Domingo, 14 de Abril de 2024 Llovizna 19.5 °C llovizna
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Llovizna 19.5 °C llovizna
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1005
Política

Nicolás del Caño: “Milei se está aliando con lo peor de la casta política”


El precandidato a vicepresidente del Frente de Izquierda-Unidad habló sobre el crecimiento del líder de La Libertad Avanza y criticó su pacto con el exdiputado Ricardo Bussi, entre otros dirigentes de ultraderecha. Además, aseguró que Mauricio Macri se bajó de las elecciones porque “vió un límite a sus políticas de ajuste”.

A dos meses de que se presenten las listas que van a competir en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, el precandidato a vicepresidente por el Frente de Izquierda en Unidad, Nicolás del Caño, habló sobre la reducción de la jornada laboral, el avance de sectores de ultraderecha, el desdoblamiento concurrente en la Ciudad de Buenos Aires y el crecimiento de la izquierda en las últimas elecciones.

Sergio Rosso: ¿Cómo quedaron las listas del FIT-U para estas elecciones?

Nicolás del Caño: En nuestro caso, el PTS y el Frente de Izquierda, propusimos a mi compañera Miryam Bregman como precandidata a presidenta y yo iría como precandidato a vice. En 2015 fue al revés. Ahora creo que Miryam ha ganado un lugar muy importante, una voz muy potente en la política nacional, en la izquierda, con las mujeres, los trabajadores, con muchos jóvenes. Otros compañeros han hecho otras propuestas, aún falta para definirse si vamos a ir en listas distintas a una PASO o con lista unificada.

SR: ¿Cómo se encuentra el Frente de Izquierda de cara a las elecciones de este año?

NDC: En primer lugar estamos acompañando cada una de las peleas que da el pueblo trabajador, por ejemplo en las peleas docentes que recorren el país -estuve hace poco en Córdoba en movilizaciones multitudinarias-. Ha habido conflictos en distintas provincias justamente porque los salarios vienen perdiendo frente a la inflación ya hace cinco años de manera consecutiva y hay un empobrecimiento de trabajadores y trabajadoras, no solamente informales sino también formalizados.
También hemos acompañado el año pasado la pelea de los compañeros del neumático, los residentes y las residentes en la Ciudad de Buenos Aires. Se dio un fenómeno de expansión de esa lucha hacia la Provincia (de Buenos Aires) y también hacia otras provincias que empezaron a dar la pelea por esto de la caída del salario y también por el tema del pluriempleo y las condiciones de la salud pública.
También estuvimos en las peleas que dan los compañeros desocupados que vienen sufriendo un ajuste y persecución por parte de distintos gobiernos, hubo compañeros detenidos en Mendoza, por ejemplo.

SR: ¿Estuvieron en Mendoza en estos días?

NDC: Sí, estuvimos con Miryam llevando la propuesta del Frente de Izquierda a la provincia de Mendoza, también estuvimos en Jujuy, en Salta, en Tucumán, estamos haciendo una recorrida.
Creo que el desafío que tenemos desde el Frente de Izquierda es poder fortalecer una alternativa propia de la clase trabajadora frente a la situación de ajuste que se vive hoy y también preparar la resistencia frente a los ajustes que van a venir. Porque todos los que se postulan hoy proponen ajuste, tanto desde el propio Frente de Todos -que lo está llevando adelante con Massa como ministro de Economía-, como desde Juntos por el Cambio, con (Horacio Rodríguez) Larreta, (Patricia) Bullrich que prometen un ajuste ya no en 100 días, sino en 100 horas. Prometen aplicar las reformas previsionales, reformas laborales, etcétera.
Los liberales de Milei también, plantean un ajuste recargado, dicen que van a dolarizar la economía, lo que implicaría una mega-devaluación previa, etcétera.
Creo que ahí el desafío es mostrar que la única fuerza que plantea una salida favorable a los trabajadores es la izquierda, para poner de pie a la clase trabajadora y las elecciones van a ser un instrumento más para desarrollar esa fuerza que hay que construir.

SR: ¿Se está haciendo algo para combatir la inflación desde el gobierno? ¿Ves alguna medida positiva?

NDC: No, yo creo que el gobierno lo que está haciendo es entregar beneficios a los grandes grupos económicos como las cerealeras, las grandes bodegas, por ejemplo, con el dólar agro.
Las medidas que toma el gobierno tienen un alto costo para el Estado, es decir, para todos nosotros, los trabajadores, trabajadoras que pagan sus impuestos porque, por ejemplo, el dólar agro va a costar 300 mil millones de pesos y ya tuvimos los anteriores. Entonces, yo creo que el gobierno está en una situación en la que permanentemente entrega esos beneficios y no logra contener la inflación, se sigue disparando, aumenta. Contrario a lo que nos han dicho, que al darle beneficios a estos grandes grupos empresarios nos beneficia a todos.

SR: Traes el dólar soja y te pregunto sobre eso. Para poder comprar esos dólares el gobierno debe emitir, corregime si estoy equivocado ¿eso de alguna manera no es tirar más nafta sobre la inflación?

NDC: Yo creo que la nafta que están tirando es permitir que los grandes grupos económicos hagan enormes tomas de ganancias. Que un grupo de cerealeras, automotrices y otros oligopolios sean los que controlan el comercio exterior es echarle nafta a la inflación porque ellos trasladan los precios del mercado internacional al mercado interno. Entonces, ahí debería existir un control estatal y de los trabajadores y trabajadoras -no de un funcionario del gobierno de turno- para decidir qué es lo que se necesita para el país. Eso te evitaría, por ejemplo, estas maniobras fraudulentas que hacen de adelanto de importaciones, que con eso se llevan un montón de dólares.
Hay elementos que están presionando sobre la inflación, uno es la toma de ganancias de las empresas, que es enorme, hubo una transferencia de ingresos desde el bolsillo de los asalariados a los grandes grupos económicos de 41.000 millones de dólares, según, si no recuerdo mal, el Centro de Economía Política (CEPA). Desde los asalariados a los grandes grupos económicos solo bajo el gobierno del Frente de Todos, si sumas los años del gobierno de (Mauricio) Macri te da más de 70.000 millones de dólares.
Otro elemento que genera inestabilidad y presión sobre el tipo de cambio es la fuga de dólares. No solamente de los importadores, sino que también le han dado a las empresas dólares a precio oficial para pagar deuda que tenían en moneda extranjera. Compraron dólares durante el gobierno de Macri a precio regalado y ahora no los obligaron a usar eso que tenían, sino que se los dio el Estado.
45.000 millones de dólares fue el superávit fiscal de la Argentina en los años que lleva el gobierno del Frente de Todos y en el Banco Central no hay reservas. Entonces, ¿quién se lleva eso? ¿dónde está?
También se va en los pagos de la deuda. Ahí tenés una parte importante de las reservas porque no se va solo en los desembolsos para pagar el crédito de Macri, sino que fueron pagando cash muchos vencimientos con el Fondo Monetario Internacional, también con los acreedores y los especuladores privados.

SR: ¿Qué plan económico se vería viable desde la izquierda?

NDC: Hay que tomar los resortes principales de la economía en mano de los trabajadores y las trabajadoras, técnicos especializados en función de poner todos los recursos del país al servicio de las necesidades populares. Es decir, terminar con esta sangría, este permanente saqueo de nuestros recursos, de nuestros bienes naturales comunes. Ese es otro tema: hay un extractivismo enorme y se favorece a las grandes petroleras en Vaca Muerta, por ejemplo, ahora también en la extracción del litio. Son empresas que se llevan enormes ganancias, te saquean y te dejan pobreza, contaminación ambiental y desocupación.
Por supuesto hace falta un plan económico construido desde y para los trabajadores. Eso permitiría control sobre recursos que hoy se llevan empresas.
(Sergio) Massa entregó una separata en el Congreso, ni se habló del tema, del 5% del Producto Bruto. Ese 5% son exenciones impositivas y beneficios de todo tipo, subsidios, etcétera, que le dan a los grandes grupos empresarios. Mientras que si vos no pagás tus impuestos como trabajador, como pequeño comerciante, etcétera, te sacuden con todo.

SR: Nicolás, ¿esa exención que hablás de Massa, obviamente, fue votada por la mayoría, por el Frente de Todos, por Juntos por el Cambio?

NDC: Él presentó una separata que era informativa. Eso contiene muchos beneficios que sí han sido sancionados en la Cámara de Diputados. Te menciono uno, por ejemplo, se votó acá retenciones cero hasta el 2031 para las automotrices. Es decir, cobran el IVA para los productos del consumo popular, de los laburantes que ganan en niveles de indigencia, pero a grandes empresarios le dan beneficio con el cuento de siempre de la teoría del derrame. La economía creció 5% en el 2022. Sin embargo, la pobreza en el segundo semestre aumentó. Entonces, ¿quién se llevó ese dinero, esos recursos?
Vamos a los bancos: tiene que haber un sistema público bancario para terminar con esta estafa de las Leliq y con la estafa de la fuga de capitales. Un sistema bancario que concentre el ahorro nacional para otorgar créditos baratos a pequeños comerciantes, a trabajadoras y trabajadores que lo necesitan. No hay crédito hipotecario en Argentina. Y, por supuesto, aumentar el salario mínimo que debe ser la primera medida de autodefensa de las mayorías trabajadoras. El salario y las jubilaciones tienen que cubrir como mínimo el costo de la canasta familiar y actualizarse de manera automática con lo que antes se llamaba cláusula gatillo, en función del índice inflacionario. Hay que subir el piso al nivel de la canasta familiar que hoy está muy por debajo, y a partir de ahí que se actualice inmediatamente en función de la inflación. Eso como primeras medidas. Después todas estas políticas como parte de un programa integral porque de esa manera es posible avanzar. También hay que ir contra la inflación, que es uno de los recursos que tienen los grandes capitalistas para aplicar el ajuste y saquear el bolsillo del pueblo trabajador.
A veces te hablan de estabilización y te ponen el ejemplo de Menem. La estabilización menemista fue una gran desocupación, caída del consumo, privatizaciones, empleo informal, reformas laborales para esclavizar más a los trabajadores y trabajadoras. Inclusive quieren quitarle derechos a los sectores que aún mantienen conquistas históricas de años de lucha. Y no se trata de sacarle al que tiene derechos, sino que quienes hoy no lo tienen -que son cada vez más, yo diría que la mayoría están precarizados por la informalidad o por el fraude del monotributo, distintas formas, tercerizaciones, etc- tengan plenos derechos.

SR: ¿Qué opinas del canje de deuda con los bancos?

El canje con los bancos es una gran estafa porque les garantizan este bono dual, es decir, que se va a tomar como parámetro el mejor indicador, sea el tipo de cambio o la inflación. Y en su defecto, si incluso así los bancos no están conformes, el Banco Central le va a garantizar los dólares. Es un escándalo.
Nosotros creemos que la deuda externa con los especuladores privados, el FMI y demás, es una deuda completamente ilegítima y fraudulenta.

SR: Votaron en contra en su momento…

NDC: Claro. También está el tema de los especuladores privados porque ese dinero, esos recursos, no fueron a la obra pública para construir viviendas, no fueron a los hospitales, a las escuelas públicas. Se las fugaron un pequeño puñado de grandes especuladores y empresarios de todo tipo.
Me parece que esta idea de siempre darle beneficios al sector privado te lleva a aumentar el endeudamiento, que es lo que está sucediendo. Y los bancos inclusive con las Leliq tienen garantizadas sus ganancias sin siquiera cumplir su rol de intermediario.

SR: En este contexto económico, ¿se pueden bajar impuestos? ¿Cuáles eliminarías?

NDC: Yo creo que hay que terminar con los impuestos al consumo popular o con el impuesto al salario, el impuesto a la ganancia de la cuarta categoría. El salario no es ganancia, eso hay que eliminarlo inmediatamente. No puede ser que siempre se considere que aquellos sectores trabajadores que ganan un poquito más son privilegiados.

SR: ¿Se puede hacer eso, Nicolás? ¿Están dadas las condiciones como para prescindir de esos ingresos en una economía tan complicada como esta?

NDC: Lo que pasa es que tiene que ser parte, como te decía, de un plan económico integral hecho desde y para los trabajadores. Argentina es uno de los países de mayor elusión y evasión de impuestos de los grandes grupos económicos, obviamente, no de los laburantes y pequeños comerciantes. Es de los países donde más recursos tenés en los paraísos fiscales. Es decir, que eso que eluden, que evaden, está en los paraísos fiscales escondido y son recursos que no se van a gastar por generaciones y generaciones. Ese es un verdadero despilfarro.
Ahí sí hay que aplicar impuestos progresivos a los grandes grupos económicos y a los bancos y quitar los impuestos al consumo popular y otro tipo de impuestos, como el impuesto al salario y otros que afectan a los sectores populares, al pequeño comercio y demás. Hay que tocar a los grandes.
Gran parte de las ganancias de las principales empresas de la Argentina corresponden a beneficios, subsidios o exenciones positivas, que les otorga el Estado. Contraria a la idea que hay desde algunos sectores liberales y de derecha, cuando interviene el Estado para beneficiarlos no ponen el grito en el cielo. Hay algunos estudios que dicen que el 50% de las ganancias de estas grandes empresas argentinas provienen de distintos beneficios y subsidios que le da el Estado. Pero ponen el grito en el cielo cuando se reclama por un Plan Potenciar, o por algún programa social, o por alimentos para los sectores más vulnerables, que son los que están sufriendo la mayor consecuencia de esta crisis y de este ajuste.

SR: ¿Qué postura tiene la izquierda frente a los planes sociales? ¿cómo se debería o cuál sería el mecanismo para convertir eso en trabajo genuino?

NDC: Nosotros venimos insistiendo en una propuesta que es la reducción de la jornada de trabajo a 6 horas, 5 días a la semana, obviamente sin que esto afecte al salario, que, como decía, el mínimo tiene que cubrir por lo menos el costo de la canasta familiar. Planteamos que se repartan las horas. Hoy muchos trabajadores hacen 10, 12 horas por día para llegar a fin de mes y tenés compañeros que están en la informalidad, haciendo changas o directamente desocupados. Si esos trabajadores tuvieran como jornada la mitad de las horas quedarían disponibles para que haya más compañeros que tengan trabajo, y los que actualmente tienen 12 horas de jornada laboral podrían tener tiempo de estar con su familia, de estudiar en el caso de los jóvenes, que muchas veces tienen que abandonar los estudios porque tienen que trabajar en esas condiciones. Hay un estudio que han hecho nuestros economistas, nuestras compañeras y compañeros economistas del Partido de Trabajadores Socialistas, que dice que se podría generar un millón de puestos de trabajo inmediatamente empezando a aplicar esta medida en las grandes empresas de la Argentina. Además de eso proponemos un plan de obras públicas que no solo genera empleo, sino que te permite construir las viviendas que hoy son necesarias en la Argentina. Hay que construir de cero un millón trescientas, un millón cuatrocientas mil de viviendas. El déficit habitacional es mayor, abarca cuatro millones casi de personas en el país porque contemplan muchas familias que directamente viven hacinadas.

SR: ¿Cómo se rompe la polarización política? Está más en tensión por el surgimiento de la ultraderecha. ¿La izquierda puede captar algún voto desencantado de esos sectores?

Creo que la izquierda viene teniendo el apoyo de sectores que se han desencantado del Frente de Todos. Nosotros apostamos a que nos sigan apoyando todos esos sectores, que conquistemos más apoyo y que vayamos a una batalla no solamente contra Juntos por el Cambio, también contra las falsas opciones de la ultraderecha como (Javier) Milei que hace demagogia, defiende posturas negacionistas y, ojo, se va aliando con lo peor de la casta como por ejemplo Bussi en Tucumán, Olmedo -un terrateniente de Salta que está acusado de tener trabajadores en situación de esclavitud, trabajo infantil- y en Mendoza con el partido demócrata que fue parte de la dictadura genocida.