Viernes, 23 de Febrero de 2024 Cielo claro 22.0 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 22.0 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $883
Dólar Blue: $1085
Deportes

La barra de Los Andes se enfrentó a tiros en la puerta del colegio del club a la hora de la salida de los alumnos

Los Andes

La barra brava de Los Andes se agarró a tiros en la puerta del colegio del club ayer al mediodía. Se escucharon cerca 15 disparos y de milagro no hubo un muerto porque la balacera ocurrió mientras los padres esperaban a sus hijos para retirarlos del turno mañana.

Según información de la Unidad Fiscal de Investigación N°4 de Lomas de Zamora, el ataque vino de la facción de la barra oficial de Walter Coronel, que está preso por juego clandestino y que era el hombre fuerte de la barra de Boca Juniors en la zona, contra la facción disidente. Este otro bando, llamado Chaco Chico, quiere regresar a la tribuna del “Milrayitas” para recuperar los negocios.

El flamante presidente de Los Andes, Omar Plaini, histórico dirigente sindical de los Canillitas y senador bonaerense, llegó al club para terminar con los violentos, pero estos le dieron la bienvenida. “Estoy indignado y amargado. Sabían que me iban a boicotear la gestión, pero no tan rápido. Yo llegué al club con el compromiso de ordenarlo y esto te revuelve las tripas”, denunció.

“Hicimos 300 socios nuevos, firmamos el contrato con el sponsor de la camiseta, empezamos a sacar los kioscos personales para que nadie lucre con el club y te encontrás con esta locura. Nosotros en el colegio tenemos 1400 matriculados, es el orgullo de la familia Milrayitas y atacan ahí”, aseguró en diálogo con el periodista Gustavo Grabia. Sin embargo, afirmó que no le van doblar el brazo: “Dije que en dos años ordenaba el club y lo voy a hacer”. “Sólo pido la colaboración de la Policía y la Justicia para meter a estos vándalos presos”, agregó.

Cabe señalar que la balacera ocurrió después de que tres hombres de la barra oficial vieron en un auto en la esquina del colegio a un hombre de Chaco Chico. Ahí, lo acorralaron, lo golpearon, le robaron el celular y cuando el disidente lograba escapar en su auto, lanzaron una ráfaga de disparos.

Por suerte, los padres de los alumnos del colegio de Los Andes pudieron cubrirse en los autos y los profesores hicieron reingresar a los nenes para que se refugien en el patio. Un dato que llamó la atención de los padres es que no había policía en el ingreso de la escuela, algo que sucede habitualmente. De milagro, no hubo una tragedia.