Miércoles, 24 de Abril de 2024 Cielo claro 15.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 15.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $916
Dólar Blue: $1032
Columnistas

Una economía ideal para que prosperen los narcos

Escuchar al fiscal Matías Edery, una de las principales espadas en la lucha contra el narcotráfico en Rosario, permite entender cómo se está cerrando un círculo escalofriante en la Argentina: las estructuras que históricamente se usaron para mover la plata que surgía de negocios lícitos pero no declarados al Estado para pagar menos impuestos -como la venta de cereales en negro- ahora se convirtieron en la plataforma clave para el negocio de la droga que todos los días riega de sangre las calles en esa ciudad de la provincia de Santa Fe.

Despacito, y mientras la política se mete en discusiones a años luz de la realidad, estamos en el punto en el que los resortes de una economía informal se van transformando en un sistema al servicio del narcotráfico. 

Las cuevas financieras que siempre vendieron divisas por izquierda al productor agropecuario que busca dolarizar su ahorro fuera del sistema, hoy se volvieron cruciales para pasar los pesos que pagan los consumidores de estupefacientes a los dólares que se necesitan para proveer, por ejemplo, la cocaína. Por si hace falta decirlo, sólo se transa en moneda dura

Los resortes de una economía informal se van transformando en un sistema al servicio del narcotráfico.

Y las operaciones inmobiliarias, que siempre se registraron en nuestro país, reino de lo gris, a valores más bajos que los que realmente tienen, antes eran un vehículo clásico de inversión de la renta agrícola en torres frente al río y hoy ya son el camino ideal para el lavado de dinero de los carteles que no paran de crecer.

Son días en los que salvo que no se quiera ver, está quedando cada vez más a la luz lo entronizado que está en el mundo de los negocios el flujo de guita que produce el crimen organizado

El caso Carey

Para ejemplo, por estas horas hay que seguir el apellido Carey, emblema de las familias de Rosario que arrancan con el negocio de los paquetes turísticos, derivan al universo financiero y más tarde o más temprano, a las inversiones inmobiliarias a través de fideicomisos con los que recaudan fondos de inversores particulares. El Grupo Carey comparte ese olimpo con firmas locales como Transatlántica y Daminato.

Toda financiera en la Argentina, además de sus operaciones legales, siempre tiene “la puertita” o “la cueva”. Es la ventanilla por la que, en tiempos de restricciones cambiarias por caso, se compran y venden dólares al precio paralelo. Hasta ahí, nada más que una ilegalidad naturalizada. Una violación a las leyes que todos ignoran. Todos comparten.

Cuevas. Patricio Carey, de una de las familias emblemáticas que manejan casas de cambio en Rosario, fue detenido por venderles dólares a los narcos.

Pero ahora las cosas están cambiando para peor. Cuando en 2020 fue asesinado Marcelo “el Coto” Medrano, un barra de Newell’s que trabajaba para la banda narco llamada Los Monos, los investigadores hallaron en su celular información que indicaba que había pasado varias veces por Cofyrco. Cofyrco es una financiera propiedad de Fernando Vercesi y Patricio Carey. Patricio es hijo de Eduardo, fundador del Grupo, y fue su gerente hasta 2017.

El tema es que tras los allanamientos, se recabó información de varias operaciones de cambio ilegales por millones de pesos. Cuando Carey Jr. volvía de ver el Mundial de Qatar, fue detenido en Ezeiza porque la Justicia entendía que podía entorpecer la investigación. Ahora fue liberado bajo fianza, pero el ruido recién empieza. Venderle divisas a un presunto narco no sólo te deja como posible lavador de su dinero. Te hace parte necesaria para que acceda a las divisas para que compre la droga. Es decir, te puede convertir en cómplice financiero de la organización delictiva de lleno.

Además, los Carey ya habían quedado antes en la mira en febrero de 2020 cuando mataron a otro empresario del universo turístico financiero llamado Hugo Oldani y en la investigación del hecho aparecieron contactos con operadores ligados al Grupo.

Todo esto, que delata la vinculación del mundo narco con las casas de cambio en el centro financiero que ya es una especie de Ozark de Rosario -Cofyrco está a metros de la Bolsa de Comercio- ahora está por escalar más en la exposición pública. 

La firma Argenway, el nombre de fantasía con el que nació el negocio de turismo mayorista de los Carey, acaba de lanzar con amplia difusión incluso con notas pagas en la prensa nacional, la construcción de un hotel Hampton by Hilton de 96 habitaciones a todo trapo en el corazón rosarino

Edificios de lujo. El Grupo Carey, al mismo tiempo, gerencia un fideicomiso para levantar un hotel Hampton by Hilton de 96 pisos que llama la atención de la Justicia.

Tras inaugurar uno en Bariloche, también proyectan otro en esa ciudad patagónica y aspiran a internacionalizarse en República Dominicana. El Hilton rosarino es un proyecto que harán de la mano de CJM Construcciones. La alianza se forjó luego de que MSR Inversiones y Desarrollo, del arquitecto Gabriel Redolfi, rescindiera unilateralmente el contrato a fines de 2021 sin especificar motivos, según pudo saber este medio.

No sé a ustedes, pero a mí me surge una pregunta medio obvia: ¿cómo es que si hay empresarios y financistas sospechados como mínimo de venderles dólares a los narcos puedan así como así hacer una convocatoria para invertir en un fideicomiso a inversores particulares para hacer un proyecto así de fastuoso? ¿A nadie le genera una sospecha o pregunta sobre el origen de los fondos? Está claro que hacen falta inversiones para mover la economía, pero ¿a qué costo?

“Todo es muy evidente”, comenta Edery, que reflexiona sobre la falla que tiene el Estado en los primeros controles de toda operación inmobiliaria, con boletos de compraventa que son una invitación a esconder beneficiarios finales y escrituras que pueden incluir precios tan diferentes de los reales que dan risa o miedo. Hay en ese camino -dice- la expectativa de que se ponga en marcha también una ordenanza municipal para reforzar los controles contra el lavado de activos. Pareciera poco.

Edery es fiscal titular en la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos y trabajó en los últimos años en demostrar la ligazón entre, por ejemplo, el Clan Alvarado, la otra gran banda narco del lugar, y los compradores de lotes e inmuebles en los barrios cerrados más caros de la zona. 

El año pasado, de hecho, fueron condenadas 5 personas luego de que demostrara que eran testaferros y prestanombres de Esteban Lindor Alvarado, el capo de la organización, para la compra de propiedades en complejos tops como Funes Hill, Puerto Roldán o el Condominio El Alto, entre otros. Tenían perfiles financieros y patrimoniales totalmente incompatibles con la compra de casas nivel Messi. En total, desde 2014 ya hubo 27 condenas por lavado de activos en Santa Fe.

Si hasta ahora el puerto había quedado bajo la lupa cada vez que un cargamento de miles de kilos de cocaína se halla en el mundo y se descubre que había salido de Rosario (el ex administrador de la terminal Gustavo Shanahan está detenido con domiciliaria); si la política y las fuerzas de seguridad habían sido penetradas por la mafia (hay legisladores y funcionarios policiales implicados); si hasta ahora la violencia era el sello por el que se resuelven las disputas entre bandas o se recauda con amenazas a los comerciantes; y si hasta ahora la cárcel a la que van los narcotraficantes condenados se había vuelto la oficina desde la que manejan todo por celular; ahora se está completando el escenario. 

En los últimos meses empezó a quedar al descubierto como nunca que la estructura económica y financiera que supimos concebir para nuestra vida sin moneda, con cepo cambiario y sin control del Estado es el terreno ideal para reproducir y lavar el circuito del dinero que genera el narcotráfico..

Los dos Estados

Porque además de las cuevas y los inmuebles, el propio Estado daría la impresión de que les tira centros a los narcos todo el tiempo: “Cada blanqueo que lanza el Gobierno para que se invierta en inmuebles nos liquida, por más que se incluyan controles para que no entre dinero mal habido, siempre se blanquea con testaferros”. 

De hecho, hoy está poniéndose en marcha un nuevo programa de exteriorización de capitales para la construcción, que votó el Congreso a instancias del actual ministro de Economía, Sergio Massa, y del titular de la bancada del PRO, Cristian Ritondo. En fin.

“La plata se mezcla y los chacareros están preocupados porque no quieren hacer lo que hicieron siempre en financieras que ahora son cómplices de bandas criminales”, resume Edery en una definición que pinta la profundidad del problema al que asistimos.  Una cosa es evadir, otra es ser narcotraficante de rebote, sería la cuestión.

Pero la cosa puede ser más complicada. En los márgenes del agronegocio ilegal hasta aparecen vínculos directos con el narco. En la investigación por el crimen de Medrano, se siguió la pista de un tal Daniel Godoy, que había peleado por el abastecimiento de drogas con “el Coto” en la zona norte, y se terminó descubriendo un llamado “puerto seco” en la localidad de Ricardone, desde donde salían granos de contrabando. Se encontraron silos, fertilizantes y camiones con acoplados. El predio era propiedad de Carlos Ávalos, un comisario retirado.

El año pasado la Aduana detectó casi 20 mil toneladas de todo tipo de cultivos no declarados, que de comercializarse hubieran generado pesos que también habrían terminado en muchas de las cuevas en cuestión.

A todo esto, el año pasado la Aduana detectó casi 20 mil toneladas de todo tipo de cultivos no declarados, que de comercializarse hubieran generado pesos que también habrían terminado en muchas de las cuevas en cuestión.

La cuestión del cereal no declarado hasta se cuela en los programas de nicho del sector. En la última edición de Comité de Crisis, el economista Salvador Di Stéfano sorprendió: “Voy a meter los dedos en el enchufe, pero hay mucho cereal en negro, ¿no”. La frase, que generó risas y cierta incomodidad dado que se trata de un envío en el marco de un ciclo de educación y agro sponsoreado por las principales compañías del negocio, dio pie para que el periodista Mariano Galíndez citara al titular de la Federación de la Industria Molinera, Diego Cifarelli, que según él hace poco había dicho en Leones, Córdoba, que un 30% del trigo que se produce en todo el país no está registrado. Algo así como una bomba en el borde gaseoso de la producción y la evasión fiscal.

A la luz de lo que está pasando, sin embargo, ya hasta parece un problema menor. O viejo. 

Porque apareció otro peor.

Imaginate el drama.

Está pasando