Miércoles, 28 de Febrero de 2024 Cielo claro 22.0 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 22.0 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $885
Dólar Blue: $1070
Política

Margarita Stolbizer: “La gestión económica de Massa es un fracaso”

La diputada nacional de la Provincia de Buenos Aires por Juntos por el Cambio habló sobre su alianza con el ministro de Economía en 2017, sobre Alberto Fernández, la necesidad de ordenar una transición y criticó al líder de la Libertad Avanza, Javier Milei: “Es un personaje con propuestas fantasiosas”.

Sergio Rosso: ¿Qué se pone en juego en estas elecciones 2023?

Margarita Stolbizer: Tenemos que retomar un camino de crecimiento y desarrollo para el país, avanzar en la construcción de consensos. Necesitamos fundamentalmente espacios de acuerdo, que no es uniformidad de pensamiento, sino acordar pensando en un proyecto colectivo. Necesitamos reconstruir un proyecto colectivo de Nación.

SR: ¿Cómo evalúa al gobierno Alberto Fernández?

MS: Mal, lógicamente. No hay indicadores que muestren algún buen resultado. Es muy difícil, aún en términos objetivos, quitando cualquier subjetividad de lado.

Si a eso agregamos además una autoridad presidencial muy debilitada en un país que es presidencialista…Hoy tenemos una figura muy devaluada, eso no es simplemente una cuestión que tenga efectos personales en el hombre. Tiene efectos institucionales, políticos y sociales.

SR: Usted fue muy crítica de Mauricio Macri y de su plan económico ¿La gestión económica de este gobierno es peor?

MS: En este país es muy difícil intentar mirarnos en el pasado porque lo que nos pasa en el presente es la acumulación de todos los errores anteriores.

Cuando hoy decimos ‘tenemos más pobreza’ yo no digo ‘éste es peor que el otro’. Lo que digo es que se va acumulando lo malo que hizo el anterior. Cuando Macri llegó al gobierno venía acumulando lo malo que le había dejado Cristina (Kirchner).

Cuando la gente te dice ‘no creo en la política', no cree, justamente, porque tiene estos indicadores. A 40 años de democracia tenemos más de 40% de personas pobres. Lo que significa es que viene harta de muchos gobiernos que no le resuelven los problemas.

SR: ¿Es posible bajar la inflación mientras el país esté atado al plan del FMI?

MS: Es necesario ponerse como meta bajar la inflación y no es suficiente salir del acuerdo con el FMI. Es cierto que la inflación es multicausal, pero también hay que pensar en esa multicausalidad, hay muchas que son cuestiones de responsabilidad del gobierno, la emisión y también la falta de controles. Se nos habla del control de los precios y todavía los alimentos aumentan enormemente. Hay fallas muy grandes de cuestiones que se podrían corregir con independencia de ese condicionamiento.

SR: Juntos por el Cambio se reunió para definir el programa de gobierno ¿qué nos puede contar?

MS: Respecto a la inflación -y del panorama de la economía que es muy complejo, casi desolador- nosotros la reconocemos como destrucción del salario. La inflación no es simplemente un número, nos espanta el efecto que eso tiene en el salario, en la jubilación, como desordena en general la vida social. Para eso hay que tener equilibrio fiscal, hay que tener una política monetaria y financiera responsable y, sobre todo, lo que hablábamos antes: no se sale de la inflación con un gobierno debilitado en su autoridad y poco creíble. La primera misión que el próximo gobierno tiene es reconstruir la institucionalidad y la estabilidad política para que eso nos permita ir hacia una estabilidad económica.

SR: En este momento tan complicado ¿cómo se ordena el Estado sin poner en riesgo la gobernabilidad? ¿Cree que se necesita un acuerdo entre los candidatos?

MS: Sin duda. Yo presenté un proyecto sobre el régimen de transición presidencial. Creo que lo primero tendríamos que tener es una transición para ver cómo se establece qué se hace en el último año o últimos meses de gestión.

El gobierno que empiece necesita estabilidad, los acuerdos son imprescindibles en Argentina y yo diría que hoy es la carencia más grande que tenemos.

SR: ¿Hay muchas probabilidades de que suceda lo que sucedió después de las PASO con el gobierno de Macri?

MS: Sí, también el renunciamiento del propio Presidente demuestra eso y debilita en conjunto al gobierno. Han dado muy malos pasos. Las propias críticas que la Vicepresidenta le hace a su propio Gobierno como desentendiéndose contribuyen a debilitar. Hay que mirar eso en términos de las consecuencias económicas y sociales que estas cuestiones tienen.

SR: En ese marco ¿hay espacio para políticas económicas de shock o es inviable?

MS: Hablar de shock a gradualismo es quedarse en la consigna, no hay duda que hay que hacer ajustes, pero hay que ser muy selectivo en la decisión de qué tipo de ajustes. Esto fue motivo de la reunión que tuvimos en Juntos por el Cambio.

Lo primero que hay que hacer, como gesto, es ajustar en los privilegios de la política, la política tiene que recuperar ejemplaridad. No podemos salir a decir que vamos a ajustar en la jubilaciones, sin antes haber hecho el ajuste de la política. Esa debe ser la prioridad.

SR: Algunos en Juntos por el Cambio plantean levantar el cepo al dólar desde el primer día. ¿Cuál es su posición al respecto?

MS: Yo creo que hay que esperar y rodear eso de otras medidas. Nunca hay que pensar que una medida por sí sola resuelve los problemas, lo que tenemos que tener es un plan.

Un problema de este gobierno ha sido que no tuvo nunca un programa y que hasta subestimaron el valor que tiene.

SR: En 2017, usted se acercó a Sergio Massa ¿Cómo analiza esa alianza hoy?

MS: Yo separo el por qué de ese acuerdo del lugar que tiene hoy Massa. En 2017, venía de confrontar con el kirchnerismo en tres elecciones: en el 2013, cuando les gana con una gran elección, en el 2015 cuando se postula como candidato a presidente y en el 2017 me busca a mí para hacer un acuerdo, subirse al escenario y decir que iba a meter presos a los corruptos.

Venía con una agenda social muy interesante y muy complementaria a la agenda institucional mía. En ese momento estaba totalmente justificado. Después, él terminó cambiando su posición y aliándose con los corruptos que antes iba a meter presos.

SR: ¿Y cómo ve su gestión en Economía?

MS: Yo siempre dejo aparte lo que me parece que son las cualidades personales que Massa tiene, las cualidades políticas, sobre todo porque es un hombre de trabajo, de estudio, que se preocupa sinceramente. Las condiciones con las que agarra ese ministerio no lo ayudan para nada.

Este juego del policía bueno y el policía malo en el que Cristina critica al FMI cuando Massa negocia con el FMI. O nos quieren engañar a todos nosotros o engañan al Fondo.

Las condiciones para bajar la inflación como pretendía a tres puntos era prácticamente una hazaña imposible. Hoy la gestión económica de Massa es un fracaso. No por falta de condiciones propias, sino por un contexto inmanejable.

SR: Hasta no hace mucho tiempo el Frente de Todos y Juntos por el Cambio concentraban buena parte de la oferta electoral, hoy hay una tercera alternativa muy fuerte que es Javier Milei ¿qué consideraciones hace?

MS: La irrupción de Milei con este potencial es el emergente de las incapacidades que hemos tenido las otras fuerzas políticas para dar respuesta a las demandas que la sociedad tiene. La gente no abraza las ideas de Milei, sino la disrupción que plantea respecto de la política que ha fracasado frente a la sociedad.

SR: ¿Cómo ve su crecimiento en los sectores populares?

MS: Yo creo que el avance se da en todos lados. Lo que más me preocupa nunca son las ideas de Milei porque el sistema democrático debe albergar todo tipo de ideas -aún las más extremas-, pero me preocupa el discurso violento y mucho más que esto pueda ser apoyado por los jóvenes. Hoy lo más notable es que son los jóvenes quienes apoyan a Milei y de distintos sectores sociales. Hay universitarios y de clases más altas que también lo apoyan. Me preocupa que alguien piense que un personaje, porque es un personaje con una propuesta realmente fantasiosa, puede dar solución a los problemas que tiene el país.

Está pasando