Miércoles, 24 de Abril de 2024 Cielo claro 13.0 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 13.0 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $916
Dólar Blue: $1030
Columnistas

Chicas Amplificadas o cómo empoderar a las infancias con rock

chicas amplificadas rock

Cerrar los ojos, contar hasta tres y nombrar en voz alta bandas de rock conformadas por varones. Las ideas brotan y enseguida surgen varios grupos. Pero al proponer pensar en bandas integradas sólo por mujeres o disidencias, es difícil encontrar respuestas. Aún hoy, y a pesar de los avances y de logros como la Ley de Cupo Femenino en Festivales, el rock suele estar asociado a los hombres y, en muchos casos, ellos siguen siendo los protagonistas.

Por eso, hace algunos años nació Chicas Amplificadas, un proyecto sin fines de lucro integrado por músicxs, artistas, entrenadorxs y educadorxs cuyo objetivo principal es empoderar a niñxs y adolescentes de género femenino y disidencias a través de la educación musical, y con la intención de promover la equidad de género y la igualdad social.

Conformado por Marisol Bembibre, Luciana Moya, Melisa Laura Marti, Natalia Gutiérrez Blanco, Lucía Esteban, Verónica Pérez Orelio, María del Carmen Izzo y Paola Alejandra Fernández, el equipo funciona de manera asamblearia, horizontal y autogestiva. Surgió después de un viaje a Brasil, en el que algunas de las integrantes vivenciaron el Girls Camp Rock de Sao Paulo y decidieron trasladarlo a Buenos Aires. Luego de hacer talleres intensivos de rock de un solo día durante 2016, 2017 y 2018, inauguraron la primera colonia de rock para niñas y niñxs trans o no binaries de cinco días durante las vacaciones de invierno. Se realiza en una escuela y es el primer proyecto de estas características en Argentina.

chicas amplificadas rock

Los pilares de esta propuesta pueden resumirse en tres. Son mujeres y disidencias del ámbito de la música que ocupan ese espacio e intentan transformar la escena. Además, quieren abrir un mundo de posibilidades para que las infancias puedan verse representadas en ese ambiente. Y hacen todo lo posible para que sea accesible para todxs. Esa es la forma de cambiar verdaderamente la industria: posicionándose en ella y brindando espacios para que, quien lo desee, pueda acercarse y verse reflejado en un escenario.

“El objetivo de la colonia es poder acercar herramientas musicales, relacionales y teóricas a niñas, niñes, chicas y chiques desde una perspectiva transfeminista popular. Nos interesa mucho que puedan participar niñxs y adolescentes de barrios periféricos y de alta vulnerabilidad social, donde casi no existen propuestas socioculturales de este tipo. Ofrecer un espacio donde infancias, juventudes y adultes podamos pensarnos y crear junto a otres, en red, nos parece fundamental. También poder brindar todo lo materialmente necesario para que eso pueda suceder: desde los instrumentos hasta garantizar comida, viáticos y materiales para todes”, afirman desde el equipo a Diario Con Vos.

Chicas y chiques quieren rock

Zoe tiene 16 años y participó de dos ediciones de la colonia de Chicas Amplificadas. La propuesta le llegó a través de una amiga de su mamá y, como estudia música y siempre se aburría en las vacaciones de invierno, le pareció un plan perfecto.

“Fui por primera vez en 2018 y me encantó. Fue una comunidad muy linda, muy amable. Todo el mundo era demasiado enérgico y a la vez era un espacio re calmado, en el sentido de que te podías relajar y era un lugar seguro. Había chicas de todas las edades y, sin importar eso, te juntabas en una banda y hacías música. Fue mi primera vez haciendo algo de ese estilo, sobre todo yo sola, pero no necesitabas ser la persona más social del mundo: era muy fácil encontrar gente con la que te pudieras llevar bien y una vez que estabas con tu banda, teníamos voluntarias que nos ayudaban a hacer la letra, la música”, señala.

chicas amplificadas rock

Recuerda, también, que se sorprendió para bien porque había niñas de siete años que, a pesar de que nunca habían tocado un instrumento, pudieron armar bandas y canciones luego de que les enseñaran tres acordes. Fascinada con su primera experiencia, volvió a ir en otra oportunidad y volvería a hacerlo: no sólo como participante sino, más adelante, cuando la edad se lo permita, como voluntaria.

Esa cadena y comunión es la que buscaron propagar al pensar el proyecto. Sus creadoras aseguran: “A los espacios hay que ocuparlos y hacerlos propios. Nosotras con esta propuesta intentamos que les niñes y adolescentes que participan se conecten con la música desde un lugar amigable y colectivo, que tengan la oportunidad de tocar un instrumento y compartir con sus pares diferentes momentos de juegos y aprendizaje, que puedan expresarse. También que puedan ver referentes adultxs musicales mujeres y disidentes, e imaginarse ellxs mismxs en los escenarios (y donde quieran)”.

Así, durante una semana en vacaciones de invierno, chicas y chiques forman bandas, cada banda compone letra y música de una canción, ensayan todos los días, y participan de muchos talleres, como stencil, autodefensa, ESI, performance, flyers, radio, videoclips, entre otros. Se forman 9 bandas y participan 60 niñes y adolescentes, y hay además 60 voluntarixs. El sábado en el que finaliza la colonia realizan un show de cierre donde tocan en vivo con amigxs y familia como público.

Hasta 2018, la propuesta estaba pensada para niñas y adolescentes mujeres. Pero a partir de 2019 y al calor de los nuevos debates que se hicieron carne en la sociedad, se plantearon la necesidad de dirigirse también a infancias y adolescencias trans y no binarias. Desde entonces, pueden participar personas de entre 7 y 17 años que se identifiquen con esos géneros.

La colonia es para chicas y chiques (no para varones cis) porque es una manera de crear un espacio seguro y de confianza donde poder ir fortaleciéndonos en red. La experiencia ha sido muy positiva y ha enriquecido la experiencia para todes en cuanto a trabajar en la diversidad”.

Los escenarios serán feministas o no serán

Cuando Nahiara, la hija de Vanesa, entró en la secundaria sus ideas dieron un giro de 180°. Su mamá dice que le cambió la cabeza. Se dio cuenta de cosas que antes no tenía presentes y empezó a tener otra perspectiva frente a la vida: una feminista. Así fue que llegó a Chicas Amplificadas, y pidió anotarse. Asistió dos años y valoran mucho haber hecho esa experiencia; incluso invitó a su prima de 9 años a sumarse. “Aprendieron muchas cosas, desde defensa personal hasta cómo armar una canción, tocar un instrumento o diseñar su propia remera. Había muy buena onda de todas las chicas que organizan la colonia y pudo conocer chicas de otro colegio. Tuvo mucho que ver el feminismo con que Nahiara decidiera ir, ella salió con otra cabeza y me encanta que mi hija tenga ese pensamiento libre”, cuenta Vanesa.

Los talleres a los que se refiere son tan amplios como variados. En encuentros sobre ESI se abordan temáticas vinculadas con la identidad, la diversidad y la violencia de género; espacios donde, aseguran quienes organizan, suelen surgir testimonios sobre abusos intrafamiliares. Esa temática suele reiterarse en el taller de Composición de Letras. También enseñan autodefensa, en donde hay una charla inicial y técnicas corporales para enfrentar ataques de varones en el espacio público. Hay una cursada sobre Historia de las Mujeres y Disidencias en el Rock para trabajar sobre la invisibilización y allí se mencionan casos emblemáticos como el de Cristian Aldana, para cuestionar las prácticas machistas de los rockstars, la figura de la groupie o musa y la importancia de no callarse más: de desnaturalizar los abusos en todos los ámbitos, de dejar de culpabilizar a la víctima.

Como uno de los ejes es que lo económico no sea una limitación a la hora de participar, solo la mitad de quienes asisten abonan un arancel por única vez por toda la semana. De esa manera, la otra mitad puede sumarse con becas. Al ser un proyecto sin fines de lucro, nadie recibe una remuneración a cambio. Este año, la edición se hará del 17 al 22 de julio en el Instituto Secundario Martín Coronado, una escuela de gestión cooperativa que abre sus puertas para llevar a cabo la colonia. La inscripción se realizará durante mayo y junio.

Así, entre guitarras, baterías y trapos hechos por las mismas rockstars, Chicas Amplificadas crea un mundo en donde el rock es feminista, disidente y para todxs.

Fotos: Chicas Amplificadas

Está pasando