Viernes, 12 de Abril de 2024 Nubes 17.4 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 17.4 °C nubes
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1005
Sociedad

Qué pasó con los rugbiers después de ser condenados

Los ocho condenados por el asesinato de Fernando Báez Sosa pasaron la noche una vez más en la Alcaidía del penal de Melchor Romero, a la espera de que los lleven a una cárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicellu, Luciano Pertossi, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz y Lucas Pertossi volvieron ayer a la Alcaidía 3 de Melchor Romero, donde pasaron los años de prisión preventiva previos al comienzo del juicio por el asesinato de Fernando.

De acuerdo a Télam, los rugbiers siguen en las mismas celdas que antes, donde estuvieron los últimos tres años. Estas son cuatro celdas con capacidad para dos personas, en las cuales permanecen separados del resto de la población carcelaria para asegurar su seguridad. Ninguno de ellos pidió asistencia psicológico, y pasaron una noche normal.

Un vocero de la Alcaidía afirmó que ellos "tienen un buen comportamiento y un buen trato con el personal penitenciario que los controla". Contó: "Son muy solidarios".

Un vocero de la Alcaidía afirmó que ellos "tienen un buen comportamiento y un buen trato con el personal penitenciario que los controla". Contó: "Son muy solidarios". Además, informó que van a recibir visitas de sus familiares el próximo jueves, como venía sucediendo antes del juicio. Generalmente, los detenidos pueden recibir a dos familiares cada uno, que suelen llevarles alimentos, ropa, y libros o revistas para que se entretengan.

Luego de concretarse la condena contra los ocho, el Servicio Penitenciario provincial está trabajando para decidir a qué penales deben ser trasladados los condenados, dado que no pueden permanecer en Melchor Romero, diseñado para que los detenidos pasen apenas unos días hasta ser derivados a un pabellón.

La defensa, por su parte, probablemente pida el traslado de los condenados al penal de Campana, para que estén cerca de sus familias, que viven en Zárate. Sin embargo, el Servicio Penitenciario debe tomar en cuenta la situación de hacinamiento que hay en muchos de los penales.

Está pasando