Lunes, 20 de Mayo de 2024 Algo de nubes 8.4 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 8.4 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $928
Dólar Blue: $1120
Policiales

Vieron a Sáenz Valiente "en bóxer" cuando cayó Emmily Rodrígues

Francisco Sáenz Valiente

El testigo, un albañil que se encontraba trabajando en un edificio de enfrente al momento de la muerte de Emmily, declaró que vio al empresario "en bóxer" luego de que Emmily cayera por el balcón. Este testimonio compromete a Sáenz Valiente por la vía de posible acoso sexual.

El abogado querellante, Ignacio Trimarco, sostuvo que esta declaración “compromete a Sáenz Valiente”, ya que el hecho de que esté en bóxer y en cuero, puede hacer presumir una de sus hipótesis.

La hipótesis de Trimarco es que Emmily –quien fue hallada totalmente desnuda-, quiso escapar de algún tipo de acoso sexual, según informó Télam. En la indagatoria, Sáenz Valiente declaró no haber mantenido relaciones sexuales con Emmily. En su departamento se encotraron juguetes sexuales y preservativos usados.

Los allegados de Emmily denunciaron que se trataba de un femicidio y que ella y otras mujeres estaban siendo víctimas de una red de abusos sexuales perpetrados por Sáenz Valiente y allegados con poder, una de ellas denunció que "hay 9 chicas que fueron violadas por Sáenz Valiente" pero que el fiscal no se comunicó con ellas para que declararan.

En este contexto, esta semana se conocieron mensajes que el empresario había borrado de su celular donde le decía a las mujeres fue fueron a su casa que tenía “tuci, coca y faso”, y además el audio posterior a la segunda llamada al 911 que hizo, donde se escuha el momento de la caída y que el imputado grita: “¡La puta madre, no la pude agarrar!”.

Qué declaró el nuevo testigo

El testigo es C.A, un albañil de nacionalidad paraguaya, que brindó su testimonial ante el fiscal Santiago Vismara de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 10. Testimonió que esa mañana del 30 de marzo, él llegó junto a su hijo y otros tres obreros más al edificio de la calle Libertad 1542 a las 8.40 para trabajar en una obra que se realiza en el departamento del segundo piso.

El hombre contó que en un momento escucharon “ruido” y que al asomarse por el balcón, una vecina de la vereda de enfrente “gritaba que una mujer estaba pidiendo ayuda” en el edificio donde él estaba trabajando.

También declaró que al llegar al séptimo piso uno de ellos golpeó la puerta que da a la cocina, pero nadie abrió” ni respondió y que cuando él estaba en la escalera “se escuchó un ruido, ‘un pla’, como si cerrás una puerta de golpe, o como un golpe seco”.

Cuando nosotros subíamos la escalera se escuchaban gritos de una mujer, lo que sí, no se entendía si eran gritos de auxilio o de pelea”, agregó.

Luego, relató cómo fue su encuentro con Sáenz Valiente: “Mientras yo estaba en la escalera entre el séptimo y el sexto piso, vi que este Francisco salió del sexto piso por la puerta principal. Él estaba en boxer, él intentó ponerse el pantalón, lo tenía en la mano. (…) Así como estaba sin ponerse el pantalón volvió a entrar a su casa”. También expresó que estaba "en cuero".

El próximo lunes a las 12, los camaristas harán una audiencia oral tras la cual se definirá si confirman la falta de mérito dictada el pasado 18 de abril por el juez Martín Del Viso para Sáenz Valiente o si hay elementos para procesarlo por algún delito.

Los fiscales Santiago Vismara y Mariela Labozzetta buscan que el empresario sea procesado con prisión preventiva por dos delitos: "femicidio", que prevé una pena de prisión perpetua, y "facilitación de estupefacientes y de un lugar para usarlos".

En su dictamen, los fiscales resaltaron, entre otros puntos, que se trató de un caso de "grave violencia contra la mujer", que la muerte de Emmily se dio en un "contexto sexualizado", que hubo por parte del imputado una "facilitación de estupefaciente" y del domicilio donde se consumieron, y que la escena fue "alterada".

Los estudios toxicológicos realizados por el Cuerpo Médico Forense revelaron que, antes de caer al vacío, la modelo brasileña consumió alcohol (1.0 gramos en sangre fue el dosaje), cocaína, marihuana, ketamina y MDMA.