Domingo, 26 de Mayo de 2024 Muy nuboso 6.5 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 6.5 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $932
Dólar Blue: $1220
Policiales

Otro femicidio: Una chica de 25 años fue asesinada por su compañero de trabajo

femicidio

Dos días antes de un nuevo aniversario de "Ni Una Menos", tuvo lugar otro femicidio: Una chica de 25 años fue asesinada por uno de sus compañeros de trabajo. Ella ya lo había denunciado por maltratos y acoso. Él entró al local donde trabajaban, le pegó siete tiros y escapó.

El jueves pasado, Renzo Eduardo Chidichimo de 25 años, entró al local en el que trabajaba con la víctima Rocío Magalí González en Saladillo. El atacante estaba fuera de su horario laboral, solamente entró, le disparó siete veces a su compañera y escapó. Rocío murió en el hospital, a causa de las heridas de bala.

La fiscal Patricia Hortel, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción descentralizada de Saladillo, está a cargo de la investigación. En cuanto al caso, dijo al noticiero de C5N que "en todo momento se supo quién era, el caso lo tuvimos esclarecido el primer día, tomamos intervención inmediatamente y a las 21 del día 1 de junio estaba presentada la requisitoria de detención".

Además, sostuvo: "En ningún momento dejamos de buscarlo". Y agregó: "Esta persona, después de cometer el hecho, se dio a la fuga. Se hizo un registro en la casa, se encontraron elementos relevantes para la investigación. Se continuó buscándolo con las cámaras de la seguridad de la municipalidad de Saladillo por los lugares que interpretamos nosotros por los lugares que sospechamos, se podría haber dado a la fuga".

También informó sobre los avances en la investigación: "Vamos detrás de su rastro. La moto apareció tirada. Hablando por paisanos, porque fue en zona rural, vamos hilvanando su recorrido, pero por el momento no dimos con él". Y sumó: "Encontramos balas que son, seguramente, las mismas. Supongo que no se ha ido preparado como para profugarse. Este tipo de fugas tiene un tiempo relativamente corto porque desde el momento que está siendo buscado por policía de provincia y Ciudad de Buenos Aires".

La foto del femicida ya "fue repartida a las localidades aledañas", según la fiscal. Sin embargo, la única con la que cuentan es la que captó la cámara de seguridad. Además, presumen que el asesino "está armado, porque el arma no la encontramos".

Las denuncias previas al femicidio

Chidichimo ya tenía denuncias previas por parte de la víctima. Lo acusaba de acosarla y maltratarla. En cuanto a estas demandas, la fiscal aclaró: "Rocío comenzó a trabajar con el femicida hace un año y medio. Esta persona trabajaba años antes en ese lugar y ella comenzó a ser molestada por él e hizo una presentación civil en la Comisaría de la Mujer de Saladillo, intervino la jueza de paz y dio y notificó las ordenes de restricción".

Durante un tiempo, el agresor cumplió con estas órdenes. Además, el empleador de ambos estableció una agenda laboral en la que no se cruzaban. Sin embargo, en mayo la volvió a acosar en la calle. Ante la insistencia, ella volvió a pedir las cautelares ante la justicia civil, se las reestablecieron y se le notificó al acusado de la situación. La fiscal, aclaró que "Rocío nunca denunció a su agresor penalmente, solo pidió cautelares". Y explicó: "Si la víctima denuncia penalmente, yo no puedo intervenir. La jueza de paz dejó en claro que iba a dar aviso a la justicia penal si había un segundo incumplimiento".

Para cerrar, dijo que "El mensaje más claro es que las mujeres deben atreverse a denunciar penalmente a su agresor, no solo pedir una cautelar o una restricción" y que hay que "concientizar a todas las víctimas que, frente a estas situaciones, denuncien penalmente" para poder accionar antes de llegar al femicidio.

Está pasando