Martes, 28 de Mayo de 2024 Niebla 8.8 °C niebla
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Niebla 8.8 °C niebla
 
Dólar BNA: $934
Dólar Blue: $1205
Policiales

Lo contrató para una obra, no le gustó el trabajo y lo secuestró para recuperar la plata

secuestró

Imputaron a un hombre que secuestró a un empresario de la construcción en Rosario. Para liberarlo, pidió 33.500 dólares a modo de rescate. La suma solicitada por el acusado es la misma que le costó hacer una obra a cargo del secuestrado, que no le gustó cómo quedó.

La investigación está a cargo de la fiscal Viviana O'Connell. El imputado llamado Germán, de 44 años, fue acusado oficialmente esta mañana. Tras la audiencia, la fiscal pidió ante la jueza Valeria Pedrana que la Justicia Federal se hiciera cargo del caso, ya que considera que se trató de un secuestro extorsivo.

Lo que se sabe hasta el momento es que el imputado citó al empresario en su casa, ubicada en pleno centro de Rosario, para hablar de la obra. En primera instancia, el acusado le iba a reclamar que se había incumplido una parte del contrato. Según la fiscal, una vez en la casa, Germán lo secuestró, lo amenazó con un arma y le exigió llamar a su socio para que le devuelvan el dinero que había pagado por la construcción y los materiales.

En ese contexto, la víctima llamó a su socio y le pidió la plata para ser liberado. Además, fue obligado bajo amenaza de muerte a firmar documentos en blanco mientras el acusado lo apuntaba con el arma. Por su parte, el socio fue quien hizo la denuncia y acudió a la entrega del dinero, un total de 33.500 dólares que dejó cerca de la casa de Germán. El secuestrador contó la plata en frente de ellos y minutos después, liberó al empresario que estuvo retenido aproximadamente 4 horas.

Durante la tarde, detuvieron al imputado y allanaron la casa. Allí, secuestraron una pistola Taurus calibre 9 milímetros, otro revólver calibre 32 largo, un pistolón, una escopeta y distintas municiones. También incautaron una máquina de contar billetes, cheques firmados en blanco, frascos con cogollos de marihuana y esposas.

Está pasando