Martes, 11 de Junio de 2024 Cielo claro 15.7 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 15.7 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1295
Columnistas

¿De fiscal a intendente?: la historia de Francisco Azcué, el candidato más votado en Concordia

Francisco Azcué

Encaminado a ser el jefe comunal más joven de la historia de Concordia, Francisco “el Gringo” Azcué es músico, abogado y padre de dos hijos. Fue el fiscal de la Fiscalía 1 de la ciudad, tuvo récord de condenas y el 31 de septiembre de 2022 renunció a su cargo para ser candidato a intendente por Juntos por el Cambio.

En las PASO obtuvo el 50% de los votos, le ganó al oficialismo peronista-kirchnerista de Enrique Cresto y, en diálogo con Diario Con Vos, cuenta cómo decidió dar el salto a la política: “Hay que meterse para cambiar las cosas, hay que jugársela”.

Dejaste la Justicia para dedicarte a la política ¿cómo fue esa decisión?

Fue un proceso de maduración que llevó mucho tiempo. Yo trabajaba investigando delitos, acusando en representación del Estado, del Ministerio Público Fiscal. Conocí profundamente mi ciudad desde ese rol porque uno, por la función que me tocaba desempeñar (...), empieza a ver todo el ecosistema y el mecanismo instalado, una decisión política digamos, de que esto no cambie. Por otro lado, veo una puesta en escena de meterse con el último eslabón de la cadena y no meterse con la corrupción, y, sumado a ello, la persecución a nuestra fiscal anticorrupción acá en Entre Ríos (Cecilia Goyeneche), que fue quien investigó al exgobernador Urribarri condenado posteriormente, y que, mediante un proceso ilegítimo con muchas irregularidades, fue destituida. Fue un acto de rebeldía, de decir que no es una buena idea salvarse sólo, creo que hay que meterse para cambiar las cosas, hay que jugársela.

Concordia

Me contabas el caso de la fiscal perseguida ¿quién la persiguió?

El poder político. Fue la mejor fiscal de la historia de Entre Ríos, una mujer brillante de una formación académica muy elevada con mucha capacidad, con mucha decisión, determinación y llevó adelante investigaciones de corrupción muy complejas, entre las cuales está la causa que terminó con la condena de Urribarri.

¿Crees que siendo intendente podés combatir mejor esos temas?

La situación de nuestra ciudad, de nuestra provincia, de nuestro país, es un problema político, un problema de decisiones políticas. Uno puede tener mucha más injerencia que desde la fiscalía.

En el trabajo que hacíamos con la policía, con las distintas fuerzas, uno ataca el final del problema, cuando ya ocurrió el delito. (...) Pero no se ataca a las fuentes. (...) Yo sentía que estaba dejándolo todo y fue un honor para mí ser fiscal, es mi pasión, desde chico quería ser detective, y me encanta el trabajo que hice. La verdad estaba cómodo en términos económicos y por el poder que uno tiene como fiscal, pero sentía que no estaba moviendo la aguja. Tengo dos hijos, uno de 9 y otro de 5, nosotros vivimos acá, amamos esta ciudad, es la ciudad de mis tatarabuelos y nosotros vamos a vivir acá toda la vida y nos vamos a morir acá. Cuando uno analiza qué quiere para su vida y en qué quiere invertir el tiempo, yo soy bastante idealista, tengo esa rebeldía de querer cambiar las cosas, de querer enfrentarme cuando veo que algo es injusto, y no quiero que me pase la vida y después decir 'no hice nada’.

¿Cómo está la ciudad en índices de pobreza y desocupación y cuánto crees que afecta el contexto económico nacional a Concordia?

Yo tengo 36 años y me acuerdo cuando estaba en la secundaria, hace más de 20 años, y cada vez estamos peor. Hoy tenemos 58% de pobreza y 70,2% de pobreza infantil, estamos hace muchos años en el podio de las ciudades más pobres del país, con un problema de estancamiento en términos del desarrollo productivo, una ciudad que ha brindado un ecosistema favorable para el desarrollo de las bandas narco criminales. (...) Esta ciudad lo tiene todo, tiene todas las condiciones para ser una ciudad de punta. Estamos frente a la segunda ciudad de Uruguay, sobre el río Uruguay, tenemos una represa, estamos en una autovía, en una ubicación geográfica estratégica por el lugar donde se encuentra, en relación con otros países: Brasil, Uruguay y Paraguay. (...) Producimos materia prima (madera, citrus, arándano), tenemos todas las condiciones. Concordia ya fue una potencia, ya fue una ciudad de punta (....) no había prácticamente desocupación, pero bueno se aplicaron estas políticas que fracasaron en todos lados, y si no anda a ver cómo está Venezuela, cómo está Nicaragua, cómo está Cuba (...). También la falta de alternancia porque en Concordia hace 40 años que gobiernan las mismas familias. La culpa tampoco es un partido, no quiero entrar en eso, pero si te digo que esa falta de alternancia, esa la falta de disputa, de ejercicio activo de la democracia y de la participación también es muy nociva. (...).

¿Cómo analizás la gestión del intendente Enrique Cresto?

Ha tenido ciertas dificultades porque a poco tiempo de iniciado el mandato fue nombrado como funcionario de Lenosa, se fue de la ciudad y quedó el viceintendente a cargo, eso trajo algunos problemas de liderazgo. (...) Ya cuando volvió como intendente, con el inicio de campañas dentro de la ciudad y de la provincia, creo que fue algo negativo para la ciudad, no le han encontrado el rumbo a la ciudad, a la posibilidad de desarrollarse, han traído algunas obras pero creo que no ha sido buena. Las cosas buenas que haya hecho las vamos a continuar, por supuesto (...).

Estamos en un momento de nuestra historia a nivel nacional, provincial y acá en nuestra ciudad, que tenemos que llevar adelante acciones con racionalidad, con tranquilidad, esto no es para locos (...) Hay que hacer un montón de cosas: bajar los impuestos, eliminar burocracia, tener equilibrio. Tenemos la mitad de nuestra población bajo línea de pobreza, si vos eliminas al Estado, lo sacás porque entendés que no hay que intervenir, vas a tener un problema porque hay mucha gente que no tiene las herramientas mínimas para ser parte del sistema.

¿Qué dirigente te representa mejor dentro del radicalismo?

Hay muchas personas que tienen, por su conducta, por su forma de ejercer el poder y de manejarse políticamente, cosas muy positivas. El gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, (Alfredo) Cornejo en Mendoza, Luis Petri también. Hay mucha gente valiosa dentro del radicalismo, yo creo que también el partido ha tenido su crecimiento y es protagonista de este proyecto. (...) Hoy creo que también tenemos que, sin perder las bases, pensar en un radicalismo que sea contemporáneo a los tiempos que vivimos. Yo estoy convencido que hoy tenemos que ocuparnos de que nuestro país vuelva a generar riqueza (...). Pero hay que hacerlo con equilibrio y teniendo en cuenta que hay muchas personas que están fuera del sistema. (...) Hay que apostar por la educación, poner todos nuestros recursos para que darle las herramientas a las personas para que se desarrollen, sean parte del sistema pero terminar con este modelo asistencialista que hace un culto de la emergencia y generar inclusión real a través de las herramientas más poderosas que tenemos, que es la educación, que es la cultura.

Azcué

¿Qué expectativas tenés en cuanto a las elecciones a gobernador en la provincia de Entre Ríos y a las nacionales?

Tenemos las mejores expectativas, estamos construyendo un proyecto político muy serio, estamos trabajando de forma articulada con los distintos equipos de Rogelio Frigelio y de Patricia Bullrich. Creemos que el escenario que se está dando es muy alentador, si vos ves en todo el país cómo se han desarrollado las distintas elecciones, creo que la gente hoy, los argentinos, entendemos que tenemos que cambiar el rumbo (...) y ese cambio tiene que ser un cambio con equilibrio y nosotros tenemos los equipos, tenemos la espalda, tenemos la estructura legislativa porque hay muchas modificaciones y cambios que hay que hacer que dependen de la modificación de leyes y para eso tener que tener estructura en el Congreso. Nosotros también luchamos por la libertad, es decir, acá ningún partido puede arrogarse la titularidad exclusiva de la lucha por la libertad que para nosotros es un valor supremo (...). No es suficiente andar pegando gritos y haciéndose el guapo, sino que hay que tener estructura, hay que tener equipos, hay que tener espalda, hay que tener experiencia, hay que tener también la fuerza de la juventud que es la que empuja, la que tiene esa rebeldía (...).

Está pasando