Domingo, 29 de Enero de 2023 Algo de nubes 23.6 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 23.6 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $193
Dólar Blue: $386
Comer & Beber

Qué hacer si le puse mucha sal al asado

asado sal

Vacaciones=Asado con amigos. A los argentinos nos gusta juntarnos todo el año, pero en esta época, los asados suelen darse con mayor frecuencia. En ese sentido, la técnica para salar la carne puede ser un factor fundamental a la hora de hacer un buen asado, pero ¿qué hago si le puse mucha sal?

Cada asador tiene su propia técnica para salar la carne. De todas maneras, siempre hay algunos consejos a tener en cuenta: primero, ver el corte. Si es un pedazo de carne muy grueso, se puede salar de ambos lados para que penetre lo más posible. Si no, siempre se hace de un solo lado.

En segundo lugar, está el momento. Lo más aconsejable es agregarle sal al asado unos momentos antes de ponerlo a la parrilla ya que, si se le coloca mucho antes, le quitará demasiado jugo y llegará al fuego bastante seca. Si se le pone sal después, es probable que quede en la superficie. De todos modos, dependiendo del corte, este gusto salado puede ser buscado.

Cómo puedo rescatar a un asado al que le puse mucha sal

Un asado que está demasiado salado es incomible. Sin embargo, acá hay algunos consejos para aprovecharlo:

  1. Si la carne la estás cocinando dentro de una cacerola a la parrilla, se le pueden añadir más ingredientes para balancear el sabor, como frutas, verduras, o caldo.
  2. Usar algunos alimentos que suelen absorber la sal del asado, como arroz, papas, o pan. Las papas y el arroz pueden funcionar como colaciones, mientras que con el pan podés armar sanguchitos.
  3. Si el asado está cocido, probá con cortarlo en rodajas finas y sumergirlo en agua natural tirando a fría durante unos minutos para reducir la cantidad de sal y luego lo volvés a calentar un rato en la parrilla.
  4. Si el asado aún no está cocido, y es un corte grueso, puedes intentar quitar una capa de la carne y usar la del medio que, probablemente, tenga menos concentración de sal.

Es importante recordar que es más fácil evitar poner demasiada sal que tratar de arreglarlo una vez que ya está cocido. Si a pesar de todo esto, el asado sigue salado, lo mejor es descartarlo y arrancar con uno nuevo.

Está pasando