Domingo, 14 de Abril de 2024 Nubes 19.9 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 19.9 °C nubes
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1005
Policiales

Masacre de Monte: un testigo denunció que los policías les pidieron coimas de $35 mil

Policías acusados por la Masacre de Monte

Este martes declaró en el marco del juicio por la Masacre de Monte el hermano de Aníbal Suárez, el joven que murió junto a tres adolescentes tras chocar mientras eran perseguidos por la policía a los tiros en mayo de 2019. El testigo, llamado Emanuel Suárez, reveló que la policía los había detenido arbitrariamente meses atrás y les había pedido coimas de decenas de miles de pesos.

"La última vez que lo vi a Aníbal fue el domingo 19 de mayo a la noche. Era changarín, albañil. Nos habíamos venido de Misiones a Monte por trabajo un año atrás. Quería ayudar a su mamá que seguía viviendo allá", relató Emanuel Suárez este martes, en el marco del juicio por la Masacre de Monte. En este sentido, explicó que su hermano había cambiado su moto por un Fiat 147 un tiempo antes y que la policía solía generarle problemas con los papeles del auto por no haber cambiado su domicilio legal a San Miguel del Monte.

En adelante, el testigo narró una situación de aprietes y pedido de coimas por parte de la policía que contrastó fuertemente con el relato de la defensa de los policías imputados. Los abogados de los acusados le echaron la culpa de lo sucedido a Aníbal Suárez, quien al momento de la masacre tenía 22 años, alegando que manejaba alcoholizado, que conducía en zigzag y que “también emborrachó a los adolescentes”.

La situación relatada por Emanuel Suárez sucedió dos meses antes de la Masacre de Monte: "La policía nos hizo seña de luces y nos llevaron a la comisaria. Ahí nos empezaron a apretar porque teníamos el domicilio en Misiones. Que teníamos que pagar una multa para salir. Como no teníamos domicilio en Monte, nos dijeron que iban a dejarnos detenidos". Dicho esto, el joven agregó que los policías les ofrecieron liberarlos a cambio de $35.000, pero que ellos sólo pudieron darles una parte de esa suma: "Les dimos $5000 que, para nosotros, era mucha plata".

Asimismo, Emanuel agregó que su hermano no tenía multas y reconoció que "no tenía licencia de conducir" ni el seguro del vehículo al día. A este respecto el tío de Aníbal, Hugo Suárez, declaró minutos después que, efectivamente, el auto de su sobrino "tenía el seguro vencido”, pero explicó que “no se lo quisieron asegurar por el mismo tema del domicilio".

Además de Emanuel, hubo otro testigo que comprometió la versión de los policías. Se trató de Jonathan Coria Peralta, un empleado de una pizzería local que relató que esa misma noche pasó con su auto al Fiat 147 en el que viajaban las víctimas y aseguró que “el auto circulaba de forma normal” y que no iba en zigzag."Eso fue después de las 12, cuando terminé mi turno. Yo tenía un Ford Escort y pasé al 147 del choque por la Costanera. Yo iba a 70 kilómetros por hora y el Fiat iba más lento. Antes había visto a dos chiquitos empujar ese auto porque se había quedado frente a la plaza principal", afirmó.

Estos testimonios se produjeron en el marco de la segunda audiencia del juicio por jurados contra excapitán de la policía bonaerense Rubén Alberto García y a los oficiales Leandro Ecilape, Mariano Ibáñez y Manuel Monreal, acusados de ser coautores del asesinato de Aníbal Suárez (22), Danilo Sansone (13), Gonzalo Domínguez (14) y Camila López (13), y de la tentativa de homicidio de Rocío Quagliarello (entonces de 13 años).

Con información de Télam.

Está pasando