Martes, 21 de Mayo de 2024 Cielo claro 11.3 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 11.3 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $929
Dólar Blue: $1180
Sociedad

Quién es El Tula, el hincha argentino que recibió el premio The Best a la mejor hinchada

El Tula se subió, en representación de la hinchada argentina, a recibir el premio The Best. Estaba vestido, a su manera, de gala: bombo y remera de la selección, marca Adidas pero la de dos rayitas. Es un reconocimiento merecido para la afición nacional, y una buena culminación para la carrera histórica de hincha del Tula, de nombre real Carlos Pascual, que nació en 1941, y carga sobre sus espaldas 82 años y 13 mundiales.

Fue a todos los mundiales desde 1974 en adelante: Alemania, Argentina, España, México, Italia, Estados Unidos, Francia, Japón y Corea del Sur, Alemania, Sudáfrica, Brasil, Rusia y, al final, Qatar. Tres veces vio a la selección argentina levantar la copa del mundo, alzándose por sobre todas los demás, y disfrutó los goles de Kempes y las interminables gambetas de Maradona y Messi.

Pero el bombo lo tiene desde antes. En los 50', este peculiar personaje fue a su primer acto político. Era de Rosario, y durante un tiempo lideró la hinchada de Central. En una ocasión, se autodefinió como "un hincha apasionado", y no un barrabrava, y afirma haber sido el primero en intentar armar un proyecto para bajar la violencia en las canchas. La primera vez que tocó el bombo tenía 10 años: "Me escapé y me fui a la cancha de Central con unos conocidos. Vi que uno tocaba el bombo y se lo pedí. Mis padres me querían matar".

Lideró la hinchada de Rosario Central, fue a los últimos 13 mundiales con un bombo que le regaló Perón y hoy representó a la hinchada argentina en los premios The Best.

En una entrevista con La Unión, de Lomas de Zamora, el Tula contó: "Hasta 1976, antes de cada partido de Central se cantaba la marcha peronista". En 1971, el peculiar canalla viajó a España a visitarlo a Juan Domingo Perón, cuando el líder del justicialismo vivía en Puerta de Hierro. Allí, cuenta la historia, el expresidente argentino le regaló un bombo, el mismo que llevó a todos los mundiales desde el 74' en adelante.

Durante los años 90', el Tula se convirtió en una figura ineludible de los actos del menemismo. Aparecía con su bombo hasta en las conferencias de prensa, a veces con una banda de hasta 15 personas, entre percusión y vientos. Los funcionarios encargados de las tareas ceremoniales en Casa Rosada de aquella época lo recuerdan como un dolor de cabeza, con su inescapable bombo irrumpiendo en los momentos más inadecuados.

Se mantuvo encabezando la banda sonora del peronismo durante el gobierno de Eduardo Duhalde, pero su reinado en las movilizaciones justicialistas se terminó con el gobierno de Néstor Kirchner. El nuevo gobierno quería alejarse de los simbolismos del menemismo y el duhaldismo del que había nacido, y Tula quedó afuera.

Sin embargo, gracias a sus amigos distribuidos por el mundo y los aportes de algunos empresarios claves, el bombo del Tula siguió escuchándose en cada mundial, acompañando con su latir profundo los movimientos de la celeste y blanca en el campo de juego. Ahora, a sus más de 80 años, le tocó un merecido premio: compartir escenario con ni más ni menos que Scaloni, Messi y el Dibu Martínez.

Está pasando