Martes, 21 de Mayo de 2024 Cielo claro 11.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 11.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $929
Dólar Blue: $1180
Salud

Una mujer hizo la primera demanda contra la vacuna AstraZeneca y el Estado argentino

AstraZeneca

Los tribunales federales de Río Cuarto recibieron la primera demanda pública contra la vacuna del laboratorio AstraZeneca, que este mes reconoció en un tribunal británico que su vacuna del Covid 19 podía causar efectos secundarios poco comunes.

El recurso fue interpuesto por Flavia Ochoa, una mujer de 39 años, diagnosticada de Síndrome de Guillain Barre, un trastorno que ataca los nervios y provoca la paralización del cuerpo, cuyos primeros síntomas aparecieron el mismo día en que se dio la tercera dosis de la vacuna.

Ochoa, que debe utilizar una silla de ruedas desde entonces, recurrió primero por vía administrativa ante el Ministerio de Salud y al no obtener respuesta, llegó hasta los tribunales, con una demanda contra una de las farmacéuticas más grandes del mundo- con sede en Cambridge, Inglaterra- y contra el Estado Nacional, a quienes reclama una suma millonaria.

El abogado Pablo Roca, representante de la mujer, sostuvo que “hubo un daño a la fe pública y al sistema de salud en general provocado por AstraZeneca”. La demanda reclama resarcimientos por distintos daños: 7,4 millones de pesos por incapacidad sobreviniente; 25,3 millones de pesos por fondo de reparación Ley 27.573; 9,3 millones de pesos por proyecto de vida-pérdida de chance; 7,5 millones de pesos por daño moral; 1,5 millones de pesos por daño moral de la pareja; 49,5 millones de pesos por daño punitivo y 180.000 pesos por daño emergente.

En el testimonio de Ochoa que consta en el expediente judicial, la mujer relata que el 4 de enero acudió al vacunatorio de Coronel Moldes y se inoculó la vacuna AstraZeneca. “A posteriori a las 19:30 Hs. del mismo día comencé con calambres fuertes, se me aflojaban las piernas, luego me tuve que acostar temprano por los fuertes dolores que padecía, al otro día no pude ponerme de pie, me caí en peso muerto, tuvo que levantarme mi pareja. Consultando a mi médico de cabecera, la doctora me dijo que podía ser un efecto adverso de la vacuna que me había inoculado, pues cuando acudí al hospital de mi pueblo (Coronel Moldes) me confirmaron que se trataba de una reacción a la vacuna”, sostiene.

El mismo día comencé con calambres fuertes, se me aflojaban las piernas, luego me tuve que acostar temprano por los fuertes dolores que padecía, al otro día no pude ponerme de pie, me caí en peso muerto, tuvo que levantarme mi pareja.

La inoculación fue producto de la gran presión social, laboral, de los medios de comunicación y coacción ejercida desde el mismo ESTADO, pues no tuve otra opción que inocularme, de lo contrario perdía mi trabajo”, afirma la demanda. “Confíe en el consejo de los ‘expertos’, por esa errónea decisión de inocularme, perdí mucho más que mi trabajo, me arrebataron la vida, soy madre de un nene de 5 años, jamás fui informada y tampoco se me advirtió que podría sufrir efectos adversos, como asimismo de los riesgos /beneficios de la inoculación, no hubo un verdadero consentimiento de mi parte, solamente nula información y coacción”.

Ochoa, además, reclamó además que se declare inconstitucional el artículo de la Ley de Vacunas por las condiciones de indemnidad patrimonial respecto de las indemnizaciones.

Está pasando