Domingo, 23 de Junio de 2024 Nubes 9.8 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 9.8 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Agro Con Vos

Buenas expectativas para la producción argentina, pero con el fantasma de la sequía

sequía soja emergencia agropecuaria PBI del agro producción argentina

La semana pasada la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) dio a conocer su última estimación sobre el estado de los cultivos agrícolas en la Argentina y la proyección de producción de los mismos.

El dato saliente es que la Bolsa ajustó la superficie trabajada con soja en el país, incrementando 200.000 hectáreas la superficie nacional que sería de 17,3 millones de hectáreas para la campaña en curso.

Con este nuevo panorama de siembra, también cambió la ecuación de la producción nacional de soja que, de mediar un buen clima para acompañar el desarrollo de los cultivos, la Argentina produciría 52,5 millones de toneladas de soja en la campaña 2023/24.

Producción argentina y el fantasma de la sequía

No obstante, el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa advierte que "para sostener dicha producción, se harán necesarias futuras precipitaciones, que tendrán un rol fundamental para transitar etapas críticas de definición de rendimiento y, a su vez, las de mayor demanda hídrica; que de no suceder podrían impactar en nuestra actual proyección".

Lo cierto es que la segunda quincena de enero revivió el fantasma de la sequía de las campañas anteriores, donde se perdió más de la mitad de la cosecha nacional de soja y tantos otros millones de toneladas de otros cultivos.

En estos últimos días no se registraron precipitaciones importantes en la región agrícola, y la temperatura media también aumentó, con lo cual los productores tienen miedo que esta situación climática se pueda extender en febrero, un período crítico para definir rendimientos en soja y maíz.

Sin ir más lejos, en la jornada de hoy el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió una alerta roja para varias provincias, incluidas las que producen granos.

Los meteorólogos descartan una nueva sequía y algunos sostienen que las lluvias reaparecerán la semana que viene, pero que de todas formas advierten que habrá que monitorear de cerca la situación de cada lote, por el impacto que pueda tener una ola de calor.