Sábado, 18 de Mayo de 2024 Algo de nubes 8.6 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 8.6 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $928
Dólar Blue: $1120
Sociedad

Brutal ataque de patovicas en un boliche: "Me pegaban y no podía respirar, casi me matan"

Un joven fue brutalmente atacado por un grupo de patovicas que lo golpearon en un boliche en Florencio Varela hasta dejarlo inconsciente. El hecho ocurrió el lunes pasado, y en las últimas horas la víctima declaró públicamente sobre lo sucedido.

La agresión ocurrió en el boliche del San Luis Tennis Club, en la localidad del sur bonaerense. Fue allí donde Ezequiel Benítez, de 22 años, dijo haber asistido con su novia y su cuñado apenas pasada la medianoche, sin saber cómo iba a terminar esa salida.

Todo empezó unos minutos después de su ingreso al lugar, cuando Benítez fue al baño junto al hermano de su pareja. Sin embargo, detrás de ellos entró un grupo de al menos seis patovicas que los increparon: "No pueden estar acá en esas condiciones". Eso fue lo último que escuchó antes comenzaran a pegarle hasta dejarlo en estado de inconsciencia.

Que me den una explicación, porque no me dejaron ni defenderme. Están entrenados para matar parece.

Aún con la cara golpeada e hinchada y padeciendo dolores articulares en el resto del cuerpo, Benítez detalló el ataque que sufrieron en el único lugar del boliche en el que no hay cámaras de seguridad. "Nosotros no estábamos ebrios. No llegué a darme vuelta que me agarraron del cogote a mí y a mi cuñado entre cuatro o cinco", contó. “Sentí que me podrían haber matado", agregó.

"Uno me empezó a golpear de una manera que no podía ni respirar. Además de no respirar me tenía que aguantar todos los golpes que me daban. Me dieron rodillazos y patadas por toda la cara y me dejaron así, con la cara destruida”, siguió su relato. Y agregó que no entiende por qué actuaron de esa manera: "Que me den una explicación, porque no me dejaron ni defenderme. Están entrenados para matar parece".

Luego del ataque, la víctima fue sacada del boliche con ayuda de otras personas y recién en la calle logró estabilizarse y recuperar la noción. Ahora, con la denuncia hecha, él y su familia reclama a las autoridades del boliche que se hagan cargo de lo sucedido.