Lunes, 22 de Abril de 2024 Lluvia moderada 19.1 °C lluvia moderada
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Lluvia moderada 19.1 °C lluvia moderada
 
Dólar BNA: $916
Dólar Blue: $1025
Policiales

Motochorros robaron un vehículo que iba a 100 km/h y su conductor sobrevivió de milagro

Motochorro

Muy barata la sacó ayer el motociclista Lucas Keen, que fue atacado a los tiros por motochorros, cuando pasaba por el kilómetro 33 de la autopista Ezeiza-Cañuelas. Los ladrones le dispararon ocho veces, recibió dos impactos de bala y sobrevivió gracias a un automovilista que lo rescató.

Keen relató que manejaba su moto BMW cuando dos personas en una moto se le acercaron desde atrás y le pegaron un tiro en la pierna. “Íbamos a unos 100 kilómetros por hora. Miro de costado y tiran dos tiros más. Uno me da en el talón y otro le dio al relay de la moto, en la parte eléctrica, e hizo que empiece a fallar”.

Además, Lucas contó que los motochorros volvieron a dispararle y, entre el susto y el problema con la moto, se fue contra los asaltantes hacia el guardarraíl. “Ellos quedaron adelante mío y las motos tocándose. Se dio vuelta y me volvió a disparar contra el cuerpo, pero no me pegó”.

Íbamos a unos 100 kilómetros por hora. Miro de costado y tiran dos tiros más. Uno me da en el talón y otro le dio al relay de la moto

“En ese momento me tiro al piso, empiezo a correr para atrás y me subí al auto de una muy buena persona que me abrió y que venía viendo todo esto en vivo y en directo”, relató la víctima y agregó: “El ladrón, no contento con todo esto me siguió disparando cuando yo estaba adentro del vehículo”.

El joven contó que apareció un policía “que vivía cerca y pegó dos o tres tiros para parar a esta gente que se nos venía al auto”, agregó.

Pese a que desistieron del ataque, los motochorros lograron concretar el robo con una impunidad tal, que uno de ellos se subió a la moto robada, que no andaba, y con la otra moto la fueron remolcando por la autopista. “No les importaba nada. Y yo venía atrás con toda la pierna ensangrentada”, detalló.

Por último, explicó que uno de los pasajeros llamó al 911 y les informó por dónde iban los delincuentes. “Salieron por la bajada de Canning y a mí me llevaron al hospital. Tuve mucha suerte, un tiro me impactó en el gemelo y otro en el tobillo, pero me podrían haber matado tranquilamente porque tanto yo como el testigo contamos ocho disparos”, concluyó la víctima.