Lunes, 15 de Abril de 2024 Lluvia ligera 20.6 °C lluvia ligera
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Lluvia ligera 20.6 °C lluvia ligera
 
Dólar BNA: $912
Dólar Blue: $1010
Mundo

Condenan a muerte a un hombre que asesinó a 11 personas en una sinagoga en Estados Unidos

sinagoga

Un jurado votó por unanimidad para condenar a muerte a Robert G. Bowers, quien en 2018 disparó a mansalva contra feligreses de una sinagoga de Pittsburgh. Tras dos meses de juicio, el hombre de 50 años recibió la pena capital por el ataque más mortífero contra la comunidad judía en la historia de Estados Unidos.

Luego de recibir la condena, Bowers se convirtió en la primera persona en ser condenada a muerte en un caso federal en cuatro años. Los fiscales determinaron que el hombre había sido motivado por el odio hacia la comunidad judía y no mostraba ningún tipo de remordimiento.

Anteriormente el jurado ya había declarado culpable de los 63 cargos que se le imputaban a Bowers, incluido el delito de odio. Este último puede conllevar la pena de muerte en Pensilvania. Durante el juicio, la defensa argumentó que el criminal sufre problemas mentales.

asesino sinagoga
Robert G. Bowers.

Sin embargo, el jurado determinó que tenía un plan preciso para asesinar judíos. En su argumento de cierre, la Fiscalía aseguró que Bowers estuvo claramente motivado por odio religioso. Además, le recordó al jurado que el hombre de 50 años publicó en internet mensajes antisemitas un rato antes del ataque. Incluso, se declaró orgulloso de haber cometido el crimen en la sinagoga.

Cómo fue el ataque a la sinagoga

En la mañana del 27 de octubre de 2018, Bowers ingresó a la sinagoga de Pittsburgh armado con un rifle de asalto y tres pistolas de mano. Luego, disparó a mansalva contra los feligreses que asistían a una ceremonia religiosa. 

victimas sinagoga
Las once víctimas en el ataque antisemita en la sinagoga.

Allí mató al menos a 11 personas e hirió a varias más. Bowers irrumpió durante el bautismo de un bebé en la sinagoga Árbol de la Vida. La misma está ubicada en Squirrel Hill, un barrio de nutrida población judía en Pittsburgh, en el estado de Pensilvania.

Finalmente, luego de haberse resguardado en una barricada en una oficina del tercer piso del edificio, el hombre se entregó y fue arrestado. Sin embargo, momentos antes hubo un intenso tiroteo en el que hirió a cuatro policías.