Domingo, 14 de Abril de 2024 Llovizna ligera 20.0 °C llovizna ligera
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Llovizna ligera 20.0 °C llovizna ligera
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1005
Mundo

Quiénes eran los turistas que estuvieron en el submarino del Titanic

En el día jueves, la Guardia Costera de Estados Unidos confirmó la muerte de los cinco tripulantes del submarino que llevaba turistas a recorrer las ruinas del Titanic. A bordo del sumergible estaban el millonario británico Hamish Harding; Shahzada Dawood, el paquistaní que viajó con su hijo Suleman Dawood; el buceador francés Paul-Henri Nargeolet; y Stockton Rush, director de la empresa que operaba el submarino.

Hamish Harding era un explorador y turista espacial, fundador del Grupo Action y presidente de la empresa Action Aviation, compañía de servicios de ventas y operaciones de aviación.

Shahzada Dawood, quien viajaba junto con su hijo, Suleman Dawood, era un empresario de 48 años perteneciente a una de las familias más ricas de Pakistán. Dawood nació en Paquistán pero se mudó a Londres en donde estudió Derecho en la universidad de Buckingham. También era miembro del Círculo de Fundadores del British Asian Trust, cuyo presidente es Carlos III, rey de Inglaterra.

Stockton Rush era el fundador y director general de OceanGate, la empresa que operaba el submarino que se hundió cerca del Titanic. Stockton era una figura prominente en la exploración del océano profundo. Rush era piloto de jets de transporte, habiendo comenzado con tal solo 19 años de edad, el más joven del mundo. Sin embargo, su curiosidad por los mares lo llevó a fundar OceanGate, impulsando avances en tecnología marina e investigación científica.

Paul-Henry Nargeolet era un excomandante de la armada francesa, que se unió al Instituto Francés de Investigación y Explotación del Mar en 1986 y al año siguió lideró la expedición de recuperación del Titanic. Nargeolet lideró varias expediciones al Titanic era muy respetado en el campo de la investigación submarina.

Qué pasó con el submarino

La nave Titán, que se sumergía hasta los 3800 metros de profundidad para llegar a los restos del legendario buque en una viaje que duraba, contando el descenso y el ascenso, ocho horas en total, había perdido contacto con la base una hora y 45 minutos después de sumergirse en el mar.

Finalmente, tras días de búsqueda, y ya siendo imposible que los tripulantes sobrevivieran debido a la falta de oxígeno; John Maguer, el comandante de la Guardia Costera, dijo que el Horizon Arctic, su vehículo que manejaba de manera remota, encontró parte del submarino a 500 metros de las ruinas del Titanic. La cápsula había implosionado antes de alcanzar las ruinas del mítico buque.