Lunes, 24 de Junio de 2024 Algo de nubes 8.9 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 8.9 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $948
Dólar Blue: $1275
Sociedad

Cómo enseñarle a mi gato a no rasguñar

gato

El instinto de caza de los gatos es un rasgo que prevalece desde sus antepasados. Sin embargo, hoy en día puede resultar molesto para los dueños y perjudicial para sus muebles. ¿Cómo enseñarle a tu gato a no rasguñar?

Los gatos arañan para afilar sus uñas, para marcar territorio y para mantenerse en forma. Al arañar no sólo dejan marcas físicas, sino también olfativas, ya que al mismo tiempo segregan hormonas. Esto les ayuda a sentirse a gusto con su entorno.

Muchos gatos se obsesionan con una mesa o una silla y no dejan de arañarla, dañándolas de formas que -a veces- son irreversibles. Si no podés lograr que tu gato deje de arañar los muebles, no podés dejar de ver estos tips.

Cómo evitar que tu gato arañe tus muebles

Existen diversas técnicas para adiestrar a un gato. Estas son diferentes a las que se utilizan, por ejemplo, con los perros, ya que sus cerebros funcionan de formas distintas y, por consiguiente, no se puede utilizar las mismas técnicas para adiestrarlos a ambos.

La forma más sencilla de evitar que rasguñen los muebles es comprar un rascador, que puede ser horizontal, vertical o bien con capacidad de anexarse a un mueble. Con un artefacto así, los gatos se afilarán las uñas allí y no romperán los muebles. Es ideal que esté presente en la vida del gato desde siempre. Si esto no es posible, se lo puede atraer al principio mediante golosinas y luego dejar que el tiempo haga su trabajo y aprenda a ir sin necesidad de otros incentivos.

Si lo que araña tu gato son tus manos, es necesario enseñarle que no son un juguete. Para eso, hay que actuar alertado y tomarlo de la nuca como lo haría su madre, hasta llevarlo al suelo. Así, el gato entenderá que lo que hizo está mal. También se puede optar por tener cerca juguetes que puedan ser de su agrado, para que no deba usar tus manos para jugar.

En caso de que esto no funcione, se debe optar por fundas para cubrir el sillón, por sacar de la vista algún mueble valioso o, incluso, cerrar la puerta a una habitación determinada para que el gato no tenga acceso.

Y si los arañazos siguen suponiendo un problema a pesar de tomar todos los recaudos, es posible cortarle las uñas. Se recomienda que esto lo haga un profesional pero, en caso de hacerlo en casa, no hay que llegar nunca a la zona rosada y solo se deben cortar las puntas.