Jueves, 30 de Mayo de 2024 Muy nuboso 13.2 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 13.2 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $935
Dólar Blue: $1230
Política

Guillermo Lasso acusó a Alberto Fernández de "colaborar con el escape" de Duarte Pesantes

Guillermo Lasso y Alberto Fernández.

En las últimas horas Alberto Fernández y Guillermo Lasso intercambiaron cartas con tono solemne pero con claras acusaciones mutuas y un visible nivel de hostilidad. Mientras que el presidente argentino le reprochó a su par ecuatoriano el hecho de haber echado al embajador Gabriel Fuks, Lasso defendió su decisión y acusó a Alberto de ser cómplice de la huida de Duarte Pesantes.

La tensión entre Alberto Fernández y Guillermo Lasso se disparó con la huida de María de los Ángeles Duarte Pesantes, una exministra de Transporte y Obras Públicas que se refugiaba en la embajada argentina para evadir una condena a ocho años de cárcel por corrupción. El gobierno ecuatoriano consideró que el embajador argentino en Quito, Gabriel Fuks, era responsable por la salida no autorizada de la exfuncionaria y lo echo del país, ante lo cual la Cancillería argentina pagó con la misma moneda y despidió al embajador de Ecuador.

Ahora, en el marco del III Foro Mundial de Derechos Humanos, la hostilidad se intensificó cuando el presidente de Ecuador le reprochó a su par argentino haberse mostrado con Rafael Correa, expresidente ecuatoriano que también se refugia de una condena por corrupción en el extranjero. A esta situación, Fernández respondió con una carta publicada en Twitter.

La carta de Alberto Fernández

Alberto Fernández comenzó la misiva negando la responsabilidad de la embajada argentina sobre la huida de Duarte Pesantes, asegurando que se trataba de una persona asilada “por razones humanitarias” y sobre la cual las autoridades argentinas no tenían ningún deber de custodia. “La salida de la señora Duarte de la sede de la embajada escapa absolutamente a la voluntad y a la capacidad de decidir de las autoridades diplomáticas”, expuso el presidente, luego de lo cual condenó la decisión de expulsar al embajador Fuks.

La reacción desmesurada del señor Presidente de expulsar al embajador argentino es lo que verdaderamente lastima el buen vínculo.

En alusión a las acusaciones de herir el buen vínculo entre naciones que le lanzó Lasso tras su reunión con Correa, Alberto Fernández escribió que “la reacción desmesurada del señor Presidente de expulsar al embajador argentino es lo que verdaderamente lastima el buen vínculo que argentinos y ecuatorianos mantendremos a pesar suyo”. Acto seguido, le pidió que “reflexione” y que “corrija el error”.

“Debería buscar a los responsables de su administración que no tuvieron la debida diligencia para impedir la circulación libre de una persona cuya captura reclamaban. Alli están los responsables. No en Argentina”, escribió además Fernández y fue un paso más allá criticando la Justicia ecuatoriana. “A todos debe lastimarnos que en su Patria, como en la mía, como en Brasil o como en Chile la Justicia se haya puesto al servicio de quienes persiguen opositores”, escribió sobre el final.

Las acusaciones de Lasso

La respuesta de Lasso fue tajante: “La salida de la señora Duarte de la Embajada de la República Argentina en Quito no ha escapado de la voluntad y capacidad de su gobierno”, aseguró el mandatario y señaló que las versiones sobre la huida que le dieron Fernández y las autoridades de la embajada fueron contradictorias. “Cuánto habría agradecido que usted me llamase tan pronto sucedió el incidente de la salida de su "huésped". No lo hizo, y usted sabrá las razones”, lanzó.

Además, tildó a Alberto de condescendiente por describir como “error” la expulsión de Fuks y reafirmó su decisión: “ No, la decisión del Estado ecuatoriano fue la correcta y obligada por todas las inconsistencias, falsedades y dudas de su ex embajador, que se mostró en todo instante como un operador político y no un digno representante del pueblo argentino”.

Colaborar en el escape de una persona prófuga de la justicia abona a la impunidad.

A continuación, argumentó que fue su par argentino el que generó “un incidente por poner la ideología de sus funcionarios por delante de lo que nuestros pueblos necesitan” y criticó el trato a Duarte Pesantes: “Usted no debió autorizar la concesión del asilo político a una persona sentenciada por la justicia ecuatoriana, pues eso está expresamente prohibido por el artículo III de la Convención de Caracas, aún cuando le hayan querido dar "un carácter humanitario"”.

Sin bajar un momento la intensidad, Lasso concluyó acusando al gobierno argentino de ser cómplice de la huida de Pesantes. “Colaborar en el escape de una persona prófuga de la justicia abona a la impunidad, un mal que afecta a la región, y que merece principal atención y respuesta de nuestros gobiernos. Combatir la corrupción nunca será "persecución politica"”, cerró el presidente ecuatoriano.