Miércoles, 24 de Abril de 2024 Cielo claro 15.1 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 15.1 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $916
Dólar Blue: $1035
Mundo

El fanático islámico que mató a cinco argentinos en Nueva York podría ser condenado a pena de muerte

fanático islámico

Culpable fue declarado el uzbeko Sayfullo Saipov de la muerte de ocho personas, entre ellas cinco argentinos, producida en octubre de 2017 en Nueva York, cuando el hombre- un fanático islámico- condujo un camión alquilado por una bicisenda para atropellar intencionadamente a quienes circulaban por allí.

La prensa estadounidense informó que el próximo 6 de febrero el tribunal, compuesto por seis personas, decidirá si la sentencia deriva en cadena perpetua o pena de muerte. Para que rija ésta última, el voto debe ser unánime.

Según el juzgado federal del Distrito Sur de Nueva York, Saipov condujo un camión U-Haul contra ciclistas y peatones en la bicicenda del West Side de Manhattan, tras lo cual estrelló el vehículo contra un micro escolar y abandonó el camión mientras blandía una pistola de perdigones y otra de bolas de pintura, dijeron las autoridades en ese momento.

Un agente de la policía de Nueva York le disparó y lo detuvo, se reportó oficialmente. Saipoy es un inmigrante de Uzbekistán que, según dijo en sus primeras declaraciones, perpetró el ataque para ingresar al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Los argentinos víctimas fatales fueron identificadas como Hernán Mendoza, Diego Angelini, Alejandro Pagnucco, Ariel Erlij y Hernán Ferruchi, y el herido fue Martín Marro.

Todos eran rosarinos y estaban de viaje en Nueva York celebrando el aniversario número 30 de su egreso como estudiantes secundarios de la Escuela Politécnica de esa ciudad santafesina.

Cómo fue el juicio por el ataque terrorista

Los miembros del jurado deliberaron unas seis horas durante dos días en el caso relacionado con el ataque terrorista más mortífero que Nueva York había visto desde el 11-S, reportó la televisora CNN.

A Saipov, que se había declarado inocente, lo declararon culpable de cargos de asesinato en ayuda de actividades de chantaje, asalto con un arma peligrosa e intento de asesinato en ayuda de actividades de chantaje, intento de asesinato en ayuda de actividades de chantaje, suministro de apoyo material a EI, y violencia y destrucción de un vehículo de motor.

Su abogado defensor, David Patton, no puso en duda los hechos del atentado y se limitó a rebatir que la motivación del acusado para cometer los crímenes fuera entrar al Estado Islámico. Patton argumentó que el ataque fue incentivado por el fervor religioso del acusado, que se volvió un fanático islámico para complacer a su Dios y "ascender al paraíso" en su religión.