Martes, 21 de Mayo de 2024 Cielo claro 11.3 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 11.3 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $929
Dólar Blue: $1180
Policiales

Máximo Thomsen se quebró y rompió el silencio: "Quiero pedir disculpas, nunca quise matar"

Giro inesperado en la causa por el asesinato de Fernando Báez Sosa. Durante el 11° día del juicio, Máximo Thomsen rompió en llanto y pidió declarar. Lo primero que hizo fue pedir disculpas por lo ocurrido, y aseguró que "jamás en la vida tuve la intención de matar a alguien".

El rugbier, que se quebró al escuchar declarar a su madre, manifestó que escuchó las cosas que se dijeron sobre su persona durante estos años: "No me reconocía porque generaban tanto odio hacia mi persona, yo jamás en la vida tendría esa intención. Es algo que nunca en la vida hubiese buscado. Jamás en la vida hubiese sido mi intención. Quería hoy en este lugar dar la realidad de lo que pasó ese día, esa noche".

El joven se largó a llorar durante la declaración de su mamá, Rosalía Zárate, quien afirmó estar enferma de cáncer: "Me operé, hice rayos y quimioterapia, sigo en tratamiento. Lo dejé para poder venir acá. Lo único que hago es salir de mi casa para ir a ver a mi hijo a la cárcel e ir al médico. Así hace dos años. No puedo más, no puedo seguir sobrellevando todo esto. Es una pesadilla".

Thomsen se quebró al escuchar a su madre y pidió declarar, aunque solo por y sobre él mismo. Admitió haber pegado patadas y reconoció las zapatillas cuya marca quedó en el rostro de Fernando.

Tras escucharla, pidió la palabra y comenzó su relato. En primer lugar, aseguró que no iba a hablar por nadie más que por él mismo. Thomsen estaba acusado de pegarle la patada en la cabeza a Fernando cuando ya estaba vencido en el piso, y acaba de admitir haberlo hecho, aunque negó haber tenido la intención de matarlo.

Reconoció la ropa que usó ese día, incluida la zapatilla con sangre que lo coloca como la persona que le dio la patada mortal: “Son mías”, dijo sobre el calzado y el pantalón que usó el 18 de enero de 2020. Además, afirmó no haber recibido ningún golpe en el boliche, salvo el forcejeo con el patovica que lo sacó.

Sobre cuándo se enteró del crimen, contó que fue al otro día. "Cuando estábamos todos en el piso (la policía) nos dice: '¿Ustedes saben por qué están acá? Ustedes mataron un pibe'. Ahí me empezó a dar vueltas todo en la cabeza y me puse a vomitar, pero yo hasta el día siguiente no lo creía, mi cabeza no lo podía procesar porque yo no lo entendía".

Está pasando