Domingo, 25 de Febrero de 2024 Cielo claro 24.9 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 24.9 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $884
Dólar Blue: $1085
Policiales

Encontraron los restos del joven desaparecido de Chubut en el interior de un tiburón

tiburón chubut

Dos pescadores encontraron restos humanos dentro de las vísceras de un cazón, un tipo de tiburón, que fueron identificados por la familia de Diego Alejandro Barría, el joven de 32 años que estaba desaparecido en Chubut.

Los pescadores informaron a la Prefectura Naval de Caleta Córdova que hallaron los restos de piel en el interior de uno de los tres tiburones atrapados. Además, había un antebrazo con un tatuaje de una rosa color verde y rojo con una inscripción ilegible.

Esta fue la señal para que la familia de Diego Alejandro Barría pudiera identificar los restos del joven que había sido visto por última vez el sábado 18 de febrero a las 23.30, en las playas de Chubut.

Barría viajaba en un cuatriciclo desde su casa al campo cuando desapareció. En el camino, saludó a unos amigos pescadores y, en la anteúltima parada, habló con un conocido. Fue la última vez que se lo vio con vida.

Casi dos días después de su desaparición, un grupo de personas encontró destrozado el cuatriciclo de Barría, al igual que su casco. Autoridades policiales, personal de Bomberos y Prefectura Naval llevaban a cabo un intenso trabajo de rastrillaje desde el aire y por agua en el paraje costero entre Puerto Visser y Rocas Coloradas.

“Manejamos dos hipótesis. Una que haya salido herido y la otra -que tiene más peso- es que, por el impacto según el estado del cuatriciclo y el casco, es que haya quedado inconsciente en la costa y que esa pleamar grande lo haya ‘metido’ hacia adentro”, afirmó el subsecretario de Protección Civil, José Mazzei.

De todas maneras, no se descarta la hipótesis de un homicidio. Criminalística continuaba con pericias, mientras los restos fueron trasladados a la Morgue Judicial.

Virginia Brugger, la esposa de la víctima, reclamaba en redes sociales la mayor colaboración posible de los lugareños: “Solo una señal para poder encontrarte, por favor. Dale mi loco, no me dejes, ruego a Dios que aparezcas pronto. Acá estoy esperándote. No me asustes así”.

Está pasando