Lunes, 20 de Mayo de 2024 Algo de nubes 8.4 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 8.4 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $928
Dólar Blue: $1120
Ciencia

Científicos argentinos están desarrollando repelentes de insectos en base a plantas misioneras

Un grupo de investigadores de BioLab, el laboratorio de I+D que pertenece a la Agencia Misionera de Innovación, están trabajando para crear repelentes de insectos con base en plantas nativas de la selva misionera. Los objetivos son dos: darle valor agregado a los cultivos de los pequeños productores de la zona, y generar productos sustentables para repeler insectos que son vectores de enfermedades.

Carlos Altamirano, investigador de BioLab, explicó: "Hoy existen algunos repelentes botánicos, por ejemplo, a base de citronella. Nosotros estamos buscando algo similar pero aprovechando la flora nativa de la provincia". Siguió, en declaraciones a TSS: "Si logramos una fórmula efectiva, el desarrollo podría ser beneficioso para las personas que tienen parcelas de monte nativo en sus chacras, ya que sería un recurso económico para ellas y también ayudaría a preservar estas especies".

En BioLab están desarrollando varias líneas de investigación relacionadas con la elaboración de bioinsumos con base en la flora nativa misionera, hecha con métodos sustentables. Entre las opciones está el estudio de plantas medicinales con el potencial de actuar como base de nuevos medicamentos, y la elaboración de biofilms para la conservación de alimentos. Además de BioLab, intervienen en el desarrollo de los repelentes docentes de Farmacobotánica de la UNaM y tesistas de grado y posgrado.

El proyecto comenzó a partir del diálogo con comunidades Mbya guaraní de la zona. Ellas proveen buena parte de las plantas utilizadas en el laboratorio a través de la cooperativa que organizaron para comercializar sus cosechas. En un momento, miembros de la comunidad le comentaron a la gente de BioLab que ellos usan la hierba pipí para evitar a los mosquitos, una planta pequeña y de aroma fuerte.

Por eso comenzaron a estudiar las propiedades de esa planta para el desarrollo de repelentes, junta a la Cordia curassavica, un arbusto local que dio buenos resultados en la tesis que de un estudiante. No descartaron incorporar otras especies a la investigación.