El presidente Milei mantiene un gran respaldo de una parte de la población, aún hoy, según estiman algunas encuestas. ¿Cree que esa parte de la sociedad le da crédito a Milei porque piensa que lo anterior estaba agotado?

La esperanza es lo último que se pierde. La sociedad estaba atravesando situaciones muy complejas. Y bueno, se ilusionó con la posibilidad de que con las políticas de La Libertad avanza se podrían resolver los problemas de los argentinos. Desde mi punto de vista, eso fue un gran error. Pero la sociedad todavía mantiene esperanzas. Y lamentablemente, sin perjuicio de que lo que les voy a decir seguramente no les resulte muy simpático, si no hay cambios en las políticas del gobierno, hacia adelante las cosas van a estar peor.

¿Y cómo se le habla a ese sector que quizás está sufriendo, pero no puede decir ‘me arrepiento del voto’?

No, no necesita decir me arrepiento del voto. Esto es algo que yo creo que se está dando y que no reflejan efectivamente las encuestas porque por ahí les cuesta decir esto y porque no quieren renunciar a la posibilidad o a la esperanza. Pero yo hablo con muchos amigos de la Unión Cívica Radical, a los que están compartiendo mis posiciones críticas respecto de lo que ha hecho el partido del 2015, y les pido que vayan a las sociedades de fomento, a los centros de jubilados, a los sindicatos en cada uno de los distritos del interior, no para hacer actos, desde luego, sino para preguntarles a las autoridades qué impresión tienen respecto del ánimo de la sociedad. Y la mayoría nos contestan que la sociedad o los sectores con los que ellos se vinculan están muy preocupados. Y ya la desesperanza se está apoderando también de quienes lo votaron. Y va a seguir ocurriendo. No sé dónde se van a meter los que ahora están acompañando decisiones porque simplemente ganó las elecciones y consideran que esa es una razón suficiente para acompañar cualquier herramienta, aunque sea dañina para el país.

¿Podemos imaginar a la UCR yendo sola a elecciones?

No, yo no creo que vaya a pasar eso. Yo creo que vamos a estar por muchos años, creo, reemplazando a los partidos políticos por frentes que reúnan. Espero que con frentes que reúnan a fuerzas afines. Pero la Unión Cívica Radical tiene que, sin ninguna duda, abandonar el acuerdo que hizo con el PRO y, por supuesto, ni intentar hacer un acuerdo con La Libertad Avanza, porque más allá del respeto que se le da a la UCR, los que nos merecen no tienen absolutamente nada que ver con nosotros.

Está pasando